Nokia Lumia 1520 A Primera Vista

Nokia Lumia 1520 A Primera Vista

Pasamos algo de tiempo de calidad con el phablet de la finlandesa, y esto fue lo que nos dejó la experiencia.

Nokia presentó en el marco de Nokia World dos phablets que atacan a segmentos muy distintos del mercado: Uno de gama media y otro de gama alta denominado Lumia 1520, un aparato que se ganó las miradas de los medios gracias a sus prestaciones y a otros detalles que comenzamos a desglosar.

A Primera Vista, el Lumia 1520 es un enorme dispositivo que en cuanto a diseño nos recuerda a una versión con gigantismo del Lumia 925, pero sin el borde metálico de este último. Su policarbonato opaco ayuda bastante a mejorar el agarre en un aparato que — a pesar de sus dimensiones — termina siendo manipulable con una mano.

Lo que predomina en este dispositivo es esa hermosa pantalla LCD de 6 pulgadas que nada tiene que envidiar a ninguno de los competidores que tiene en este segmento de mercado. Para la ocasión, Microsoft actualizó Windows Phone para que alcanzara a caber una tercera linea de Live Tiles y así aprovechar de mejor manera el tamaño del panel frontal con más información disponible para consulta inmediata del usuario.

Snapdragon 800 y los 2 GB de RAM que le acompañan en este equipo realmente hacen que se sienta como un cambio positivo para el conjunto. Si vamos a las sutilezas, incluso dispositivos tan nuevos como Lumia 1020 se sienten algo lentos en cuanto a reacción en comparación con Lumia 1520, haciendo que nos preguntemos una vez más por qué Nokia decidió no integrar un chip más potente en su anterior lanzamiento.

Podríamos pensar que una pantalla más grande y un procesador más potente hacen que la carga de la batería pueda pasar al olvido en poco tiempo y te obligue a andar acarreando tu cargador a todos lados, pero en Nokia aseguran que entre la optimización de la nueva versión de Windows Phone y la batería de 3200 mAh esto no sucederá, dándote — en teoría — unas 25 horas de conversación sobre 3G. Bien.

Es también el Windows Phone más pesado gracias a sus 209 gramos. Algo que no debería ser un problema pues el teléfono tiene su peso muy bien balanceado. Tan bien logrado está el efecto, que su peso en la mano se siente equivalente al de Lumia 1020, un dispositivo que pesa 158 gramos. Raro.

En el 1520 además vuelve un desaparecido de los últimos modelos de la marca finlandesa… Sí, la carga por inducción integrada al dispositivo dice presente, por lo que no necesitarás un accesorio especial para poder usar tu cargador Qi. Eso explica en gran medida el aumento de peso del conjunto.

Otro tema es la cámara de 20MP con tecnología PureView que integra el 1520. Podrá tener apenas la mitad de lo que un Lumia 1020, pero cumple a cabalidad con su tarea sin mayores problemas. Buen rendimiento en condiciones de poca luz y una tecnología de sobremuestreo más evolucionada que la que encontramos en el anterior “PureView” hacen que con este aparato haya un muy buen contendor para equipos como el Sony Xperia Z1 en este apartado. Esto habrá que probarlo con mayor detalle cuando tengamos el equipo a la mano en nuestra oficina, pero los primeros resultados son auspiciosos.

Una sorpresa agradable fue ver que Nokia no se olvidó de poner una expansión de memoria con microSD, lo que era necesario considerando el gran tamaño de las imágenes y del video que tomamos con este equipo.

A propósito del video, la grabación de películas en este teléfono es simplemente excelente, sobre todo en el tema del audio. Con 4 micrófonos, el equipo ofrece una captura de audio que tiene conciencia del lugar exacto donde está sonando algo y lo posiciona donde corresponde para así reproducirlo luego y entregar una calidad envolvente. Eso, sumado al estabilizador de imagen, son un verdadero lujo.

El equipo es LTE Ready, por lo que está apto para funcionar en redes 4G en múltiples países del mundo.

Si lo ponemos desde este punto de vista, el equipo podría ser perfecto… Pero no lo es, aunque las razones de esto quizás no te interesen mucho. Los puntos en contra de este aparato los encontramos en el apartado de sonido de su altavoz, el que parece ser demasiado suave para el tamaño que tiene el 1520; y que hay versiones en policarbonato brilloso que son muy susceptibles a ser rayadas, y la solución que Nokia entrega para resolver eso es — simplemente — horrenda.

Se trata de un clon del Smart Cover de Apple que se engancha en la parte trasera del dispositivo y que entrega una terminación opaca más resistente. la parte que cubre la pantalla del equipo se puede enroscar para crear una base para que se sustente de pie. Francamente, es una pieza muy fea, pero lo bueno es que no es obligatoria.

El rato que pude usar el Nokia Lumia 1520 me dejó con una buena sensación, algo que no me sucedió con el Lumia 1020 donde quedé con gusto a poco. Las mejoras a nivel de procesador, pantalla, rendimiento, nuevo software propietario, cámara y — en general — casi todo lo demás, hacen que se convierta en una excelente alternativa para aquellos que esperábamos una reacción menos conservadora por parte de Nokia en la previa de la nueva etapa que enfrentará a contar de 2014.

Si esto fue una despedida, se despidieron con un cañonazo que marca el inicio de cosas nuevas que ocurrirán en una empresa que enfrenta un momento muy interesante de su historia. Sea lo que sea que venga, esto es lo mínimo que esperamos que superen… Y si eso se da de la manera en que pensamos, estamos próximos a ver cosas todavía más interesantes de los finlandeses. Kiitos, Nokia.