El primer hígado impreso en 3D saldrá al mercado el 2014

El primer hígado impreso en 3D saldrá al mercado el 2014

Creado por Organovo, primero serán utilizados en la industria farmacéutica para luego poder ser trasplantados directamente en pacientes.

Desde que apareció la impresión 3D se ha comentado acerca de la posibilidad de crear órganos a voluntad. Pues bien, Organovo ha creado el primer hígado impreso en 3D que permitirá usar el tejido humano para investigaciones científicas. Lo interesante es que este “producto” ya fue aprobado por las principales agencias internacionales de salud, y podría comenzar a comercializarse a partir del 2014.

El hígado impreso es más que tejido; también puede realizar funciones propias del órgano, las que puede mantener eficientemente por más de 40 días después de su impresión.

La validación adicional de las funciones del hígado impreso de Organovo continúa demostrando el poderoso rendimiento de estos tejidos” dijo Keith Murphy, gerente la empresa. “En abril tan solo éramos capaces de mostrar las funciones del hígado por 5 días, y ahora hemos demostrado un rendimiento consistente por más de 40 días”.

Los hígados impresos tienen medio milímetro de ancho por 4 milímetros de largo, y funcionan de manera muy similar a un hígado real. Actualmente los investigadores utilizan células de hígados para determinar la toxicidad o el impacto de drogas, pero el hígado impreso es mejor. No solo permite probar la toxicidad, sino que también permite observar la evolución del impacto de las drogas, la degeneración celular producida y otras alteraciones.

“El primero de nuestros productos será comercializado durante el 2014, y se utilizará principalmente en toxicología, por clientes farmacológicos” dijo Murphy.

Pero eso no es todo: el siguiente paso de Organovo es desarrollar hígados a escala real, los que podrían ser directamente trasplantados en pacientes.

Es un avance bastante interesante que imaginábamos hace algún tiempo, pero que nadie había logrado materializar al punto de la comercialización. La cuestión es: dado que la demanda de órganos es por causas de vida o muerte, ¿cómo se regulara el acceso al “producto” para que la vida en general no se vea amenazada?

Pero por otra parte, invita a pensar en una tendencia futurista clara. Ya vimos cómo un biohacker implantaba un mini computador en su brazo, ahora estamos a unos pocos años de poder reemplazar órganos vitales, ¿será que empezó la era del transhumanismo?

Link: Organovo