Fuse - NB Labs

Fuse - NB Labs

por

Una buena propuesta que se ve opacada por diferentes fallas. El primer intento de Insomniac en el terreno cooperativo se queda a medias.

Plataformas: PS3 y Xbox 360 (analizada)
Desarrollador: Insomniac Games
Distribuidor:Electronic Arts

Cada vez estoy más convencido de que desarrollar un videojuego cooperativo representa una tarea titánica para cualquier estudio dentro de la industria, pues no basta con agregar la opción de completar el modo historia con uno, dos o tres amigos, sino que es menester diseñar mecánicas atractivas que desafíen al jugador a trabajar en equipo en vez de lanzarse por la gloria personal.

Por desgracia, Fuse es uno de tantos títulos que se ha quedado a medio camino en el cumplimiento de esta indispensable condición, y aunque cuenta con algunos elementos interesantes en su planteamiento, al final sus fallas son tan recurrentes que se convierten en algo difícil de ignorar. No obstante, el shooter en tercera persona desarrollado por Insomniac Games y publicado por EA no es un mal juego, pero para disfrutarlo hay algunos requisitos que deben ser cumplidos a plenitud.

Overstrike 9 entra en acción

Fuse pone a los jugadores al mando del equipo Overstrike 9, un grupo de mercenarios cuya misión es detener a una maquiavélica organización llamada Raven que ha estado utilizando una importante fuente de energía para desarrollar armamento de destrucción masiva. El nombre de esta substancia alienígena es (redoble de tambores) Fuse.

Como suele suceder en este tipo de juegos, la primera misión dentro de la trama se desarrolla tal y como el plan lo estipula; sin embargo, una serie de eventos desafortunados dan pie a que los héroes se trasladen a diferentes locaciones alrededor del globo para darle caza a la despiadada organización y acabar con sus macabros planes.

En total nos encontramos con seis capítulos principales divididos en seis locaciones diferentes, aunque en realidad el cambio entre una y otra es meramente estético. De hecho, no es difícil deducir cerca de la mitad del juego que los mapas apenas sufren algunos retoques en su arquitectura, lo que hace que la palabra “genérico” resuene en todas y cada una de las áreas.

Para ser justos, Fuse presenta ciertos elementos que rara vez encontramos en un juego del género cooperativo, como secciones de sigilo y escalada al estilo Uncharted, lo que le agrega cierta variedad a la fórmula; sin embargo, al final el resultado no es tan provechoso como quizá pudo haber lucido en papel.

Las secciones de sigilo quedan empañadas por la mala inteligencia artificial de los enemigos (de lo cual ampliaré líneas abajo) mientras que en las zonas de escalada vertical sólo basta con apretar un botón y redireccionar el stick para saltar de una plataforma a otra. No hay caminos alternos ni muchas razones para explorar. ¿Era realmente necesario agregar estas mecánicas tan poco pulidas? En absoluto.

Por supuesto que Fuse se queda lejos de ser un juego totalmente desperdiciado, ya que como mencioné al principio de la reseña, Insomniac se anota algunos puntos gracias a la precisión del control (todo lo que podemos esperar de un shooter en tercera persona) y a ciertas mecánicas que lo alcanzan a diferenciar sutilmente del resto. Tal es el caso de los protagonistas en turno.

IA: Ineptitud Artificial

El equipo de mercenarios Overstrike 9 está conformado por cuatro agentes de élite, cada uno con su arma especial fabricada con Fuse y una habilidad única para desplegar en el campo de batalla (la cual debe desbloquearse y mejorarse posteriormente ganando puntos de experiencia).

Como líder del equipo tenemos a Dalton Brooks, un renegado ex miembro de la organización Raven que con su Magnetoescudo puede crear barreras protectoras al mismo tiempo que desintegra a los enemigos a corta distancia. La habilidad especial de Dalton consiste en crear escudos estáticos para darles cobertura a los aliados en medio de los tiroteos.

En segundo lugar entra Isabelle "Izzy" Sinclair, una mujer con un pasado turbio que integra dentro de su arsenal un arma automática llamada Trituradora capaz de cristalizar a los enemigos para convertirlos en añicos. Como habilidad única, la pelirroja puede lanzar balizas de curación que resucita a los compañeros caídos, incluso si ella no se encuentra cerca del grupo.

Para complementar el lado femenino de Overstrike 9, el equipo cuenta con la presencia de Naya Deveraux, que con su Rifle de distorsión no sólo revienta a los adversarios al crear agujeros negros, sino que también le da la habilidad de volverse invisible por algunos momentos, lo que la convierte en la recluta ideal para realizar asesinatos discretos y moverse en las líneas enemigas sin ser detectada.

Cerrando el cuadro del escuadrón tenemos a Jabob Kimble, un ex policía de Los Angeles que con su Piroballesta puede prenderles fuego a sus enemigos a un rango considerable de distancia. La habilidad especial de Kimble no es tan llamativa como la del resto del grupo, aunque es muy útil cuando los enemigos llegan en grupos, ya que con solo apretar un botón el fuego contenido en la flecha se propaga hasta incendiar a los objetivos cercanos.

El hecho de tener a cuatro protagonistas con armas y habilidades distintas es un excelente incentivo para armar diferentes estrategias y trabajar en equipo. Sin embargo, hay varias inconsistencias que terminan echando por la borda las buenas intenciones de Insomniac Games.

Para empezar, el hecho de jugar Fuse de manera solitaria nos enfrenta a una insufrible inteligencia artificial que hace lucir a los compañeros como unos verdaderos inútiles, así que no esperen grandes despliegues de habilidades o un efectivo refuerzo a sus espaldas. Por fortuna se ha integrado la opción de cambiar de un personaje a otro con sólo apretar un botón, así que el resto de las armas especiales y habilidades no queda totalmente desperdiciado.

En ese mismo tenor, la actuación de los enemigos también es bastante decepcionante, y no precisamente porque su puntería sea mala, sino porque en ocasiones se quedan completamente estáticos para recibir su buena dotación de disparos. Este problema queda especialmente evidenciado cuando se utiliza la habilidad de invisibilidad de Naya, ya que basta con posicionarse detrás de un escuadrón de soldados para empezar a derribarlos sin que muestren el más mínimo interés por salvar su vida.

Lo anterior se compensa un poco dada la gran cantidad de enemigos que se presentan en una sola pantalla y las interesantes batallas contra los jefes en cada nivel, que logran romper un tanto con la monotonía y ofrecer un reto aceptable. Es una lástima que todo se reduzca de pasar del punto A al punto B y no se hayan tomado más riesgos entre jefe y jefe.

También creo que está claro que las intenciones del estudio desarrollador no eran crear un título para jugadores solitarios, pero es completamente impresentable el hecho de que la experiencia se convierta en un auténtico dolor de cabeza cuando no se está acompañado y se deposita toda la confianza en la deficiente inteligencia artificial.

Por otro lado, jugar con otras personas a través de la pantalla dividida o en línea mejora considerablemente la experiencia, pero para alcanzar a disfrutar el juego como se debe e ignorar un poco los evidentes errores se tiene que alcanzar un nivel de sincronía con el equipo que no se da de la noche a la mañana. Por eso es recomendable jugar acompañado por personas a las que realmente les interese trabajar en conjunto y no irse por su lado.

Será para la próxima

El trabajo gráfico en Fuse cumple satisfactoriamente, y en verdad me sorprendió no encontrarme con errores de programación que disminuyeran el atractivo visual. Claro que no es lo mejor que se haya visto en la todavía actual generación de consolas, pero por ese lado no tengo quejas mayores.

Lo malo llega en la construcción de los personajes, ya que si no encuentran los documentos biográficos ocultos en los diferentes escenarios bien podrían pasarse el juego entero sin conocer a fondo la historia de los protagonistas. Lo mismo pasa con la historia general del juego, que no se molesta en ahondar en detalles y deja al jugador con lo mínimo indispensable.

Los chicos de Insomniac Games han hecho un trabajo decente con Fuse, aunque las diferentes fallas que presenta el juego quizá los alienten a buscar otras opciones en el mercado. Como primer intento del estudio dentro del género cooperativo, el título es bueno a secas, pero no lo suficiente como para resaltar. Supongo que será para la próxima.

Lo imperdible
-La integración de las armas y habilidades especiales le dan cierta estrategia al juego
-El modo Echelon (horda) se vuelve bastante entretenido cuando el equipo trabaja bien

Lo impresentable
-Una inteligencia artificial, tanto amiga como enemiga, sumamente deficiente
-Monótono y sin substancia
-Prácticamente nulo desarrollo de los personajes
-Escenarios poco imaginativos y genéricos

¿Qué significa esto?