rain [NB Labs]

rain [NB Labs]

por

Una historia enternecedora con muchos aciertos, pero que al final no logra superar la monotonía de sus mecánicas.

Plataformas: PS3
Desarrollador: PlayStation C.A.M.P.
Distribuidor: SCEA
Precio: USD $14.99

rain es uno de esos juegos que realmente trata de distinguirse del resto a partir de su perspectiva narrativa. Un título que decide conservar las cosas simples en su jugabilidad y en casi todos los demás aspectos para intentar contar un relato diferente. El resultado es una historia entrañable y una química entre personajes pocas veces vista en un videojuego; sin embargo, el juego también tiene un par de puntos débiles difíciles de ignorar: su linealidad y su poca dificultad.

“La historia de dos desconocidos cuya única compañía es la lluvia”… Esta no sólo es una de las primeras frases que nos comparte el narrador, sino que representa, en términos generales, el concepto entero del juego desarrollado por la gente de PlayStation C.A.M.P. Y es que rain no pretende en ningún momento convertirse en algo que no es, aunque se nota a leguas que su fuente de inspiración la encontró en ICO de Fumito Ueda y compañía.

rain mantiene las cosas simples, con un control que apenas utiliza algunos botones y con objetivos que no exigen proezas más allá de encontrar el camino correcto y pasar desapercibido entre los enemigos. Es aquí donde la dinámica de “un mundo invisible revelado por las gotas” entra en escena, pues, como ya habrán imaginado, todo el asunto de la invisibilidad le confiere al juego un importante componente de sigilo.

El niño que controlamos debe hacerse camino a través de calles y edificios brincando entre plataformas, abriendo una que otra puerta y distrayendo a algunos monstruos que bloquean la entrada al siguiente escenario. Para avanzar se vuelve mandatorio intercalar entre la visibilidad e invisibilidad en más de una ocasión, aunque esto signifique arriesgar la vida y ser abatido si no se tiene el cuidado suficiente.

La jugabilidad de rain no implica mayor complejidad, pues las mismas mecánicas se repiten constantemente, aunque es justo decir que las cosas cambian un poco cuando la misteriosa niña –por la cual da inicio esta historia– se suma a la mancuerna. Aunque se sigue controlando exclusivamente al niño, la llegada de la infanta añade nuevas situaciones a la receta, como levantarla en hombros para alcanzar una superficie alta, mover un obstáculo para abrirse paso, o distraer a las criaturas para protegerse mutuamente.

Por desgracia, el juego se apega a un estricto guión que debe ser cumplido a plenitud para seguir avanzando, lo que convierte a rain en una experiencia extremadamente lineal. Esta arma de doble filo permite que los escritores puedan contar su historia tal y como la idearon, pero irremediablemente le quita libertades al jugador que tarde o temprano hacen que el juego se sienta monótono. De hecho, los pocos tintes de exploración, que llegan en forma de objetos ocultos en las diferentes locaciones, no aparecen sino hasta una vez finalizado el juego, lo que parece una vana excusa para darle una segunda vuelta al título.

Pese a las fallas, el gran aporte de rain lo encontramos en la armonía con la que convergen sus componentes. Una suerte de novela corta para niños en la que se integran magistralmente los melancólicos escenarios, la banda sonora, el narrador omnipresente en forma de texto y el casi interminable golpeteo de la lluvia. Todo esto hace que rain se convierta en un juego único, aunque la experiencia se reduzca a repetir las mismas acciones una y otra vez.

Al final, rain logra contar una historia enternecedora que falla en integrar mecánicas interesantes que capten la atención del jugador.

¿Qué significa esto?