A.R.E.S. Extinction Agenda EX [NB Labs]

A.R.E.S. Extinction Agenda EX [NB Labs]

Dos robots, siete niveles, un solo juego.

Plataformas: Xbox Live Arcade
Desarrollador: Extend Studios
Distribuidor: Aksys Games
Precio: USD $14.99

Menos de 60 segundos son necesarios para entender el concepto de A.R.E.S. Extinction Agenda EX (de ahora en adelante solo A.R.E.S.). Algunos de sus elementos principales se ven y se sienten tan familiares, que el recuerdo de otro robot marca Capcom es automático.

Afortunadamente, A.R.E.S. es algo más que solo un clon de Mega Man. Sí, se inspira hasta el hartazgo en las aventuras de las series principales y X que llegaron hasta los 16-bit, pero en el diseño global del juego hay muy pocas que merecen un pulgar hacia abajo definitivo.

En el camino de los dos robots (Ares y Tarus) hay varias cuestiones destacables por mérito propio. Y no tanto porque detrás del proceso de creación salga a la luz una inspiración a prueba de balas, sino porque casi todo está, en el peor de los casos, bien ejecutado. Los niveles son recorridos laterales llenos de enemigos a eliminar, plataformas sobre las que saltar, y cuartos secretos que encontrar. Hay también diferentes objetos a recolectar que son vitales para la progresión de la campaña, ya que dan pie a ir mejorando las variadas habilidades individuales de los protagonistas.

Los siete niveles del juego están generalmente bien surtidos de lugares inaccesibles a simple vista, por lo que encontrar todas las piezas es un ejercicio casi vital. Más importante aún, la curva de dificultad parece estar diseñada en función de la mejor versión posible de los protagonistas conforme se avanza. En ese sentido, ir dejando objetos atrás y omitir los upgrades de los robots aumenta considerablemente la dificultad del juego, especialmente si se trata de enfrentar jefes o llegar a ciertos lugares difíciles de alcanzar.

Quizás lo único que realmente puede considerarse un problema a veces es la mecánica de los saltos, especialmente cuando los bordes tienen espacios acotados verticalmente. Si bien el sistema no está roto ni nada por el estilo, a veces queda la sensación de que se pudo haber hecho algo extra ajustando la precisión. En ningún caso termina siendo un tema frustrante (menos si se tienen las mejoras de salto), pero debido a esto, ciertas secciones se hacen más complicadas de lo que realmente son.

A.R.E.S. no es un juego especialmente largo. Cada nivel se puede completar en no más de 10 minutos, aunque el rendimiento del jugador se premia con una calificación (tabla de puntuación incluida) y para conseguir todos los elementos repartidos es necesario darse al menos dos vueltas en cada uno. Por otra parte, las diferentes habilidades de los robots le dan un pequeño -muy pequeño- giro a la campaña, con lo que las dos vueltas para recolectarlo todo están casi aseguradas.

El gran mérito de A.R.E.S. es ofrecer unas 2 o 3 buenas horas de juego, más allá de lo que sean sus pretensiones. Desde la historia, el diseño artístico, los enfrentamientos con los jefes, y hasta la ¡notable! banda sonora cargada de rock, parece todo dirigido específicamente a un público hambriento y nostálgico por las mejores aventuras del robot azul de Inafune. La experiencia en general termina sintiéndose menos como copia o clon y más como homenaje, gracias a una base bastante sólida que sostiene el desarrollo del juego sin mayores problemas.

Extinction Agenda EX refleja claramente que la fórmula Mega Man perfectamente puede resistir el paso del tiempo, y con lo simple que parece la receta, aún así Capcom no ha podido o no ha querido continuar con su propia herencia. Con A.R.E.S. esa fórmula funciona y sin mayores inconvenientes; y tanto, que su naturaleza de clon al final termina diluyéndose o importando poco y nada.



¿Qué significa esto?