Japón planea diseñar un reemplazo más potente para su superordenador K-Computer

Japón planea diseñar un reemplazo más potente para su superordenador K-Computer

por

El país del sol naciente, busca recuperar el prestigio que tuvo hace dos años, cuando el K-Computer fue declarado el superordenador más potente del mundo. No desea tampoco, quedar detrás de la China.

El gobierno japonés está a punto de solicitar financiamiento para diseñar un clúster de exascale computing, de alto rendimiento (HPC) para reemplazar al K-Computer.

El término exascale computing, se refiere a un sistema computacional capaz de lograr al menos un exaFLOPS (FLOPS=FLoating-point Operations Per Second). Un exaFLOPS equivale a 10 elevado a la potencia 18 FLOPS.

El término clúster (del inglés cluster) se aplica a los conglomerados de computadoras construidos mediante la utilización de hardware común y que se comportan como si fuesen una única computadora.

El K-Computer de Japón, que ocupó brevemente el primer lugar en la prestigiosa lista de los Top 500, fue el primero en dar a conocer públicamente un clúster HPC de 10 petaflops. Actualmente, los Ministerios Japoneses de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología, están preparando su solicitud de financiación para la creación de diseños conceptuales para su sustitución.

Cabe hacerse la pregunta de qué harán los japoneses si logran nuevamente poseer el supercomputador más veloz del mundo. Hace varios meses, la empresa Fujitsu, que diseñó el K-Computer, hizo esta pregunta en el siguiente video: “¿Qué harías con el supercomputador más potente del mundo?”

El periódico japonés Yomiuri Shimbun, afirma que el coste de desarrollo del primer clúster exascale del país, será de 110 mil millones de yenes (US$ 1100 millones), que es aproximadamente, lo mismo que costó el desarrollo del K-Computer.

Para países como China y Japón, los clústeres HPC, como el K-Computer, son símbolos de orgullo nacional y se utilizan para demostrar la capacidad tecnológica del país.

El K-Computer utiliza chips SPARC realizados por el fabricante japonés Fujitsu, que utiliza un diseño personalizado. Los clústeres HPC chinos están utilizando cada vez más, chips diseñados y fabricados por empresas chinas. Hay un deseo profundo en estos países, de crear su propia tecnología de alto calibre, sin depender de las grandes empresas occidentales.

Los fabricantes de chips, en particular Intel, habían hablado bastante de llegar a la marca de rendimiento exascale. Con Intel diciendo que su objetivo es alimentar un clúster HPC exascale para el año 2020, sería seguro decir que los investigadores japoneses también están trabajando dándose un plazo similar en caso de recibir la financiación.

De lo que conocemos de la cultura japonesa, podríamos atrevernos a afirmar que es muy probable que el gobierno nipón logre obtener dicho financiamiento, ya que se trata de una cuestión de orgullo nacional.

Link: Japan plans to design an exascale replacement for its K computer (theinquirer.net)

También pueden comentar en nuestro foro.