Las ciudades del futuro que imaginamos en el pasado: De utopías y avances tecnológicos

Las ciudades del futuro que imaginamos en el pasado: De utopías y avances tecnológicos

Hubo un tiempo en que nuestros antepasados imaginaron el futuro. ¿Llegó de la misma forma, igual o peor? Un recorrido por los artículos dedicados a las distintas sociedades que imaginaron el futuro y los avances de la humanidad.

¿Por qué estamos pensando constantemente en el futuro? La respuesta podría estar escondida entre la curiosidad y la superación. Como en muchas otras especialidades, el punto de vista tecnológico utiliza la innovación como un pilar fundamental para evolucionar, innovación que suele ser motorizada en gran parte por la imaginación y la creatividad.

Si a esto le agregamos la constante necesidad del hombre de pensar que todo lo que existe podría hacerse aún mejor, o pensando como orientales, más barato y más pequeño, es lógico que este modo de pensamiento también haya sido aplicado a imaginar ciudades del futuro enteras y con todos sus servicios. Dependiendo de cual fuera el punto de vista o el mentor de la visión, estas ciudades han tenido características particulares y muy distintivas, tanto las pensadas por profesionales de la tecnología o la ciencia, como la líderes de naciones que ansias de inmortalidad.

Durante varias semanas presentamos artículos relacionados con la visión de futuro de algunas ciudades destacadas en tiempos que marcaron sus identidades, tanto para evolucionar como para marcar un quiebre y comenzar de nuevo. También hablamos de proyectos curiosos y no exentos de polémica y finalizamos con una colección de imágenes del futuro pensadas por hombres de principios del siglo XX, una etapa de la historia moderna que fue una bisagra para la evolución social, tecnológica y política de la humanidad.

U.R.S.S

La Unión Soviética sale de la Segunda Guerra Mundial con un panorama muy particular. Por una lado, una victoria pírrica sobre la Alemania Nazi, que les costó cerca de 27 millones de personas entre soldados y habitantes. Por otro, un gobierno comunista fortalecido por la victoria y con el ideal de perpetuarse en el poder por cientos de años.

Esta combinación de éxito y consolidación política logró que en muy pocos años y con un gran esfuerzo, el país más grande de Europa y Asia se convirtiera en una potencia mundial y a la vanguardia tecnológica, a pesar de Estados Unidos, su principal rival por el cetro del país más poderoso del mundo. En este contexto se destacaron los Pioneros, clubes de jóvenes interesados por las ciencias y la tecnología que imaginaron una futura madre patria conquistando los cielos, el espacio y las profundidades del mar con equipamiento de avanzada tecnología.

Link: Ciudades del futuro imaginadas en el pasado: U.R.S.S.

Alemania Nazi

La mejor forma de explicar las visiones de una figura como Adolfo Hitler es entendiendo el concepto de megalomanía, estado que caracterizó a muchos personajes de la historia de la humanidad, que intentaron inmortalizarse a través de la arquitectura.

En el caso de la poderosa Alemania Nazi que Hitler pretendió convertir en el Reich de los Mil Años, el brazo ejecutor de gran parte de este proyecto fue el arquitecto Albert Speer, quien trabajó en el proyecto de una nueva nación.

Albert Speer dejó fascinado y a sus pies a Hitler (admirador de los imperios de la antigüedad) presentando su proyecto arquitectónico con el concepto del “valor de la ruina”, una definición que buscaba diseñar edificios y monumentos que al destruirse se convirtieran en ruinas estéticamente agradables luego de miles de años. En paralelo a este proyecto, miles de ingenieros y constructores bajo el ala del Reich convertían a Alemania en una potencia casi invencible promoviendo nuevas tecnologías, principalmente en el ámbito militar.

En 1941, se lanzaron una serie de libros para niños que mostraban el promisorio futuro. El “Durch die Welt weite vol. XIX” (que podría traducirse como “A través del amplio mundo”), era uno de ellos, y estaba ilustrado con una serie de pósters que mostraban algunos de los avances que se podrían disfrutar en el futuro de un proyecto de nación que su propio líder llevó a la ruina.

Link: Ciudades del futuro imaginadas en el pasado: Alemania Nazi

Proyecto Venus

¿Por qué este proyecto siempre ha resultado tan interesante como polémico? Quizás, las contradicciones que presenta un concepto utópico de “comenzar desde cero” hayan hecho que el Proyecto Venus perdiera credibilidad a lo largo del tiempo, a pesar de su solidez como idea de futuro.

Jacque Fresco y su esposa Roxanne Meadows, dos estadounidenses que decidieron ir tras el sueño de una nueva sociedad más perfecta y sustentable bajo el nombre de Proyecto Venus (Venus Project) fueron los mentores de este idea que tenía como objetivo lograr que los recursos de la Tierra se convirtieran en patrimonio de toda la humanidad en un sistema de iguales, sin ricos, pobres, delincuencia ni competencia.

Link: Ciudades del futuro imaginadas en el pasado: Proyecto Venus

El año 2000

La curiosidad de los grandes artistas e inventores de fines del siglo XIX y principios del XX lograron algunos conceptos muy interesantes para los avances que vendrían después. Entre estos artistas, se destacó un ignoto francés de nombre Albert Robida, ilustrador e inventor que según los especialistas podría ser comparado con Julio Verne, con el valor agregado de que Robida integró los avances extraordinarios pensados por Verne a la vida cotidiana, e incluso sus usos y costumbres (salidas sociales, vacaciones, sobrepoblación, entre otros) así como también la integración de la mujer como un actor más en la sociedad victoriana.

También hubo otros ilustradores del futuro, seguramente no por casualidad, en tiempos en que la sociedad sentía gran curiosidad por el porvenir, aunque no estaban preparados para la forma atroz en la que llegaría, con dos grandes guerras mundiales en menos de 50 años.

Link: Ciudades del futuro imaginadas en el pasado: El año 2000