Una barrera de hielo para Fukushima

Una barrera de hielo para Fukushima

Tras el desastre nuclear en la planta Fukushima I se espera crear una gran barrera de hielo subterránea para evitar filtrar más contenido radioactivo al mar.

Cuando se plantea crear una central nuclear, se hacen muchos estudios para saber dónde colocarla, se hacen estudios de seguridad, de estabilidad de la zona, de accesibilidad, pero también se hacen estudios poniéndose en la peor de las situaciones, que algo falle y algún reactor empiece a filtrar partículas y material radiactivo, contaminando el exterior.

Estamos lejos de las primeras pruebas para usar la energía nuclear en la generación de electricidad.

A 2013 existen cerca de 437 centrales nucleares en todo el mundo. En España existen 8 centrales nucleares, 2 en México, otras 2 en Brasil, otras 2 en Argentina. Pero estos números no son nada si lo comparamos a grandes potencias.

EE.UU. tiene 104 centrales nucleares, Reino Unido tiene 16, Rusia tiene 33, China tiene 17 y otras 6 en Taiwan, Francia tiene 58, Japón tiene 50, Corea del Sur tiene 23 y otros países como India tiene 20 o Suecia 10. Estos son datos de Euronuclear que nos confirman no solo que la energía nuclear está presente en nuestras vidas, si no que en realidad, la energía nuclear es bastante segura.

Todos nos acordamos de grandes catástrofes como Chernobyl y el más reciente, el desastre nuclear de Fukushima I, tras el grave terremoto de Japón Oriental en 2011. La energía nuclear puede ser segura, se pueden imponer cientos de leyes y reglas para evitar catástrofes, pero siempre existe algún fallo que nos enseña que toda preparación es poca.

Más de dos años después de la catástrofe que dejó los cuatro edificios de los reactores nucleares de Fukushima I con graves problemas de estabilidad que provocaron hasta la triple fusión del núcleo y la liberación de radiación al exterior, se empieza a ver las graves consecuencias de este accidente.

Muro de hielo

Tepco (Tokyo Electric Power Co.) ha pedido ayuda al gobierno japonés para evitar una nueva catástrofe, crear una barrera subterránea helada que evite que material contaminado se filtre al mar. Fukushima I ha filtrado hasta 300 toneladas de agua contaminada al mar, se necesita crear una barrera que contenga estas filtraciones, y aquí es cuando la tecnología y la ingeniería civil entran en acción.

La empresa eléctrica japonesa está planeando crear una gran barrera de hielo para evitar fugas, una práctica de ingeniería civil que en realidad parece bastante “común”, por ejemplo, en minería. Se trata de crear una barrera de hielo tan gruesa como sea posible para evitar filtraciones o crear barreras sólidas y evitar derrumbes.

Para Fukushima, la barrera de 1,4 kilómetros se construiría alrededor de los cuatro reactores afectados, creando una pared congelada de varios metros de tierra y que serviría como balsa para evitar que no se filtren al mar más material radioactivo, o por lo menos eso se espera.

¿Cómo se congela el suelo para crear una barrera?

Dibujos de barreras de hielo en minería del libro “Frozen Ground Engineering” / The Atlantic

Me apasiona la ingeniería, por lo menos me parece espectacular las soluciones que algunas mentes son capaces de idear ante un problema. Esta en particular es increíble.

Según describe The Atlantic, la instalación sería relativamente sencilla, aunque el mayor problema no es construir esta barrera de hielo, si no moverse a la zona para construirla ante la radicación que existe.

Tubos de congelación, hechas de acero normal, se entierran en el suelo a intervalos regulares. El espacio es normalmente de un metro. Entonces, algún tipo de refrigerante se introduce en los tubos.

Una empresa que hace este tipo de instalaciones usa una salmuera que se enfría por debajo del punto de congelación del agua normal, convirtiéndolo en estado sólido. El sistema de refrigeración saca e introduce la salmuera continuamente para refrigerarla, y así, en un proceso lento, se va formando hielo alrededor de los tubos, hasta el punto en el que el hielo formado por dos tubos se unan y creen una pared de hielo.

Link: Japan Times (Vía The Atlantic)