In-wireless, el sistema inalámbrico de entretenimiento de LAN a primera vista

In-wireless, el sistema inalámbrico de entretenimiento de LAN a primera vista

A pesar de la lluvia y la nieve en la Cordillera de Los Andes, hicimos un vuelo hasta Mendoza para probar el sistema de entretenimiento inalámbrico de LAN.

LAN nos invitó a probar su nueva plataforma In-wireless, que permite reproducir películas, música y otro entretenimiento en los tablets, teléfonos y laptops de los pasajeros. Está pensado para aviones que hacen viajes cortos y que no cuentan con sistemas de entretenimiento moderno, incluyendo así una selección de películas, series de televisión, música y noticias, entre otros servicios, a los que cada usuario puede acceder conectándose con su dispositivo, en modo Wi-Fi, a una red cerrada.

Luego de hacer los trámites para subir al avión, pasar de largo por el Duty Free y sufrir por no alcanzar a comprar un café, subimos al avión para un breve vuelo entre Santiago y Mendoza, en medio de la lluvia y nieve. Fue necesario esperar superar los 10 mil pies de altura para que el sistema se activara.

Aplicación

El sistema funciona con una aplicación. Aquellos que contaban con sistema Android, pudieron descargarla sin problemas al conectarse a la red interna, mientras que los pasajeros con equipos con iOS, debieron descargarla antes de abordar el avión, debido a que requiere usar iTunes.

Por otra parte, quienes quisieran utilizar su tablet o laptop con Windows, sólo pudieron acceder a los contenidos a través del navegador y, lamentablemente, de forma limitada, pues parte del material ofrecido contaba con protección de derechos para ser reproducido en sistemas operativos determinados.

Para utilizar la aplicación, utilicé un Samsung Galaxy S4 Active y la tableta Acer Iconia W3, con Windows 8. En el smartphone, el sistema funcionó de forma rápida pero algo inestable. Al entrar en el catálogo de música, la aplicación se colgó al menos tres veces. Por otra parte, en la tableta, al funcionar sólo por browser, el uso fue muy lento y el sistema bastante inestable. Se colgaba o, de frente, los botones no funcionaban.

Los contenidos

En el caso de los contenidos, fue posible apreciar una variedad moderada pero suficiente para ser la primera versión de la aplicación. Las secciones de películas y series de TV contaban con alternativas recientes y otras clásicas, como temporadas de Friends, Mad Men, White Collar, How I Met Your Mother y The Mentalist, entre otras. También estaban disponibles títulos de largometrajes como Hitchcok, Life Of Pi, Ted, Bourne Legacy y The Dark Knight, Rises, entre otras.

Este menú funcionó a la perfección en el S4: la carga de Hitchcok fue muy rápida, los botones respondían de inmediato y el audio era bueno, lástima que no resultó de la misma forma en la tableta, a través del navegador.

Por otra parte, el catálogo de música fue lo que más sorprendió y gustó, por diferentes motivos. En primer lugar, por su variedad: estaban disponibles diversos títulos, desde un Grandes Éxitos de Depeche Mode, hasta Calvin Harris, pasando por Parachutes de Coldplay, Post de Björk, Mezzanine de Massive Attack, Brothers de The Black Keys, Rubber Soul de The Beatles y Chuck Of Change de Passion Pit, entre otros.

Otra razón por el cual se agradece este apartado de la aplicación, es porque es lo único que realmente se puede disfrutar en vuelos cortos. Cuando el tiempo de vuelo es cercano a una hora y el pasajero sólo puede utilizar In wireless por un período de 20 minutos, como máximo, un buen playlist puede funcionar mucho mejor que una película.

La verdad es que los otros servicios, como noticias, mapa y juegos clásicos no pasan de la revisión como anécdota, sobre todo los juegos: tetris y sudoku. Por su parte, el menú de noticias era bastante aburrido, con muy poca variedad de medios y una interfaz -al menos a través de browser- fea y lenta.

Conclusiones

En resumen In-wireless es un buen punto de partida en cuanto a la modernización de aviones más antiguos. Es una buena idea ofrecer este tipo de contenidos para los dispositivos personales, sobre todo en un tiempo en que todos los viajeros portan alguno.

Eso sí, creo que es necesario mejorar su funcionamiento en el navegador, ya que es muy limitado. Por otra parte, al disponer de este servicio, nacen nuevas necesidades dentro del avión, como por ejemplo, que cada asiento cuente con energía eléctrica para poder cargar el equipo que se va a utilizar para ver series o escuchar música. Sería un buen intercambio por abaratar los costos de usar pantallas en cada asiento ¿no? Si viajo por trabajo, durante el día, no voy a estar dispuesta a arriesgar la carga de mi equipo por 20 minutos de música, a menos que sea posible recuperarla antes de bajar del avión.

Otros aspectos a mejorar pueden ser la diversificación de títulos en series y películas y, por supuesto, encontrar la forma de poder utilizar el sistema por un tiempo más prolongado, porque de otra forma, no vale la pena. Nadie quiere ver 15 minutos de una película.