Nuevos banners de Google reducirían al mínimo los resultados de una búsqueda

Nuevos banners de Google reducirían al mínimo los resultados de una búsqueda

Esto pese a que la empresa de Mountain View prometió en 2005 que nunca iban a poner banners en los resultados de búsquedas.

En 2005 Google realizó una promesa en su blog oficial: “Nunca pondremos banners en la página principal de Google o en las páginas de resultados de búsquedas… jamás“.

Tras ocho años desde esa declaración, Google anunció que romperá su promesa al ofrecerle a algunos anunciantes la posibilidad de poner un banner publicitario cuando un usuario busque el nombre del anunciante. Un vocero de Mountain View señaló a The Guardian que:

Estamos ejecutando pruebas limitadas solo en Estados Unidos donde los anunciantes puedan incluir imágenes en el aviso publicitario como respuesta a determinadas búsquedas sobre la marca

¿Cuál es el problema? Que con esta acción los resultados de determinadas búsquedas quedarían reducidos a una mínima expresión. De hecho, Ars Technica realizó el cálculo y asegura que solo el 12% inferior de la pantalla mostraría efectivamente resultados no patrocinados, lo que correspondería a la parte no sombreada de la imagen inferior:

Este experimento de Google lo estaría realizando con unas 30 compañías que tienen avisos publicitarios en Google, entre las que se incluyen Southwest Airlines, Crate & Barrel y Virgin America.

La decisión de Google sin duda que traiciona los principios fundamentales de la empresa, la que ganó su fama entre todos los buscadores a finales de la década de los noventa precisamente por su página principal limpia, y sus avisos publicitarios no invasivos porque no tenían banners publicitarios.

Así lucia Google en 2005, donde la publicidad eran los dos avisos de la derecha

De hecho, en el año 2000 la tarjeta de crédito Visa les ofreció USD$ 3 millones a Larry Page y Sergey Brin para mostrar un aviso publicitario en la página de inicio, oferta que los fundadores de Google rechazaron pese a que la compañía estaba perdiendo dinero en ese entonces.

Link: Ars Technica