Astronauta relata cómo casi se ahoga en una caminata espacial

Astronauta relata cómo casi se ahoga en una caminata espacial

El 16 de julio, el casco de Luca Parmitano comenzó a llenarse de agua mientras se encontraba fuera de la estación espacial.

“Siento que algo está mal. La inesperada sensación de agua detrás de mi cuello me sorprende – y estoy en un lugar donde preferiría no ser sorprendido”, relata el astronauta italiano Luca Parmitano, haciendo memoria de una estresante experiencia en una caminata espacial el 16 de julio.

Por alguna razón, su casco comenzó a llenarse poco a poco de agua mientras Parmitano (36) estaba arreglando algunos cables fuera de la Estación Espacial Internacional. La causa de este problema es hasta ahora desconocida, y la NASA suspendió todas las caminatas espaciales estadounidenses hasta que se resuelva el problema.

“Al principio, estábamos convencidos que debía ser agua de beber de mi botella que se había filtrado a través de la bombilla, o si no debía ser transpiración. Pero pienso que el líquido está demasiado frío para ser sudor, y más importante, puedo sentir que aumenta. No puedo ver que salga de la botella de agua, tampoco. Cuando le informo a Chris (Cassidy) y Shane (Kimbrough) esto, recibimos la orden de ‘terminar’ la misión”, explicó Parmitano en su blog.

Lejos de desesperarse, Parmitano comenzó a pensar qué hacer mientras el agua subía dentro del casco, cubriendo el visor. “Intento contactar a Chris y Shane: Escucho mientras hablan entre sí, pero sus voces son muy débiles ahora. Apenas puedo escucharlos y ellos no me escuchan. Estoy solo”, relata. Parmitano usó su cable de seguridad para guiarse a ciegas de regreso al interior de la estación, logrando ingresar a la escotilla junto con su compañero de caminata espacial, Chris Cassidy.

“Intento moverme lo menos posible para evitar mover el agua dentro de mi casco. Sigo entregando información sobre mi salud, diciendo que estoy bien y que la represurización puede continuar. Ahora que estamos siendo represurizados, sé que si el agua me inunda puedo abrir el casco. Probablemente perderé la conciencia, pero en cualquier caso eso sería mejor que ahogarme dentro del casco”, explica.

“Los minutos de represurización pasan y finalmente, con una inesperada onda de alivio, veo que se abre la puerta interna y está todo el equipo listo para ayudar. Me sacan lo más rápido posible, Karen (Nyberg) abre el casco y cuidadosamente lo levanta sobre mi cabeza”, dice, terminando con la compleja situación.

Aunque aún falta por saber qué es lo que ocurrió con el traje, Parmitano se queda con una enseñanza.

“El espacio es una frontera dura e inhóspita y nosotros somos exploradores, no colonizadores. La habilidad de nuestros ingenieros y la tecnología que nos rodea hace que las cosas parezcan simples cuando no lo son, y quizás a veces olvidamos esto. Mejor no olvidar”.

Link: Luca Parmitano