Pokémon X/Y [NB Labs]

Pokémon X/Y [NB Labs]

por

Apariencia renovada, interfaz potenciada y las mismas raíces de siempre que le han dado nombre y popularidad a la franquicia.

Plataformas: Nintendo 3DS y 2DS
Desarrollador: Game Freak
Distribuidor: Nintendo
Versión jugada: Pokémon Y

Hablar de Pokémon es hablar de una franquicia que, a pesar de tener más de 17 años de vida, sigue conservando sus raíces intactas con un grado de éxito envidiable. Y es que podría sonar como una tarea sencilla, pero aplicar cambios a una fórmula establecida requiere de una precisión casi milimétrica para no echar las cosas a perder. Por fortuna, el trabajo del director Junichi Masuda en las nuevas versiones del juego no le falta el respeto al legado que se ha forjado desde 1996, sino más bien le da un impulso notable y nos recuerda el porqué Pokémon es una de las franquicias más vendidas de la historia.

Pokémon X y Pokémon Y significan el debut de la franquicia en una nueva consola, la Nintendo 3DS, así que las mejoras en el aspecto visual eran más que necesarias. El resultado es una región Kalos llena de vida que mezcla la clásica vista cenital con nuevos ángulos de cámara que le confieren un mayor grado de detalle a las diferentes locaciones: desde los pueblos y ciudades, hasta las cuevas y los parajes atestados de vegetación. Esto también se ve aprovechado con la posibilidad de modificar la apariencia de nuestro(a) entrenador(a) con diferentes piezas de vestuario, lo que sin duda le da personalidad a cada personaje.

Claro que la mejora gráfica más notable la encontramos en las batallas, pues los sprites animados de los diferentes monstruos de bolsillo han quedado en la historia para abrirle paso a modelos en 3D más expresivos. En pocas palabras, cuando un Pokémon recibe daño, realiza un ataque, sale de su Pokeball o cae en batalla, su semblante cambia de acuerdo a la situación; eso sin mencionar que cada ataque tiene una animación diferente. Incluso, podríamos hablar de un nivel similar a lo que vimos en Pokémon Stadium en la Nintendo 64 hace ya bastantes ayeres.

Por desgracia, aquí se suscita un problema imposible de ignorar cuando el efecto estereoscópico en 3D de la consola está prendido, pues durante las batallas la tasa de cuadros por segundo se cae abruptamente y resulta en extremo molesto el efecto. La solución, desde luego, es jugar con el interruptor del 3D apagado y mantenerlo de esa forma todo el tiempo. De cualquier forma, no es necesario en ningún momento y el juego puede disfrutarse perfectamente sin el efecto en 3D.

El esquema de las versiones X y Y de Pokémon continua prácticamente idéntico al de entregas anteriores: aún hay ocho líderes de gimnasio por vencer para conseguir las medallas, entrenadores a lo largo y ancho de los caminos para desafiarte, aventuras secundarias para conseguir ítems o Pokémon extraños, un equipo antagonista –que en esta vez recibe el nombre de Team Flare– para darnos dolores de cabeza durante nuestro viaje y un(a) rival que nos retará en diferentes puntos de la historia (el género del rival depende del sexo de nuestro entrenador).

La historia de Pokémon siempre ha sido en extremo lineal, construida sobre los mismos pilares y con pocas novedades de por medio. Sin embargo, lo más destacable de la franquicia, ahora y siempre, son las variantes que ofrece a cada tipo de jugador: desde el entrenador que busca desesperadamente subir el nivel de su equipo para seguir avanzando y derrotar a la Elite Four, hasta el criador que invierte horas y horas tratando de encontrar a la pareja ideal para crear a su siguiente campeón con su plantilla perfecta de Effort Values (EVs) a través de la guardería Pokémon.

Para ilustrar un poco el punto anterior, les voy a dar un ejemplo de mi caso. Hace algunos días me encontraba en mi hora de juego número 25, mi destino era el cuarto gimnasio y tenía apenas dos cajas llenas (sin criaturas repetidas). Mi método en todos los juegos de Pokémon es siempre el mismo: peinar las diferentes zonas, capturar a todos los Pokémon nuevos que aparezcan y explorar hasta el último rincón del escenario para cerciorarme de que no he dejado un ítem olvidado por ahí. También me gusta tener un equipo de seis criaturas, conformado principalmente por tipos psíquicos, y mantener un nivel estándar para todos.

Mientras tanto, mi hermano, que tenía aproximadamente una hora y media de juego más que yo, derrotaba al líder del quinto gimnasio con un equipo conformado por cuatro Pokémon (en su mayoría del tipo Dragón), aunque sin duda con un menor número de monstruos de bolsillo capturados. Eso sí, la media de su equipo era nivel 40, así que ningún rival dentro del juego le representaba un reto real.

Finalmente, uno de mis amigos más cercanos, con 40 horas de juego en su contador, apenas se encaminaba al tercer gimnasio; pero ya con varias cajas llenas de monstruos de bolsillo gracias a invertir varias horas en el Wonder Trade, que es un intercambio aleatorio que Game Freak incluyó como una de las novedades en el apartado en línea del juego. Además, no escatimó tiempo en encontrar a un Cubone macho con “ciertas características” para que hiciera pareja con su Charmeleon hembra.

Tres casos muy específicos, con estilos propios y un ritmo bien diferenciado uno del otro. Eso es precisamente lo que significa Pokémon: una línea recta representada por el modo historia, pero con importantes cauces que responden a los objetivos particulares de cada entrenador. No obstante, la meta de todos los jugadores de Pokémon es prácticamente la misma: capturar, entrenar y encontrar a ese “seis ideal” que le ayude a retar a los amigos, compañeros o desconocidos alrededor del mundo.

Afortunadamente, aquí entra a escena otra de las novedades que el equipo desarrollador presenta en las versiones X y Y. Se trata del Player Search System, un lobby dinámico incrustado en la pantalla inferior de la consola con el que los jugadores pueden lanzar desafíos a entrenadores de todo el mundo, intercambiar Pokémon, o mandar y recicibr O-Power, que son bonos que duran un tiempo limitado que te ayudan en batalla o durante la aventura para incrementar el ataque de tu equipo, obtener descuentos en las tiendas y hasta aumentar las posibilidades de capturar

El sistema mejorado no sólo facilita el encontrar un rival o intercambiar monstruos de bolsillo en cualquier lugar en el que te encuentres –anteriormente, acciones exclusivas de los Centros Pokémon de la región–, también transmite una sensación de estar acompañado todo el tiempo y convierte la experiencia en lo que la franquicia ha intentado hacer desde los tiempos del Game Link Cable: crear toda una comunidad en constante comunicación, ya sea mediante batallas, intercambios o simplemente con un amigable chat de voz, aunque esta última opción sólo está disponible para los entrenadores dentro de la lista de amigos.

Si los combates y los intercambios te llegasen a aburrir y quieres concentrar esfuerzos en el crecimiento de tu equipo, puedes acceder a las opciones de Pokémon-Amie o Super Training. En la primera se ocupa una interface muy similar a los juegos de Nintendogs, en la que se puede consentir a un Pokémon con juegos, comida y “cariñitos” para que su nivel de amistad crezca. Por otro lado, tenemos la opción del Super Training, que son mini juegos para incrementar los diferentes atributos de los Pokémon de manera individual, ya sea su Ataque, Ataque Especial, Defensa, Defensa Especial, o Velocidad.

Estas opciones sirven para salir un poco de la rutina e intentar algo diferente que ayude al crecimiento del equipo, aunque realmente no son tan divertidas como podrían sonar y terminan por cansar luego de un rato. De cualquier forma, es una buena alternativa para subir los atributos de los miembros del equipo sin tener que gastar los Rare Candy.

Sobre la implementación de las Mega Evoluciones, definitivamente es un detalle interesante con su propio toque de estrategia, pues aunque se tengan varios integrantes en el equipo con la posibilidad de llevarla a cabo, sólo se puede hacer una por batalla. Esto nos lleva a seleccionar con cuidado qué Pokémon queremos llevar al “siguiente nivel” para que la batalla nos sea más sencilla.

Es importante destacar que para acceder a este estado se necesita una piedra especial que en ocasiones se nos dará, pero otras veces se tendrá que encontrar. Además, como bien sabrán, no todos los Pokémon tienen una Mega Evolución.

Pokémon X y Pokémon Y son un par de entregas que mantienen en alto el nivel de calidad de la serie. Si bien es cierto que esta vez se han añadido únicamente 69 nuevas criaturas (un número corto a comparación de juegos anteriores) con 718 integrantes en todo el universo Pokémon es difícil quejarse.

El único pero que le pondría al juego es el nivel de dificultad, ya que realmente no me he encontrado con algún entrenador o líder de gimnasio que me ponga contra las cuerdas. Claro que el verdadero reto se encuentra en las batallas contra otras personas y el constante tira y afloja con los amigos para probar quien es el mejor.

Las versiones X y Y cumplen con creces en varios aspectos, desde las mejoras gráficas hasta las nuevas opciones de relacionarse con otros entrenadores; sin embargo, el logro más remarcable es seguir esa tradición que ha posicionado a la franquicia en el puesto privilegiado donde se encuentra actualmente.

Definitivamente ha pasado mucho tiempo desde que me reunía en el recreo con mi Game Boy Color, mi cable Link y mi Pokémon Yellow a retar a los compañeros del salón en secundaria, pero el sentimiento de esos días tan alegres siempre regresa con una nueva entrega de la serie.

¿Qué significa esto?