"When Björk met Attenborough", un documental donde se unen naturaleza, música y tecnología

"When Björk met Attenborough", un documental donde se unen naturaleza, música y tecnología

Biophilia, el proyecto más ambicioso de Björk hasta ahora, cambió para siempre la forma de percibir, elaborar y hablar de música.

Para Björk, la música y la naturaleza son casi lo mismo. Sus primeros recuerdos sobre la relación entre estos dos conceptos son de la niñez, cuando caminaba 40 minutos de ida y otros de vuelta a la escuela, en medio del paisaje islandés. Para acompañar ese viaje, la pequeña cantaba. Así lo explica en el documental de Channel 4 "When Björk met Attenborough", una obra recién estrenada en la que, por primera vez, la cantante tiene conversaciones sobre cómo se unen la naturaleza, la música y la tecnología, con el científico David Attenborough, uno de los divulgadores naturalistas más conocidos de la televisión en habla inglesa.

Pero esto subyace en un contexto aún más amplio. Los diálogos entre ambos suceden en medio de las últimas preparaciones para la gira mundial de 3 años de Biophilia, el séptimo disco de Björk publicado en 2011, con el que quiso mostrar "el sonido del sonido y celebrar cómo éste funciona en la naturaleza", asegura la cantante en el registro.

La música, la naturaleza y la tecnología se encuentran unidas en esta placa y así lo demuestra el documental. La ciencia del sonido – y su naturalidad- se demuestran por ejemplo en el llamado de los animales. Según Attenborough, quien asegura que el canto precede al habla y al lenguaje oral, "cuando más bello es el ave, más simple es su sonido". Algo que muchos han asegurado a lo largo de la historia de la música popular.

El poder de observar los sonidos

Una de las metas más importantes para Björk con Biophilia, tenía que ver con convertir la experiencia musical en algo multisensorial. Para eso trabajó junto a diversos científicos y artesanos, como Henry Dagg, un escultor de metales que inventó el Sharpsichord, luego de un trabajo de cinco años. Este es un instrumento que pesa más de dos toneladas, funciona con energía solar y se programa encajando clavijas en un cilindro de acero con más de 11.500 agujeros. El instrumento se puede oír en 'Sacrifice'.

Otro ejemplo de aquella experiencia  se vio con el uso de la Bobina de Tesla como instrumento musical para 'Thunderbolt', tema inspirado en el poder de los relámpagos. El crujido del dispositivo proporciona la base rítmica de la canción y se puede ver cómo los rayos son parte de la melodía. Por otra parte, en 'Solstice', una canción inspirada en la rotación de la Tierra sobre su propio eje respecto al sol, la islandesa trabajó junto a Andy Cavatorta del MIT, creando un arpa – péndulo (en la foto de abajo), con el que efectivamente era posible observar el sonido de la gravedad.

gravedad

Naturalizar la música con tecnología

Biophilia no sólo se trato de cómo la naturaleza y la música se unían, sino que además, cómo la  tecnología puede aterrizar estas experiencias a desarrollos más intuitivos, dejando de lado la enseñanza tradicional de la música, incluso su lenguaje de notación clásica.

A raíz de esta idea, la artista se unió al ingeniero y músico Damian Taylor para trabajar con pantallas táctiles. Respecto a la utilización de este dispositivo, la cantante asegura que "se puede tener el mismo tipo de relación espontánea que se tendría con una pandereta". Entonces, se pensó en crear Moon, una aplicación con una notación musical diferente. Cada canción es una aplicación pequeña dentro de una madre y cada una de ellas, revela principios musicales diferentes. Para esto, trabajó además, con Scott Snibbe, artista multimedia e investigador.

"Cambiando la representación visual, también cambias la forma en que las personas perciben la música y el tipo de sonido que se puede crear", asegura Snibbe. En el caso de la canción 'Mutual Core', la aplicación simula estratos de piedra, en la que se realiza una analogía entre la tensión de los acordes en un piano y las notas: acercándolas o separándolas cambia la tensión.

La idea de Biophilia, un proyecto cuya elaboración fue de 4 años, es un  hito que marca un antes y un después en la forma de pensar y elaborar la música. Es un proceso que aprovecha la tecnología, irónicamente, para naturalizar y simplificar ideas que durante mucho tiempo han parecido ser para unos pocos. Actualmente, la aplicación creada por estos artistas son parte del módulo de estudio musical en las escuelas de Islandia.

Te dejamos con el trailer oficial desde la cuenta de Channel 4 en Youtube: