logo
Niubie Labs 21/06/2013

Dead Rising 3 – A primera vista #E3

Más zombis, más lugares por explorar, más sangre, más violencia, más de todo.

Este nuevo episodio de la saga Dead Rising sin duda tiene buena pinta: luce buenos gráficos, integra muchos zombis y agrega nuevas opciones de personalización; pero la dirección que ha tomado la franquicia es un poco diferente a la que vimos en la generación actual. Dead Rising siempre se caracterizó por ser un juego tipo “arcade” basado en las películas de George Romero y, a pesar de tener un grado de zombis y violencia muy exagerado, el propósito siempre fue el de hacernos reír más que el de preocuparnos por un sistema de juego estilo survival-horror. Para esta nueva entrega se ha optado por inclinar la balanza ligeramente hacia el lado del survival, aunque sin dejar de lado completamente la acción tipo arcade.

La historia de Dead Rising 3 toma lugar 10 años después de los eventos planteados en Dead Rising 2 en la ciudad ficticia de Los Perdidos. La historia relata las aventuras de Nick Ramos, un joven mecánico que ha logrado sobrevivir a la nueva invasión zombi que casi ha aniquilado a toda la población de los Estados Unidos.

Como se podrán dar cuenta por las imágenes, el juego ha dejado de lado los gráficos caricaturescos para dar paso a una atmósfera un poco más lúgubre, como si de verdad la ciudad hubiera quedado devastada y en el aire reinará el humo del caos. Esto es porque ahora lo que buscan los desarroladores es que de vez en cuando sientas un poco de nervios al verte rodeado con zombis come carne. Hay lugares donde no hay nada de luz, por ejemplo, en los sótanos de los edificios. En estos grandes corredores se pueden ocultar una gran cantidad de enemigos que solo están esperando que pases enfrente de ellos para atacarte, y mientras más ruido hagas, más zombis llegarán a reclamar su porción de carne fresca.

El sistema de combate es básicamente el mismo: tienes toda la libertad del mundo para recorrer Los Perdidos e ir tomando los ítems que consideres necesarios para sobrevivir, desde un simple tablón de madera hasta una moto sierra. Una de las novedades que presenta el juego es la opción de poder combinar prácticamente todas las armas entre sí para crear algo mucho más poderoso. Además, se te permite guardarlas en un locker para poder utilizarlas posteriormente dependiendo de la situación.

Aunado al repertorio de armas, esta vez también quisieron enfocarse en los vehículos no solo como un medio de escape sino como una herramienta de destrucción masiva para eliminar antropófagos. Piensa en un Grand Theft Auto pero con la diferencia de que los zombies se puede colgar de las puertas y atacarte mientras vas manejando.

Otra opción que estoy seguro muchos van a disfrutar es el modo cooperativo para dos jugadores vía Xbox Live. Con este nuevo componente cualquier persona o amigo podrá entrar de inmediato a tu juego, ayudarte a matar zombis y echarte la mano para progresar en la historia. Si tú eres el que va a ayudar a un amigo, las buenas noticias son que la experiencia que generes la podrás llevar de regreso a tu propio archivo.

Por si lo anterior fuera poco, Dead Rising 3 también hará uso de SmartGlass y de Kinect de una manera bastante creativa. Si te ves rodeado por muchos enemigos y necesitas distraer a uno o dos para abrirte camino, puedes gritarle a Kinect para que causar una distracción y aprovechar ese espacio libre para escapar. Será como si alguien les hablara por la espalda. En el caso de SmartGlass (tablet o smartphone compatible) podrás tener acceso a un menú más táctico, desde donde podrás llamar un ataque aéreo, solicitar ayuda de un drone e, incluso, desbloquear armas y misiones exclusivas.

Aún faltan muchos detalles por revelar de este juego, pero hasta ahora promete mucho. Si eres de los que piensa en comprar un Xbox One quizá podría considerar en darle una oportunidad.