El primer intento de Doom 4 no pasó por problemas "espirituales"

El primer intento de Doom 4 no pasó por problemas "espirituales"

En id Software están concentrados en traer la legendaria franquicia de nuevo al mercado, pero tiene que salir bien.

La cuarta iteración mayor de Doom no ha pasado por buenos momentos. Hacer un buen juego para id Software y Bethesda es prioridad, y después de saber que su desarrollo había vuelto al principio, logramos saber que el problema era particular pero importante.

Pete Hines y Tim Willits, director de márketing y estudio, respectivamente, le dijeron a IGN las razones espirituales por las que Doom 4 había dado varios pasos atrás. Me quedo con lo que dijo Tim, que de alguna forma explica que el problema era algo más profundo:

No era porque el arte estaba malo, o la programación fuese mala. Todo juego tiene un alma. Todo juego tiene un espíritu. Cuando juegas Rage, tenías el espíritu. Y [Doom] no tenía el esprítu, no tenía el alma, no tenía personalidad. Tenía algo de esquizofrenia, un poco de crisis de identidad. No tenía la pasión y alma de un juego de id Software. Todos conocen cómo se siente un Doom, pero es difícil de articular

Puesto de otra manera, el primer resultado de Doom 4 era cualquier cosa menos Doom, que como dijo John Carmack alguna vez, se trataba de "demonios y escopetas". Considerando que es una franquicia importante en el inconsciente colectivo, el fallo no está permitido. Y si hay que reiniciar un proyecto, habrá que hacerlo. Incluso si Rage 2 debe pasar al congelador y dejarlo en lista de espera, algo que también afectó su posterior DLC.

La nueva versión de Doom 4, que data desde finales del 2011, debería ser la última oportunidad que tiene el omnipresente estudio para mostrar que todavía está a las alturas del género que empujaron hace dos décadas. Como agregó Tim, "No quiero que alguien mire el nuevo proyectode id Software y crea que se han quedado en los '90". Yo tampoco.

¿Qué esperas de Doom 4?

Link: id Software 'Pushing Boundaries,' Focusing Only on Doom 4 (vía Eurogamer)