NVIDIA detalla su tecnología G-Sync

NVIDIA detalla su tecnología G-Sync

por

Módulo G-Sync incrementara la fluidez de los juegos, eliminando la latencia.

Hace algunos días Nvidia presentó su módulo G-Sync, prometiendo eliminar la latencia y el tartamudeo en los juegos para PC equipadas con GPUs Nvidia GeForce GTX 650 y superiores.

ASUS fue uno de los primeros fabricantes de monitores en anunciar un producto con la tecnología incorporada: el futuro VG248QE G-Sync Edition, monitor con un costo USD$ 100 mayor que el de su edición estándar (USD$ 399 vs USD$ 299).

Aunque inicialmente Nvidia no reveló muchos detalles sobre G-Sync, desde PC Perspective nos llegan los primeros detalles sobre su funcionamiento.

En los monitores actuales, el envío de la señal vBlank es independiente del pipeline de renderizado, dando como resultado una variada latencia entre cuadros y tearing horizontal a tasas de refresco fijas. G-Sync crea una conexión inteligente entre en renderizado y la actualización del cuadro, cambiando como son enviados los datos de los juegos al monitor.

G-Sync actúa como un intermediario entre la tarjeta de video y el monitor, alterando y controlando la señal vBlank (combinación de las entradas frontales, posteriores y tiempo de sincronización) enviada al monitor, estableciendo un escalamiento fijo que determina la tasa de refresco efectiva del monitor (30/60/120Hz).

El proceso descrito es realizado entre el controlador y el firmware, acortando o prolongando la señal vBlank a fin de lograr el efecto deseado, posteriormente la señal se envía al monitor cuando alguno de estos criterios se cumpla:
Un nuevo cuadro se ha rendereado y ha sido copiado al buffer frontal. Enviando los datos de captura de pantalla de la tarjeta, mostrándolo de inmediato.
Una cantidad sustancial de tiempo h trascurrido y la imagen actualmente en pantalla requiere ser refrescada para evitar variaciones en el brillo.

G-Sync se muestra como una propuesta muy interesante, permitiendo que el monitor y la tarjeta de video “dialoguen directamente” a fin de entregar una mejor experiencia.

Aunque G-Sync es una característica pionera y exclusiva que requiere de un GPU GeForce GTX 650 o superior en combinación con un monitor compatible con G-Sync (USD$ 100 más costoso que uno equivalente sin la tecnología); no dudamos que la industria de los monitores desarrollará una tecnología estándar similar no exclusiva a un hardware específico.

Link: PC Perspective.

También pueden comentar en nuestro foro.