A Primera Vista: Tales of Xillia

A Primera Vista: Tales of Xillia

por

La nueva entrega de la serie Tales of llega con varias novedades que seguro llamarán la atención de propios y extraños.

Parece que se ha convertido en toda una tradición traer a occidente aquellos RPGs que salieron hace semanas, meses e incluso años en la tierra del Sol naciente, pero esta vez el juego en cuestión no es un completo desconocido para la comunidad jugona: se trata de Tales of Xillia, el penúltimo integrante de la serie creada por Hideo Baba, que llega dos años después de su lanzamiento original a este lado del globo.

Como siempre, los jugadores que han seguido de cerca la franquicia de Namco serán los más expectantes a este lanzamiento, aunque quizá los nuevos adeptos, amantes del rol japonés, encuentren razones suficientes para sumarse a este mundo.

El relato de Tales of Xillia toma lugar en Liese Maxia, una tierra donde humanos y espíritus viven en armonía a través de una relación simbiótica, es decir que se necesitan mutuamente para sobrevivir. Sin embargo, un misterioso mal ha empezado a drenar el maná de las personas y causar serios desequilibrios en el delicado balance del mundo, por lo que dependerá de los héroes en turno descubrir la causa de este fenómeno y darle solución antes de que sea demasiado tarde.

Aquí entran a escena los dos protagonistas del cuento: Jude Mathis y Milla Maxwell. El primero es un estudiante de medicina que lleva una vida tranquila haciéndose cargo de las responsabilidades del hospital; mientras que la segunda se presenta como una misteriosa mujer que puede invocar a los espíritus de los elementos.

Por primera vez en una entrega de la serie, el jugador podrá escoger de entre dos personajes para iniciar la historia, cada uno con eventos exclusivos y perspectivas diferentes de ciertos acontecimientos, aunque sobra decir que la trama une sus caminos desde muy temprano en la aventura.

Esta característica también sirve para introducir un nuevo sistema de pelea que sin duda se percibe como una bocanada de aire fresco: el Double Raid Linear Motion Battle System, que básicamente crea vínculos entre dos personajes dentro de la arena de pelea para combinar fuerzas y desatar poderosos ataques. Desde luego que los viejos comandos estarán de regreso, por lo que el jugador podrá moverse libremente por los escenarios y atacar con golpes simples, habilidades especiales y artes (el nombre que se le asigna a la magia dentro de la serie Tales of).

El sistema de vinculación por parejas tiene varias posibilidades, pues las combinaciones pueden hacerse entre los seis personajes disponibles dentro del juego, que ahora podrán intercambiar lugares en plena batalla sin entorpecer el ritmo.

También conviene apuntar que todos los ataques tendrán diferentes efectos, que comprenden atacar, proteger o curar, y para obtener los mejores resultados es mejor saber qué hace cada uno. Con apenas un par de horas de juego no pudimos indagar en todas las opciones que nos presenta este añadido, pero al menos comprobamos su efectividad en varias batallas.

Como es costumbre, con cada pelea ganada se irán sumando puntos de experiencia, que servirán para acceder a nuevas habilidades dentro de un sistema llamado Lillial Orb. Este tiene pinta de telaraña y se asemeja bastante al esquema empleado por Final Fantasy X, en el que se tienen que llenar espacios, uno por uno, para acceder a la próxima casilla.

Ahora bien, en términos de exploración, Tales of Xillia también presenta algunos cambios importantes con respecto a sus antecesores, ya que para esta entrega los desarrolladores se han decantado por escenarios más realistas e interactivos. Por ejemplo, cuando salimos a campo abierto en Tales of Vesperia, la perspectiva de la cámara cambia y el personaje sufre algunas modificaciones.

En Xillia, la perspectiva que tenemos cuando recorremos un pueblo se conserva para los espacios abiertos, donde hay lugares para escalar, huecos por explorar y otros componentes que potencian la exploración considerablemente. A esto añadan que la cámara puede controlarse con total libertad y se convierte en un apetitoso platillo que seguro tomará varias horas de su vida para terminar.

La presentación del juego continúa con el esquema de combinar secuencias de anime para presentar eventos importantes dentro de la trama, y aunque su calidad no le llega a otros hermanos de género como Ni No Kuni, lo que pudimos jugar no se ve nada mal. Por desgracia, el audio sólo estaba disponible en inglés sin opción de cambiarlo a japonés, y lo más probable es que en la versión final del juego las cosas no cambien mucho, aunque al menos presenta la posibilidad de tener subtítulos en español.

Otra de las quejas que tenemos es el control fuera de las batallas, y no precisamente por su simpleza, sino porque se siente un evidente input lag o retraso cada vez que se mueve la cámara. Quizá se trate de una exageración cuando hablamos de un RPG, pero créanme que en cierto punto es molesto.

Hasta ahora, Tales of Xillia se presenta como un digno representante de la serie creada por Hideo Baba, y estoy seguro que la versión final no decepcionará a los seguidores. Ya veremos si su lanzamiento el próximo mes de agosto genera las olas suficientes como para que Namco considere traer a este lado del charco la segunda parte, que lleva circulando en Japón ya varios meses.

Tales of Xillia llegará el próximo 6 de agosto a las tiendas como una exclusiva para la PlayStation 3. Además, Namco Bandai anuncio que las primeras copias incluirán un DLC exclusivo que consiste en un traje especial para los protagonistas Jude Mathis y Milla Maxwell.