Descubren nueva toxina botulínica tan mortífera que censuraron su secuencia de ADN

Descubren nueva toxina botulínica tan mortífera que censuraron su secuencia de ADN

La sustancia se considera una arma de destrucción masiva, prohibida por las Convenciones de Ginebra y la Convención sobre Armas Químicas.

La toxina botulínica, o ‘botulina’, es uno de los venenos más poderosos del mundo, y consiste en una neurotoxina producida por una bacteria denominada Clostridium botulinum, la que es tan mortífera que basta con consumir 70 µg por la vía oral para matar a una persona de 70 kg de peso.

Hasta la fecha existían siete variantes distintas de la botulina, etiquetadas desde la letra ‘A’ a la ‘G’, donde cuatro de éstas (A, B, E y F) causan botulismo humano. La toxina botulínica tipo A es comercializada por los laboratorios Allergan bajo el nombre de ‘Bótox‘.

Sin embargo, ahora un equipo de científicos del Departamento de Salud Pública de California liderados por Stephen Arnon anunciaron que encontraron un octavo tipo de toxina botulínica, tipo H, en las heces de un niño con los síntomas típicos de botulismo.

En condiciones normales, la secuencia de ADN de la bacteria que crea la toxina se habría publicado en la base de datos pública GenBank, pero se decidió que era demasiado riesgoso hacerla pública.

El editor del Journal of Infectious Diseases, la revista donde publicaron el descubrimiento, explicó que los científicos consultaron con numerosas agencias de salud y de seguridad del gobierno estadounidense, quienes aprobaron la publicación del artículo pero sin la secuencia de ADN, la que estará disponible una vez que exista un tratamiento efectivo.

La letalidad de los venenos se mide usando la Dosis mortal 50% (DL-50), o sea, la dosis capaz de matar la mitad de un grupo de ratas de laboratorio tras un determinado periodo de tiempo.

El veneno más mortífero generado por una serpiente tiene un DL-50 de 25 microgramos por kilogramo de peso corporal, mientras que la batracotoxina (el veneno de la piel de las ranas usada para envenenar flechas en el Amazonas) es de 2 a 7 microgramos por kilo. La toxina botulínica tiene un DL-50 estimado de 1 nanogramo por kilogramo de peso corporal.

Link: Journal of Infectious Diseases (vía New Scientist)