Vice-presidente de Estados Unidos: No habría problemas en subir impuestos a juegos violentos

Vice-presidente de Estados Unidos: No habría problemas en subir impuestos a juegos violentos

Tras los sucesos que supuestamente vinculan los videojuegos con episodios de violencia, la mano derecha de Barrack Obama declaro que poner impuestos específicos es una alternativa.

Desde los lamentables incidentes del tiroteo en Sandy Hook los videojuegos han estado en el ojo del huracán. Tras un montón de dimes y diretes sobre este tema, una nueva declaración hace lo suyo, proviniendo directamente de las altas esferas de la Casa Blanca.

Recientemente el vice-presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró que legalmente no habría problema en subir los impuestos (o colocar un impuesto específico) a los videojuegos violentos. En una reunión sobre este asunto dijo lo siguiente:

“No existe restricción o problema en hacer esto (mayores impuestos a juegos violentos). No hay motivos legales por los cuales no se pueda pedir más impuestos en medios que exhiban mayor violencia”.

Lo que me preocupa además de las obvias consecuencias (mayores precios, que repercutirían en los consumidores y/o la posibilidad de ser emulado en otras partes del mundo… porque supuestamente es ‘una gran medida’) es el autor intelectual de la idea. En la mencionada reunión, el reverendo Franklin Graham mencionó que sería una buena idea subir los impuestos a los juegos más violentos, derivando parte de ese dinero a las victimas de las ramas como también para sus familias.

Mezclar armas y videojuegos en la misma frase es algo que, muy en lo personal, me violenta. Algo de esperanza queda ya que Biden mencionó que también le gustaría ver un estudio profundo sobre los verdaderos efectos de los videojuegos violentos en los jugadores, pero esto está perdiendo completamente el sentido común. Que una persona tenga el poder de estar tan presente en decisiones de carácter legal sin ser un psicólogo, sociólogo, político o abogado, creo que es un error.

A pesar que la idea no es nueva, que persista en el tiempo demuestra un fuerte desconocimiento del mercado de los videojuegos, no saber sobre el área que desean afectar y/o legislar. Juegos violentos más caros… ¿para qué? ¿para que los niños no los compren? Ellos no lo hacen, lo hacen sus padres o jugadores adultos quienes -a diferencia de gran parte de esos padres- realizan compras informadas y responsables. Peor aún, esta medida cohibirá a más de algún desarrollador o estudio, pensando en las potenciales ventas perdidas por factor precio y condicionando su visión creativa. Ya veremos qué sucede con todo esto y, de hacerse efectivo, las consecuencias tanto dentro como fuera de USA.

Lo he dicho otras veces y lo repito aquí: Este no es el siglo XXI, el futuro esplendoroso que me vendieron cuando niño.

PD: Todos hablando de videojuegos, nadie de armas ni su control.

Link: Biden: No legal problem with taxing violent games (Gamespot)