[metroimage ids=”38-245763,38-245764,38-245766,38-245768,38-245769,38-245770,38-245774,38-245776,38-245777,38-245778,38-245779,38-245781,38-245782,38-245783,38-245784,38-245785″ imagesize=”large”]

Sony QX10 y QX100 para smartphone a primera vista

Sony creó unas compactas cámaras que prometen mejorar la calidad de las fotos que tomas con tu teléfono móvil.

Quizás una de las cosas que más llamaron la atención esta IFA son estas cámaras compactas de Sony, que permiten convertir al smartphone en una cámara de fotos más avanzada, y que además son capaces de capturar fotos de forma autónoma.

Existen dos versiones: El QX10 trae un sensor de 18,2 MPx, lente Sony G, y 10x de zoom. Viene con modos programa, automático inteligente y “automático superior”. Costará USD$250.

El QX100 es más avanzado. Cuenta con un sensor de 20,2 MPx, lente Carl Zeiss y 3,6x de zoom óptico. Es capaz de capturar video en HD, e incluye un anillo de control para ajustar el foco y el zoom. Viene con modo programa, prioridad apertura, automático inteligente, y “automático superior”, dice Sony. Costará USD$500.

Ambos son muy compactos y se sienten muy bien construidos, sin partes que se vean frágiles o que puedan dañarse fácilmente. Para conectarlo con el smartphone, los lentes cuentan con una especie de pinza extendible en la parte trasera que permite ajustar el lente a prácticamente cualquier dispositivo. Sony también creó una carcasa especial para el Xperia Z1 en el que es más fácil calzar el lente.

A la hora de las fotografías, el lente hace el trabajo que promete, logrando imágenes que no podríamos hacer simplemente con la cámara del smartphone. No pudimos probarla mucho, sin embargo en algunas imágenes de prueba notamos cierto ruido en las fotos y algo de distorsión de colores.

La de abajo es una imagen tomada con el QX100:

Aunque puede haber algunos problemas, es una apuesta muy interesante cuya principal ventaja es que se puede usar en cualquier smartphone. Hasta ahora la mayoría de los dispositivos que buscaban mejorar la cámara estaban reservados para equipos específicos.

Por otro lado, el lente también puede tomar fotos de forma autónoma. Incluye un botón en un costado con el que capturas la imagen, que se guardará en una memoria micro SD que debes insertar previamente.

También tiene un espacio para el tornillo del trípode, de modo que es posible dejar el lente fijo por sí solo si quieres tomar fotos estables, o incluso instalar el smartphone con el lente y todo sobre el trípode.

Los dejamos con algunas fotos de este interesante dispositivo. Nos quedamos con ganas de probarlo con mayor profundidad.