Cuando los robots comenzaron a tomarse nuestros mercados

Cuando los robots comenzaron a tomarse nuestros mercados

¿Por qué gastar recursos en dominarnos por la fuerza si se pueden apoderar de nuestras finanzas? Un estudio publicado en Nature indica que ya ha sucedido.

Muchas veces cuando pensamos en robots se nos viene a la cabeza Terminator, las máquinas de Matrix, o nanorobots que podrán viajar por nuestro cuerpo, pero olvidamos otros robots que hoy en día tienen una incidencia absoluta en nuestras vidas. Googlebot por ejemplo, es el robot (algoritmo) de Google que rastrea e indexa el contenido existente en la web, decide su calidad después de analizar múltiples factores y posteriormente lo muestra a los usuarios según sus consultas de búsqueda. Cada vez que realizas una búsqueda en Google interactúas con un robot, y estoy seguro que no lo pensaste de los primeros.

Pues bien, aparte de Googlebot existen otros robots con características y capacidades similares, y que por momentos incluso han tomado el control de actividades del mundo real, en este caso, las finanzas. Estos algoritmos han paralizado mercados por momentos, debido a una causa principal: la capacidad ultrarrápida que tienen para hacer transacciones, muy superior a la humana.

Al operar de esta forma, el mercado no alcanza a responder a sus demandas, por lo que termina paralizándose. No lo invento yo, sino que fue publicado en un documento llamado “ultrafast machine ecology” (ecología de las maquinas ultrarrápidas) en la revista Nature, el 11 de septiembre.

Los resultados indican que para escalas de tiempo inferiores a un segundo, el mundo financiero cae en una “cyber jungla” dominada por algoritmos hyper agresivos.

Estos algoritmos pueden operar tan rápido que los humanos están imposibilitados de participar en tiempo real, y en cambio la ecología ultrarrápida de robots sobresale para tomar el control” explicó Neil Johnson, profesor de física del colegio de artes y ciencias en la Universidad de Miami, y autor del estudio.

“Nuestros descubrimientos muestran que, en este nuevo mundo de algoritmos ultrarrápidos, el comportamiento del mercado sufre una abrupta transición hacia otro mundo donde las teorías convencionales de finanzas y marketing no aplican”.

De hecho, Johnson entrega un ejemplo bastante elocuente: en un ecosistema donde depredadores y presas se encuentran en números similares existe un balance, pero si introduces depredadores muy rápidos y letales, finalmente no quedarán presas que cazar. En el caso del mercado, los algoritmos ultrarrápidos realizan transacciones en milisegundos, por lo que la actividad humana no puede responder, produciéndose un colapso.

Para evitar estas situaciones, la propuesta de Johnson es estudiar en detalle el comportamiento en estos cortos periodos de tiempo, dado que “son relativamente pocas las cosas que un algoritmo ultrarrápido puede hacer”. Para operar a esas velocidades deben tener tareas específicas, con lo que están predispuestos a adoptar siempre el mismo comportamiento ante instancias predeterminadas. Con un modelo matemático creado por sí mismo, espera poder capturar las conductas de esta “cyber jungla” para evitar estos problemas.

La dominación no será por la fuerza

¿Has escuchado hablar del internet de las cosas? Es una iniciativa que busca que cada objeto del mundo esté conectado a internet transmitiendo constantemente información, con lo cual, por ejemplo, tu refrigerador podría detectar según tu actividad en la oficina cuáles son los alimentos que te aportarán la mejor dosis de proteínas para mantener tu salud y rendimiento óptimos.

¿Has escuchado hablar del Big Data? Es un concepto que se refiere a cantidades gigantescas de datos y su administración. ¿Has escuchado acerca de la computación cuántica? Es la tecnología que podrá hacer cálculos que contengan toda la historia humana en minutos. ¿Qué pasará cuando algoritmos que tengan capacidades cuánticas de análisis se hagan cargo de la administración de toda la información que generaremos a cada milésima de segundo?

Si eres de los que cree que algún día los robots se rebelarán contra nosotros, te aseguro que no gastarán recursos innecesarios. No utilizarán la fuerza.

Por otra parte, si crees en el progreso como bien de la humanidad, llegará el punto en que tendremos software de asistencia personal para la toma de decisiones menos trascendentes dedicándonos solo a pensar, crear e innovar.

Independiente de qué pase en el futuro, estos “otros robots” ya son parte de nuestro día a día, y eso no cambiará jamás.

Link: Sciencecodex