Lo que el usuario quiere (Columna)

Lo que el usuario quiere (Columna)

¿Son las empresas la que nos indican lo que deberíamos tener entre nuestros gadgets? ¿O somos nosotros los que le decimos qué fabricar?

Hay una frase famosa de Steve Jobs que se ha repetido por miles de lugares: “La gente no sabe lo que quiere hasta que se lo muestras”. El difunto cofundador de Apple aseguraba que su compañía no hacía estudios de mercado ni contrataba consultores. “Sólo queremos hacer buenos productos”, decía, y el consumidor no estaba capacitado para lograr eso.

Estos días previos a IFA 2013, Samsung ya ha repetido en dos conferencias de prensa lo contrario: Los escuchamos a ustedes. En la presentación del Galaxy Note 3, la compañía reveló algunas estadísticas de sus propios estudios de mercado sobre el uso que se le da a su producto, dando a entender que diseñó el nuevo dispositivo con eso en mente.

Uno de los secretos de nuestro éxito es que nos esforzamos mucho por entender cómo la gente usa la tecnología. De este modo es como nos encontramos con productos y servicios que hacen que el día a día en la vida de nuestros usuarios se produzca de la manera más cómoda y feliz posible”, dijo esta mañana Boo-Keun Yoon, co-CEO de Samsung Electronics.

¿Qué es lo que realmente quiere el consumidor? Según una encuesta, 28% de los consultados en Estados Unidos comprarían un reloj inteligente. Siempre existirán dudas sobre a quién le preguntaron qué es lo que queríamos comprar, y si no será la propia publicidad de los productos la que hace que queramos comprarnos algo.

¿Realmente pedimos un refrigerador con Twitter o Evernote? ¿O un parlante que baila? ¿O todas esas aplicaciones integradas en los smartphones? En 2010, JF10 comentaba desde CES como algunas empresas debían dejar de fabricar cosas “porque pueden”, simplemente porque la ley de Moore sigue avanzando, para fijarse realmente en lo que la gente quiere o puede usar.

Más allá de lo que digan las empresas que hacen, en el día a día es inevitable que nos encontremos con las dos cosas. Por un lado, siempre existirá la competencia para sacar el world’s first, el primero del mundo y batir un récord – más que nada para hacer alarde, no es que eso vaya a garantizar éxito alguno del producto, o siquiera que éste se vaya a vender. Tal vez habrá que esperar años para que ese desarrollo sea práctico, porque para el lanzamiento – el momento del “world’s first” – todavía estará muy verde como para que sea usable.

Por otro lado, estarán los estudios de mercado – que después de todo, Apple también hacía – y el genuino interés por resolver un problema real a través de la tecnología. Son estos últimos los que al final nos interesan y que permanecerán: Esos que nos facilitan la vida o que le encontramos utilidad (para entretenernos, trabajar o lo que sea).