Obama no sabría nada del espionaje a líderes mundiales

Obama no sabría nada del espionaje a líderes mundiales

La NSA tiene tantas operaciones de espionaje que "no habría sido práctico" informarle sobre todas ellas al mandatario, dicen autoridades.

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Estados Unidos canceló el espionaje a la canciller alemana Angela Merkel y a otros líderes mundiales luego que el gobierno revisara los programas y que la Casa Blanca se enterara de la existencia de los mismos.

Según autoridades consultadas por el Wall Street Journal, el gobierno no estaba enterado de que la NSA estaba monitoreando los teléfonos de unos 35 líderes mundiales. Los jefes de estado europeos han reclamado con fuerza luego de conocerse que el móvil de Merkel estaba siendo espiado, y que se recolectaban metadatos de llamados telefónicos en Francia.

El reporte de la Casa Blanca sugiere que el presidente Barack Obama pasó casi cinco años al mando sin saber que sus propios espías estaban infiltrando teléfonos de líderes mundiales. Las autoridades han señalado que la NSA tiene tantas operaciones de espionaje que no habría sido práctico informarle sobre todas ellas al mandatario.

El presidente sólo habría sido informado sobre algunas “prioridades” de inteligencia, pero quienes estaban en cargos inferiores eran quienes tomaban decisiones sobre objetivos específicos. En este caso, sería la NSA la que tomaba directamente la decisión de espiar a líderes.

El reporte del Wall Street Journal asegura que no todos los monitoreos a líderes fueron suspendidos, ya que algunos de los programas están produciendo inteligencia para Estados Unidos. No se sabe cuántos fueron detenidos ni quiénes son los líderes que fueron o siguen siendo espiados, aunque la Casa Blanca fue enfática en señalar que ya no se está espiando a Merkel. No obstante, no se sabe cuánto tiempo fue espiada la canciller en el pasado. Según Der Spiegel, los documentos provistos por Snowden señalan que Merkel habría sido monitoreada desde 2002, antes de ser elegida mandataria.

Link: The Wall Street Journal