Pacific Rim: The Videogame [NB Labs]

Pacific Rim: The Videogame [NB Labs]

Los Titanes del Pacífico con sus monstruos y robots gigantes llegan a XBLA.

Plataformas: Xbox 360 (XBLA)
Desarrollador: Yuke’s
Distribuidor: Warner Bros. Interactive Entertainment
Precio: USD $9.99 / 800 Microsoft Points

Pacific Rim: The Videogame está basado en la película del mismo nombre que lleva a la pantalla grande el sueño máximo de los fans del kaiju, del Godzilla original y de Ultraman. Los muchachos de Yuke’s toman el camino fácil y transforman a este título en un juego de peleas en el sentido más puro de la palabra; robots gigantes contra monstruos, sin combos ni complicadas cadenas de golpes.

Este juego para Xbox Live Arcade (y pronto también para PSN) incluye a 3 robots (conocidos en la cinta como Jaegers) y a 2 monstruos (llamadas Kaiju), olvidándose por completo del guión de la película o seguir los sucesos de la cinta. Todo en pelea a la antigua, pura y dura. Robots gigantes y extrañas criaturas enfrentándose en medio del océano, al costado de una ciudad con un ramillete de ataques y movimientos que nos recuerda a los juegos previos a Street Fighter II. Por otro lado, cada combate entregará experiencia que podremos utilizar para adquirir partes y personalizar nuestros personajes.

Sin importar cual de los 5 personajes controlemos, Pacific Rim cuenta con un sistema de ataques que es extremadamente sencillo cuya dificultad se basa en leer los movimientos del rival y en la lentitud con que estos se despliegan (porque son gigantes son lentos, supongo). Ataques débiles y fuertes, bloqueo, con un movimiento especial y algunos ataques a distancia se repiten una y otra vez con un buen factor táctico: cada ataque te cuesta energía (no salud), haciendo de cada ataque o movimiento una pequeña gran apuesta. Además, el modo historia de Pacific Rim se vuelve breve en sus 12 “etapas”… entre comillas porque cuenta con 2 escenarios.

Además del modo historia, Pacific Rim cuenta con un modo de sobrevivencia y con modo de enfrentamiento, sea de manera local o a través de Xbox Live. La rutina y la constante repetición que adolece el juego en el resto de sus modos está muchísimo menos presente al momento de disfrutar con rivales de carne y hueso pero que eventualmente se topa con los mismos problemas, los mismos pecados, el mismo techo.

El modo multijugador también entrega experiencia, complementando lo obtenido en los modos de juego local y así personalizar a nuestros personajes. Por si lo notaron, el número de opciones, personajes, personalizaciones y otros luce limitado; esto no es conciencia. La cantidad de microtransacciones es titánica: 3 nuevos personajes a 320MSP cada uno, 2 nuevos escenarios al mismo precio y paquetes de experiencia hacen sentir que estás jugando un free-to-play, excepto que (de comprarlo) ya habrías pagado 800 Microsoft Points.

El aspecto técnico es extraño. Los robots lucen con un competente trabajo de texturas, detalles y efectos ambientales, mientras sus 2 escenarios se muestran particularmente simples y apagados a pesar de gozar con ciertas propiedades de cambios y ambiente semi-destructibles. Los controles responden bien y hacen las cosas tal como promete su tutorial, es el motor de batalla del juego -no su parte técnica- la que hace sentir las cosas lentas. La música no suma ni resta acompañando la acción y los combates de manera correcta sin ser un real aporte o destacar por su factura.

Pacific Rim parece un juego de otra época; más allá de sus gráficos, que se pueda jugar en línea y que se trate de un título descargable, este juego recuerda a juegos como King of Monsters. No obedece el guión de la cinta (algo que, en sí, no es malo per se) ni las convenciones de los juegos de pelea de hoy. Su motor de batalla es lento, con factores tácticos que no terminan por hacerlo despegar, con lentitud de desarrollo y monotonía constante.

El abuso de las microtransacciones no luciría tan mal si el juego fuese gratis, pero cuando ya pagaste USD $10 sienta como un factor que resta atractivo a la oferta total. Pacific Rim adolece falta de variedad, de sana repetitividad y termina por lucir -quizás muy directamente- que está ahí para hacer dinero con motivo de la película. Tiende a brillar gracias a su aparatado multijuagdor y al ver el diseño y acabado de los personajes, pero se queda corto.

Los juegos basados en películas tienen mala fama. Muchos de ellos sudan por todos lados que son una excusa para hacer dinero fácil basado en un nombre popular. Hay títulos que escapan a esta regla, que más allá de la cinta entregan diversión… y Pacific Rim no es un caso especial. Pasa a engrosar la lista, es uno más del montón. Muchachos, guarden esos USD $10 para cuando salga en DVD/Blu-ray.

Lo imperdible:

– La película
– Juego basado en la película que recomendó Hideo Kojima por Twitter
– El diseño de personajes y su aparatado multijugador

Lo imperdonable:

– La lentitud del motor de combate
– La implementación poco sutil de las microtransacciones
– Carente de variedad
– Demasiado limitado en varios aspectos (como, por ejemplo, personajes y escenarios)