Lo que esperamos de Microsoft durante esta #E3

Lo que esperamos de Microsoft durante esta #E3

"Todo sobre juegos", pero también aclaraciones varias sobre sus próximas estrategias alrededor de Xbox One.

Después de la presentación de Xbox One, Microsoft nos dejó con más dudas que respuestas, por lo que ahora tiene la obligación de mostrar las nuevas cualidades de su próxima consola y contestar a todas esas interrogantes que permanecen en el aire desde el pasado mes de mayo. La promesa de la compañía es dedicar el evento a mostrar lo que a muchos les interesa: los videojuegos, y la gente interesada en escuchar lo que prepara el gigante de Redmond espera a que aclaren varias cosas que generaron algo de polémica.

“Todo sobre juegos”…

Craig Davidson de Microsoft confirmó en una entrevista que en la compañía tienen 15 juegos en camino de forma exclusiva para la consola. Se sabe que Microsoft no es una compañía con un gran número de estudios propietarios como Sony, ni con tantas franquicias disponibles como Nintendo, pero sí son dueños de una billetera onerosa. Tanto así que fueron capaces de gastar mil millones de dólares para asegurar propiedades intelectuales dedicadas a su nueva plataforma. De los 15, hay varios que resuenan cuando consideramos qué estudios o qué franquicias pueden estar involucradas.

Se rumorea que Rare estaría a cargo de protagonizar lo que suena como el retorno de una gran franquicia de peleas. Killer Instinct se estrenó en Super Nintendo gracias a Rare y el juego de peleas se hizo muy famoso en la plataforma. Después de Killer Instinct Gold, secuela que no elevó tanto la vara como se esperaba, el estudio pasó a manos de Microsoft, y desde ese entonces la franquicia ha permanecido en el limbo. Sin embargo, hay una luz de esperanza, Killer Instinct es propiedad de los padres de Xbox, pero no se descarta que Perfect Dark o Banjo-Kazooie se roben otra vez el escenario.

Hace tiempo que el estudio que alguna vez lideró Peter Molyneux no lanza algo que realmente rompa el molde y genere expectativas. Hace algún tiempo que Lionhead está contratando a gente que entienda de MMOs, y se presume que el siguiente proyecto de la casa inglesa se encuentra en ese camino. Por lo mismo, no se desecha la posibilidad de que sea un “Fable Online” para aprovechar la marca y las características reactivas que tiene la franquicia respecto a las acciones del jugador. Además, representa una oportunidad para Microsoft en este tipo de juegos.

¿Será ésta la oportunidad para que renazca un clásico? – cdharrison Flickr (CC)

Sume a lo anterior el FPS que el renovado estudio Black Tusk de Microsoft quiere hacer para rivalizar la franquicia Halo. Forza 5 también es un candidato a mostrarse con bombos y platillos durante el evento. Sobre Halo 5, es muy posible que sea develado para potenciar la consola, la cual necesita un título que mueva o empuje consolas en las vitrinas si quiere asegurar ventas, como también que se conecte de alguna forma con la serie de televisión.

Tomando en cuenta la lista que se filtró hace unos días, donde figuran juegos como Banjo-Kazooie: Grunty Land, Fable 4, CrackDown y League of Legends, eso es básicamente lo fuerte que suena por el lado de las franquicias y estudios propios. También hay varias otras divisiones de Microsoft dando vueltas alrededor de Xbox One para generar contenido (no sólo videojuegos), y considerando el público de Xbox One, lo más probable es que se decanten por mostrar de todo un poco: casuales, deportivos, familiares, de ejercicio y varios otros “de nicho”. Lo siguiente está a cargo de estudios independientes o casas editoriales.

Dice el rumor que Bethesda Softworks tendría un suculento trato con Microsoft para traer a Fallout 4 de forma exclusiva a la nueva Xbox One. Dead Rising 3 (o lo que esté preparando Capcom) podría repetirse como juego exclusivo para Xbox, aunque el rumor es algo débil. Quantum Break y Ryse fueron anunciados y tienen la oportunidad perfecta para demostrar de qué están hechos y convencer. Titan, por su parte, es el que genera mayor morbo por ser Respawn Entertainment y perfilarse como un exclusivo perpetuo para la Xbox One.

El resto de juegos que aparecerán en la Conferencia de Microsoft seguramente serán multiplataforma después de todo, aunque la compañía les otorgue escenario y palabras que sugieran todo lo contrario -por lo menos como exclusivos temporales como es el caso de Call of Duty: Ghosts, o con contenido adicional. Mal que mal, la oportunidad de hacer un juego multiplataforma para la siguiente generación de consolas es una oportunidad muy buena considerando que tanto Xbox One como PlayStation 4 comparten la misma base tecnológica.

… y lo que no son juegos

Xbox Live tiene la oportunidad de brillar si pensamos que Xbox One permitirá la entrada del decodificador de televisión para que la programación pueda ser manejada desde la consola. Conectar la televisión con los juegos y el internet puede ser una gran oportunidad para el servicio en línea de Microsoft, potencial que ya demostraron durante el evento de #XboxReveal y que podría expandir más su mercado objetivo. A la fecha Xbox Live ya ofrece películas, música y series, así que por ese lado sólo tiene que expandirse y mantener a Kinect como el control remoto.

Otra cosa que llama la atención es que Microsoft podría usar esta “ventaja” en el sistema para hacer tratos con las compañías de televisión e internet para empujar las ventas de su consola desde allí. No suena mal llevarse una Xbox One a precio reducido por contratar, por ejemplo, un año de televisión por cable con determinada compañía. Viceversa, ellas podrían lograr más datos de sus clientes con una Xbox One conectada que antes. Todo parece beneficio mutuo.

Lo que va a ser interesante para Microsoft en el futuro será el mercado de juegos en la nube. Aunque no está para nada confirmado, existe la posibilidad que el gigante de Redmond rivalice la adquisición de Gaikai por parte de Sony con su propio servicio de streaming de juegos, el cual podría usarse para múltiples cosas como demos, renta de títulos, retrocompatibilidad virtual, entre otros. Consideren que Microsoft quiere que Xbox One esté siempre conectada a internet, por lo que presumir sobre este tipo de servicio es solo natural. Incluso, podrían habilitar algo similar para Xbox 360.

Respecto al tema del internet, parece ser una buena ocasión para que la compañía hable sobre cómo Xbox One se relacionará con los juegos usados, la conexión permanente y los problemas de privacidad que podría tener Kinect “siempre encendido”. No quiero sonar majadero, pero Microsoft debería aclarar todo de una buena vez, porque mediáticamente no le conviene alargar más el tema. Puede que existan otras instancias para aclararlo, pero desde la E3 2013 la montaña rusa se dirige directamente al lanzamiento.

Y finalmente, el precio de la consola es lo que más interesa. Sabemos que Microsoft está vendiendo la consola Xbox 360 en algunas partes de Estados Unidos bajo un modelo de suscripción, rebajando el costo inicial de la consola a la vez que amarra al usuario a dos años de suscripción Xbox Live Gold. Esta estrategia no ha sido empujada de forma masiva a otras partes del mundo, pero no se ve nada raro que la aceptación del modelo le permita a Microsoft tener la confianza de replicarla en su nueva consola. De hecho, ese es un fuerte rumor, y de ser así podría ser una gran carta ganadora al lado de una competencia a precio completo.

Ese debería ser el gran enfoque de Microsoft durante esta E3: Xbox One. Los juegos de PC, Surface y móviles seguramente quedarán relegados a un tercer plano siguiendo las últimas declaraciones de la compañía. Nada de explorar el mercado del jugador fuera de la consola que han presentado recientemente, y como lo han hecho, los medios y la fanaticada en general espera precisamente eso. Lo que sí podría aparecer como un gran plus sería la posibilidad que permitita el ecosistema de Xbox One con el PC (o Microsoft Surface) y Windows Phone 8, una de las cosas que Sony tiene en pañales y para Nintendo es inexistente. Pero olviden Xbox fuera de Xbox.

Esperemos que la compañía de Steve Ballmer juegue bien sus cartas en el mercado del entretenimiento y no termine pecando por tirar cheques en blanco o morder más de lo que pueden masticar. Si lo hacen todo bien, no deberían tener problemas es posicionar Xbox One y su ecosistema en uno de los mercados más complejos actualmente. Bueno, al menos dentro de Norteamérica.