Test psicológicos liberarían al 50% de psicópatas antes de cumplir condenas

Test psicológicos liberarían al 50% de psicópatas antes de cumplir condenas

Un estudio realizado en Gran Bretaña indica que las tasas de precisión de las pruebas realizadas para otorgar libertad condicional no son mejores que tirar una moneda al aire.

A la hora de determinar el riesgo que representa para la sociedad un criminal, ¿qué métodos se utilizan?, y lo más importante: ¿Qué tan eficientes son?

Un estudio realizado en Gran Bretaña indica que, en el caso de psicópatas (personas incapaces de empatizar con los demás o sentir remordimiento por sus actos), los test psicológicos que se realizan para determinar su predisposición a futuras conductas violentas y su probabilidad de reincidir no tienen una precisión mayor al 50%, lo que en sí, no es mejor que tirar una moneda al aire.

Para proteger a la sociedad, profesionales entrenados en psicología son frecuentemente consultados acerca de las probabilidades de que una persona encarcelada recaiga en actividades ilegales y de esa forma decidir si el recluso puede ser liberado antes de cumplir la totalidad de la condena o no. Obviamente estos profesionales se basan en estudios que, a la fecha, no han podido ser respaldados en un 100% por la ciencia tradicional.

El método utilizado no es mejor que lanzar una moneda

Para comprobar la eficiencia de los test aplicados en la actualidad, los psicólogos Jeremy Coid, Simone Ullrich y Constantinos Kallis realizaron pruebas a 1396 reclusos en Inglaterra y Gales, los cuales se encontraban en rangos de entre 6 meses a un año para ser liberados.

Estas pruebas tenían 3 objetivos principales: determinar la cantidad de prisioneros que tenía alguna discapacidad mental, determinar quiénes de entre ellos podían ser catalogados como psicópatas, y determinar la predisposición a conductas violentas y futura reincidencia delictual. Estos datos posteriormente se compararon con los resultados reales de reincidencia.

Los investigadores encontraron que las pruebas entregaban buenas predicciones de comportamiento en personas que no tenían discapacidades mentales, con tasas de alrededor del 75%. El test fue menos preciso con personas que presentaban alguna discapacidad mental, con tasas del orden del 60%. Pero en relación a personas diagnosticadas como psicópatas, el estudio entregó tasas no mayores al 50%.

Pese a que estas cifras son ridículamente bajas, invitan a pensar. ¿Es la psicología el medio óptimo para entregar estos diagnósticos, o es el conocimiento del cerebro humano que debe mejorar para entregarnos seguridad?, ¿Podrían utilizarse métodos de eliminación selectiva de recuerdos para suprimir comportamientos antisociales?, ¿O tal vez controlando directamente su actividad neuronal?, ¿Cuáles serían sus consecuencias éticas?

Si no encontramos soluciones prontamente, de seguro los más felices no serán Hannibal Lecter o Dexter, sino que aquellos que dañan la sociedad en realidad.

Link: Medicalexpress