Así es Hyperloop, el tren que uniría San Francisco y Los Angeles en media hora

Así es Hyperloop, el tren que uniría San Francisco y Los Angeles en media hora

El tren transportaría a sus pasajeros en cápsulas de aluminio que viajarían a 1287 kilómetros por hora.

Elon Musk, co-fundador de PayPal y creador de los automóviles Tesla y SpaceX, anunció hoy los detalles del nuevo medio de transporte llamado Hyperloop, el que sería dos veces más rápido que un avión, y cuatro veces más que los trenes bala convencionales. Una velocidad que le permitiría unir San Francisco con Los Angeles en apenas media hora.

Según Musk, el Hyperloop transportaría a sus pasajeros en cápsulas de aluminio que viajarían a 1220 kilómetros por hora (con una temperatura ambiental de 20 °C) por un tubo montado arriba de columnas separadas por una distancia entre 45 y 91 metros, los que irían en paralelo a la carretera Interestatal 5 de California.

En la actualidad, la solución para mover un alto flujo de personas entre dos ciudades que estén separadas por unos 1.500 kilómetros es el avión. El problema según Musk es que un avión supersónico gasta más tiempo elevándose para llegar al lugar donde están las condiciones necesarias para romper la barrera del sonido, y posteriormente aterrizando, que viajando al lugar.

Ante esto hay dos opciones de trenes que han sido investigadas: Los basados en tubos de vacío y los de tubos neumáticos. El problema con el primero es que es muy difícil mantener sin aire a un túnel tan largo, y el segundo por la fricción generada por la masa de aire dentro del tubo. Para Musk, la solución más óptima es que el sistema tenga muy poca presión (unos 100 Pascales), la suficiente para que cualquier bomba de aire comercial sea capaz de extraer el aire en caso de una filtración.

Luego está el tema del límite de Kantrowitz, el que describe la velocidad máxima que puede alcanzar una cápsula al interior de un tubo, y cuya solución implica viajar extremadamente rápido, o un poco más lento. Según Musk, la solución ideal es montar un compresor de aire en la nariz de la cápsula para transferir la alta presión del aire desde el frente hacia atrás para así aliviar las altas presiones.

Esto también soluciona otro problema: El crear un sistema de suspensión de baja fricción cuando se supera la barrera del sonido ya que las ruedas no son lo suficientemente eficientes a esa velocidad. El compresor crearía un colchón de aire muy similar al que crean los hockey de mesa, evitando así que el tubo sea el que genere ese colchón de aire lo que abarata los costos del proyecto. Además, se calcula que un colchón de aire permite viajes de hasta Mach 1.1 con muy poca fricción.

El interior de las cápsulas

El tren de Musk debería ser capaz de lanzar por el tubo una cápsula con un mínimo de 28 pasajeros cada dos minutos, por lo que calculan que se requerirían unas 40 cápsulas durante la hora peak, de las cuales seis estarían en los terminales para que la gente se suba o baje de la máquina cada aproximadamente cinco minutos.

Se calcula que lo ideal es un ancho máximo de 1,35 m, y una altura de 1,1 m. Los requerimientos energéticos para impulsar a la cápsula a una velocidad de 1.130 km/h son de unos 134 caballos de fuerza. La estructura en su totalidad se espera que pese unos 3.100 kilos y costaría unos USD$245.000 sin contar los interiores.

Gasto energético y costo del proyecto

El Hyperloop se alimentaría con paneles solares instalados arriba del tubo, los que incluso generarían energía de sobra para que el sistema funcione. De hecho, el exceso de energía se puede guardar en baterías para los días nublados, como también en la forma de aire comprimido para luego hacerlo fluir a través de un ventilador en reversa que generaría la electricidad.

Si el costo total del proyecto, que se cree que alcanzaría los USD$6.000 millones, se amortiguara en un plazo de 20 años, Hyperloop podría cobrar solo USD$20 por un pasaje que transportaría a una persona de Los Ángeles a San Francisco. En contraste, el plan de construir un tren de alta velocidad que recorra el mismo trayecto se estima en USD$68.000 millones.

Además, la gente detrás del proyecto de fuente abierta asegura que el costo de construcción solo aumentaría un 25% si se creara una versión más grande capaz de transportar también carga y automóviles, pero que de todas formas representaría alrededor del 10% del costo del tren de alta velocidad.

Según Musk, el recorrido que una ambas ciudades norteamericanas se podría construir unos cinco años después de la elaboración de un prototipo funcional, por lo que especula que el Hyperloop podría debutar dentro de los próximos siete a diez años.

Links:
HyperLoop
– Bloomberg BusinessWeek