Hackers sudafricanos expusieron la identidad de más de 15.000 soplones de la policía

Hackers sudafricanos expusieron la identidad de más de 15.000 soplones de la policía

Según los activistas, esto fue como protesta por el asesinato de 34 mineros por parte de la policía sudafricana en agosto del año pasado.

Una gran polémica se originó en Sudáfrica esta semana luego de que un grupo de hackers bajo el seudónimo colectivo de Domainer –y que aseguran pertenecer a Anonymous– hackeó el sitio web de la policía sudafricana y publicó la identidad de 15.767 sudafricanos que han delatado crímenes manteniendo su identidad en secreto (más conocidos coloquialmente como ‘soplones’).

Los hackers publicaron una lista en un sitio web con los nombres de usuario y contraseñas de unos 40 funcionarios de la policía, pero también los nombres, números de teléfono, direcciones de correos electrónicos y números de identificación nacional de soplones de la policía que creían que estaban entregando sus datos de forma confidencial y anónima al sitio web desde el año 2005.

Las acusaciones van desde violaciones en Durban a brutalidad policial en Puerto Elizabeth. También se encuentran en las listas gente común sudafricana que solicitó ayuda en delitos menores como robo de automóviles o bares ilegales, o personas que se quejaron del comportamiento policial como su lentitud en las respuestas ante emergencias“, afirmó Enca, el medio sudafricano que reveló la filtración.

¿Por qué filtraron esa información?

Según Domainer, esto fue un mensaje a la policía sudafricana respecto a su responsabilidad de los datos que poseían: “¡Tan solo hemos demostrado que no cumplen con su propio Código de Conductas!“. Afirmaron vía Twitter, donde también explicaron que fue debido al asesinato por parte de la policía de 34 mineros que protestaban en una mina de platino.

Los activistas anónimos se defendieron de poner en riesgo la vida de inocentes asegurando que solo han dado a conocer información de quejas de la ineficacia policial o denuncias de delitos menores. Sin embargo, medios sudafricanos ya han dado a conocer la preocupación de personas que acusaron, por ejemplo, la tardanza en la investigación de la violación de una niña de 14 años.

Pese a que no es la primera vez que recae sobre la policía sudafricana graves acusaciones de violencia desmedida que terminan en asesinatos, el potencial daño colateral a víctimas inocentes es demasiado grande. Al fin y al cabo, ahora muchos criminales saben hasta donde viven sus anónimos delatadores.

Link: Tipsters exposed after South Africa’s national police force hacked (The Register)