Nest, la startup que quiere revolucionar los electrodomésticos

Nest, la startup que quiere revolucionar los electrodomésticos

Nest es una pequeña empresa que vende miles de termostatos de nueva generación, creada por dos ex-Apple involucrados en la creación del iPod y el iPhone.

Cuando andas por tu casa y miras tus aparatos electrónicos normalmente puedes pensar en tu TV, en tu equipo de sonido, en tu portátil, tu smartphone, tu lavadora o el frigorífico. Son los aparatos electrónicos y electrodomésticos con los que interactuas todos los días, pero hay otros dispositivos que son más arcaicos y a los que no prestamos atención.

Alarmas de humo, termostatos, lámparas, los cuadros de luz donde están los interruptores… Muchos aparatos electrónicos que están ahí, inmóviles al paso del tiempo y que parece que no evolucionan.

Nest Labs acaba de presentar Nest Protect, un detector de humo al que se le ha dado más uso y se ha rediseñado para una nueva generación. Lo mismo pasó con el termostato de Nest. Productos que hasta ahora eran feos y su interacción era simplemente mostrar una pantalla de un color y con un par de botones reguladores. Nest pensó que más podían hacer y como se podían comunicar contigo, le agregó pantallas a color y Wi-Fi para conectarlo a una aplicación en tu móvil. Bingo, una nueva empresa que intenta revolucionar y mejorar lo que quizá no sabes que estás usando todos los días.

Nest es como tener Apple y Braun unidas: diseño, funcionalidad y revolucionar productos que vemos todos los días.

¿Cómo inició Nest?

Foto: Wired/Zen Sekizawa

Desde sus oficinas en Palo Alto, California, Nest empezó prácticamente de la nada gracias a dos personas: Tony Fadell y Matt Rogers.

Los nombres de por si no te dirán nada, pero Fadell es considerado un inventor y diseñador, uno de los creadores del primer iPod que devolvió a Apple al número uno de la electrónica de consumo. Rogers también trabajó en Apple, siendo uno de los responsables del software del iPod, de su concepto, creación y producción.

A estas dos personas se le añaden profesionales que llegaron de Apple, Logitech, Sun Microsystems, Google o incluso Tesla Motors.

Con tal plantilla de personas y con las primeras ideas en mente, no tardaron mucho en encontrar financiación. KPCB, Google Ventures, Lightspeed Venture, “Generation_”, Shasta Ventures, “intertrust” y Venrock son algunos de las empresas que inicialmente y poco a poco invirtieron en Nest.

En su segunda ronda de financiación consiguieron USD$80 millones, aumentando su valor en USD$800 millones.

El termostato, primer aparato en revolucionar

El termostato de Nest cuenta con una pantalla a color, un control giratorio que para ajustar la temperatura a tu gusto y se instala como cualquier otro termostato del mercado. El beneficio es que incluye Wi-Fi, lo que permite controlarlo a distancia.

Nest logró introducir un aparato que se monta en todas las casas para controlar la temperatura al siglo XXI. Quizá porque es un producto bonito que no vergüenza colgar de una pared, pero los USD$249 que cuesta no han sido un impedimento para que logren vender más de 40.000 unidades al mes.

Pero lo más importante, este termostato logra aprender de tus hábitos según pasa el tiempo, recordando horarios en los que normalmente sueles aumentar o reducir la temperatura de tu casa y apagándola o ajustándola cuando no te encuentras en ella. Quizá el ahorro no sea muy grande como para que sea una inversión que todo el mundo debería hacer, pero es un paso.

Nest vende en EE.UU. este termostato, aunque si tu país es compatible con 220V técnicamente podría funcionar.

Un detector de humo que realmente te avisa

El detector de humo es algo bastante importante y obligado por ley en EE.UU., quizá fuera de este país es algo más extraño encontrar detectores de humo en otros sitios que no sean oficinas o espacios donde se reúne mucha gente, pero para un país donde el detector de humo es ese aparto redondo que emite un horrible pitido, es interesante ver como se puede hacer algo mejor.

Nest Protect es un producto que está mejor diseñado y es más agradable. En vez de un pitido que te deja sordo (un sonido horrible, pero efectivo) una agradable voz femenina te avisa de qué está pasando. También integra un LED de varios colores que puedes usar como luz para, por ejemplo, de un mínimo de luminosidad en una habitación de tu hijo y no pase miedo.

Su medidor de humo y de monóxido de carbono es su principal característica, pero de nuevo, Nest lo ha conectado a tu conexión a internet gracias a una aplicación donde podrás controlar el estado de las habitaciones de tu casa.

Nest Protect tiene algo que a los que no vivimos en EE.UU. o Canadá nos podrá venir bien, funciona mediante pila o conectado a la red eléctrica de 120V.

Revolucionar los electrodomésticos, no evolucionar

Foto eyeleandover/Instagram

Hay algunos electrodomésticos que por fin entran al siglo XXI, como neveras que se conectan a internet y con sensores capaces de notar que faltan ciertos productos. También ha lavadoras que te avisan cuando tu colada acabó, incluso sistemas de aire acondicionado que puedes controlar desde una App, pero todos estos productos han sido elementos “evolucionados” sin mucho éxito, quizá porque se ha intentando añadir demasiadas opciones complicadas.

El éxito de Nest se basa en hacer un producto que está ahí todos los días mucho más funcional, pero siempre mucho más fácil de usar.

Nuestros hogares son aún “tontos” y poco automatizados. Soñamos con un hogar mucho más inteligente que nos ayude en el día a día y la tecnología está ahí, disponible. Es interesante que una pequeña empresa de Palo Alto logre revolucionar más un electrodoméstico que una multinacional Asíatica, es ahí donde habría que invertir, en las pequeñas mejoras que hacen de la domótica algo más sencillo.