Las claves para regalar el mejor smartphone a tu padre

Las claves para regalar el mejor smartphone a tu padre

¿En qué fijarse y en qué no fijarse a la hora de regalar un teléfono a tu padre? Intentamos responder dichas preguntas, desde nuestro punto de vista.

En varios países de América Latina este 16 de junio es día del padre, razón por la cual muchos hijos tendrán la intención de hacer un buen regalo a su progenitor. ¿Una botella de vino? ¿Música, libros? ¿Calcetas?

¿Y qué tal un buen teléfono?

Para aquellos que pueden y están dispuestos a desembolsar buen dinero para regalar a su padre, un smartphone de última generación es una gran idea para sorprender. Pero con tanta oferta en el mercado y miles de equipos por escoger, es difícil diferenciar entre una oferta buena y otra mala, por lo que te recomendaremos los aspectos esenciales que debes tener en cuenta a la hora de regalar a tu padre el mejor teléfono posible según tu presupuesto.

A fijarse en el sistema operativo

Dicen que es cosa de gustos, pero cuando es para regalar simplemente debemos hacer la mejor opción. Y en el caso de los padres, muchas veces nos estaremos enfrentando a una persona de experiencia que no busca complicaciones a la hora de operar su teléfono, por lo que el sistema operativo es de vital importancia para ofrecer una experiencia de uso fluida y fácil de utilizar.

En dicho sentido, la primera recomendación que se viene sobre la mesa es iOS 6 de Apple, en un iPhone. Pero ojo acá, porque dentro de un par de meses el teléfono de la manzana mordida se actualizará a iOS 7 y podríamos decir que dejará de ser fácil para utilizar. Porque desde su lanzamiento el año 2006, el iPhone tiene botones bien definidos y texturas realistas en su pantalla que son elementos de diseño apuntados a quienes no saben usar una panel táctil, enseñando visualmente qué son los menús y cosas para presionar. Pero con el diseño plano de iOS 7 esa magia se pierde y por ende, el sistema se vuelve más complicado de utilizar por aquellos que jamás han tenido un teléfono “touch”. Así que ojo con eso, aunque siempre está la opción de regalar un iPhone y no actualizar hacia iOS 7 por un buen tiempo… Se podrá vivir así.

Por otro lado tenemos la siempre buena opción de Android. Es importante recalcar aquí lo siguiente: si vamos a regalar un teléfono con Android, que sea con 4.0 o superior. Esto lo debemos pedir explícitamente al vendedor y nada de que “en un futuro se actualizará”, porque hay veces que eso nunca ocurre por culpa de los operadores. Que venga de fábrica o nada.

El tema es que Android 4.0 presenta un diseño más fácil de utilizar y simplifica varias de las complicaciones que se ven en Android 2.3, la versión que corren la mayoría de los smartphones relativamente antiguos que aún se venden en el mercado. Por eso es esencial fijarse que el equipo tenga Android 4.0, ya que los botones, menús y el uso en general es mucho más fácil. Hay que darle primera prioridad a este punto a la hora de escoger un teléfono con Android.

Créanlo o no, Blackberry en esta oportunidad puede ser muy útil. Porque si consideramos que la versión 7 de BlackBerry OS es un tanto antigua, también es relativamente fácil de utilizar si es que tu padre se maneja con el tema de los menús desplegables. Los botones físicos ayudan mucho para los primerizos en pantallas táctiles, ya que escribir en ellos es mucho más fácil para personas de mayor edad. Este par de puntos, sumado al precio económico que tienen estas máquinas de generación pasada, nos hacen reconsiderarlas en esta ocasión.

Pero ojo, que los nuevos equipos de la marca — el Z10 y el Q10 — dejan a cualquier otro BlackBerry más antiguo como pieza de museo. Si tu padre ya tiene un BlackBerry y quieres renovárselo, procura que sea de los últimos o la experiencia podría ser algo frustrante.

Finalmente, llamamos a evaluar bien la compra de equipos Windows Phone 7 u 8. Dicha plataforma es atractiva visualmente y entrega cierto estilo estético y facilidad de uso, aunque no es recomendada para quienes no se manejan bien con tecnología y servicios de Microsoft. WP posee una interfaz de usuario innovadora pensada para quienes conocen bien el mundo táctil, basándose en menús que aparecen desde los lados y botones de opciones que no siempre se distinguen a primera vista, lo que podría traer problemas para acostumbrarse a su uso, pero con un poco de práctica se convertirá en una gran compañero de trabajo. Quizás no sea la mejor opción para alguien que viene de un “feature phone” y nunca ha utilizado una pantalla táctil… Ojo ahí.

El tamaño (de la pantalla) sí importa

Acá es cosa de gustos, pero en general, es buena idea regalar un tamaño de pantalla generoso al padre, especialmente si es de edad. Considerando que ahora el iPhone es de cuatro pulgadas y se considera un teléfono “pequeño” para algunos usuarios, podemos entrar con confianza al campo de las 4,5 pulgadas e incluso de los phablets o equipos con paneles de cinco o más pulgadas.

El objetivo de esta recomendación es prevenir molestias a la vista y otorgar un campo de trabajo mayor para la lectura y otras tareas estacionarias, las que no suponen la consulta a toda hora de redes sociales y el correo electrónico, tareas que generalmente los jóvenes realizamos de manera compulsiva pero que no necesariamente son del gusto de nuestros padres.

Una buena cámara

Sin duda algo que el padre hará mucho con su nuevo teléfono será tomar fotografías. Fiestas familiares, la celebración del día del padre, cumpleaños… Tener una cámara a mano en el teléfono es una gran ventaja y seguro tu viejo sabrá sacarle el mejor provecho a aquello.

Por eso a fijarse en algunos aspectos de la cámara. Primero, tener más megapixeles no hace mejor a una cámara, así que por el bien de nuestro bolsillo, podemos respirar tranquilos si la oferta es de 5Mpx u 8Mpx, pero no menos que eso. Lo que sí debemos considerar es la calidad del lente y en dicho sentido podemos recomendar tres marcas con las que irse a la segura: Nokia, Apple y Sony. Dichas empresas tienen tecnologías enfocadas en las cámaras, siendo un aspecto que las diferencia de la competencia.

Y es que los megapixeles son indicio del tamaño de la imagen, más no de la calidad de ésta, por lo que siempre la prioridad debe ser hacia buenas tecnologías en lentes que Sony y Nokia entregan de forma casi asegurada en sus ofertas. Y si nos decantamos por otras marcas, modelos que superen los USD$200 seguramente nos darán también buenos resultados, pero ojo con los equipos más económicos, que generalmente sacrifican calidad de imagen para entregar otras características por bajo precio.

Aspectos que no interesan tanto…

No deberíamos estar haciendo esto, pero cuando la economía es factor, hay que sacrificar en algunos puntos a la hora de adquirir un equipo. Y seremos sinceros al respecto: hay características de las que podemos prescindir si nuestras prioridades son las enumeradas más arriba y andamos cortos de dinero.

Primero, podemos dispensar de un buen procesador central. Porque si damos con un equipo con Android 4.0, sólo tenemos que pedir un procesador de un núcleo y 1GHz de velocidad. Uno y uno. En serio. Con eso el sistema operativo de Google se mueve de sobra y podemos guardar algo de dinero para una mejor cámara o tamaño de pantalla. Lo decimos porque sí o sí intentarán venderte algo con 9001 núcleos, lo que no es necesario.

La misma regla se aplica para los equipos Apple y acá la recomendación es más simple: si vas a regalar iPhone, que sea el iPhone 4. Es un equipo con las prestaciones técnicas precisas, las tecnologías de última generación necesarias (Retina Display, buena cámara), buen diseño y se podrá actualizar a iOS 7 (aunque no lo recomendamos).

Por otro lado, seguramente tampoco necesitemos un súper diseño físico externo, ya que por algún motivo, a la gente de edad le encantan las fundas externas, por lo que podemos ahorrar dinero encontrando un buen modelo con Android 4.0, pantalla amplia y una bonita funda para proteger el dispositivo.

Finalmente, está el tema del 4G. A menos que tengamos un árbol de dinero, podemos obviar completamente esta característica. Porque el 4G no está siendo desplegado en todos los países de manera óptima y funciona con poca cobertura con planes mensuales de pago muy costosos. Y ya que las redes 3G andan lo suficientemente rápido y son estables, el 4G es dispensable.