Review: Seagate Wireless Plus

Review: Seagate Wireless Plus

por

Un disco duro externo que permite acceder a sus datos desde PCs, teléfonos inteligentes o tabletas mediante una conexión WiFi interna.

A nuestras manos llegó el disco duro externo Wireless Plus del fabricante Seagate, dispositivo que promete traer consigo bastante más que sólo almacenamiento masivo y que integra novedosa tecnología para aquello, permitiendo al usuario compartir de manera inalámbrica sus archivos con smartphones, tabletas y PCs en cualquier momento y lugar, haciendo uso de una red inalámbrica WiFi propia que sirve como puente para mover datos desde el disco a otros gadgets.

Más allá de las características técnicas que poco tienen que decir en esta clase de ofertas, nos enfocaremos en la experiencia de usuario y facilidad de operación que ofrece el Wireless Plus, en busca de revelar si las promesas del fabricante realmente se cumplen en la práctica y por su puesto, averiguar acaso si vale la pena hacer una inversión en este producto.

Especificaciones técnicas

  • Nombre del producto: Seagate Wireless Plus (1AYBA2).
  • Precio: USD$200 en Estados Unidos.
  • Capacidad: 1TB.
  • Interfaz de conexión: USB 3.0, WiFi.
  • Dimensiones: 127 x 89 x 19,9mm.
  • Peso: 256 gramos.
  • Accesorios: Cable USB 3.0, cargador USB-DC.
  • Batería: Integrada, hasta 10 horas de autonomía energética.

La promesa del producto

La oferta que hace Seagate es la de otorgar 1TB de almacenamiento externo en un disco duro que además de conectarse mediante un cable USB 3.0 a la computadora, posee antena WiFi para crear su propia red privada y compartir los archivos con teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras.

En todos los casos sólo basta con conectar alguno de estos dispositivos a la misma red WiFi que está generando el disco duro, para luego ingresar al navegador web y acceder a una interfaz de usuario gráfica que permite descargar y visualizar toda clase de contenidos.

Además de aquello, en sistemas operativos móviles Android y iOS está disponible una aplicación que sirve para la misma función, corriendo de manera más fluida que la interfaz para el navegador web.

Diseño

Antes que todo y al tomar el dispositivo en nuestras manos, sorprende lo ligero en peso que es. Con 256 gramos no puede ser más fácil de transportar, aportando a aquello sus reducidas dimensiones (127 x 89 x 19,9mm), colocándolo en la categoría de discos externos pequeños y simples.

Simple porque su color es un sobrio gris y la carcasa no posee más adornos que el logo de Seagate impreso, unos stickers en la parte posterior, el botón de encendido/apagado y un par de pequeñas luces que indican el estado de funcionamiento del dispositivo: una luz para ver si está prendido y otra para comprobar que la red WiFi esté arriba.

En la imagen principal vemos al disco con su cable USB 3.0 conectado en la parte posterior, añadiendo un poco más de tamaño para cuando estemos transfiriendo archivos con la computadora. Pero si lo retiramos, nos deshacemos del conector gris grande que viene añadido y ganamos incluso más espacio para guardarlo en algún lugar de la mochila e incluso un bolsillo grande del pantalón.

En cuanto a la calidad de fabricación, sólo tenemos buenas palabras para una estructura que si bien está hecha de plástico, se armó correctamente gracias a su base de una sola pieza de material que no se dobla ni cede a las presiones, cubierta por la tapa gris claro pulida en un diseño que minimiza la cantidad de piezas requeridas para su armado.

Instalación

Entrando en tierra derecha, veremos qué tan fácil (o difícil) es echar a andar el disco duro. Lo primero es cargar su batería, porque claro, tiene batería integrada. Luego, viene el segundo paso que es copiar archivos.

En sistemas operativos Windows el proceso es fácil, pues sólo tenemos que conectar mediante el puerto USB 3.0 para ver una ventana del explorador de archivos ue nos permitirá arrastrar contenido hacia nuestra unidad, tal como cualquier otro disco externo o un pendrive.

En Mac OS X se nos complica un poco la cosa, ya que la plataforma no puede escribir en un disco que viene formateado bajo el sistema de archivos NTFS como este Seagate, por lo que tendremos que instalar el programa Paragon NTFS for Mac OS X que afortunadamente viene en un archivo .dmg dentro del disco duro que tenemos en las manos. Cabe destacar que el programa es pagado y la licencia en la versión incluida en el Wireless Pro sirve sólo para transferir datos entre el Mac y discos marca Seagate, siendo bastante restrictiva en dicho sentido. Una vez hecho aquello, ya podemos mover archivos utilizando el Finder.

En el caso que tengamos teléfonos móviles o tabletas desde donde queramos acceder a los datos del disco en forma inalámbrica, tendremos que descargar la aplicación Seagate Media desde la tienda de apps respectiva e instalarla. Para iOS de Apple en este vínculo y para Android de Google por este otro enlace.

Experiencia de uso

Una vez hecho lo anterior, veremos cómo se accede a los datos de manera inalámbrica utilizando el WiFi integrado en el disco duro externo.

Al presionar el botón de encendido, el dispositivo crea automáticamente y sin mayor intervención una red WiFi propia para conectar otros gadgets y acceder sin cables a la información para copiarla e incluso reproducirla en el caso que sean datos multimedia como fotos, música y videos. Para esto, en computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes hay que conectarse a la misma red WiFi creada por el disco Seagate, abrir el navegador web e ingresar cualquier URL, la que en estricto rigor es http://172.25.0.1. Esto nos lleva a una interfaz web desde donde podemos tomar toda clase de acciones con los archivos:

La interfaz gráfica es bastante atractiva y la navegación muy simple, teniendo acceso no sólo a los documentos sino que además a opciones de configuración del disco duro, donde también podemos establecer una contraseña para la red WiFi a modo que extraños no accedan a nuestros datos sin permiso:

Como ya dijimos, si tenemos contenido multimedia podemos reproducirlo directamente desde la misma pantalla, sean fotografías, videos o música, los que aparecen en el mismo navegador sin necesidad de instalar algo adicional. En el caso de la música en particular, podemos hacer “play” a un archivo y se abrirá un reproductor integrado, tras lo cual podemos seguir navegando por el directorio de datos en el disco duro mientras continúa el sonido de fondo:

Además, al estar conectados mediante WiFi al disco duro tendremos que perder nuestra conexión a Internet si estamos anclados a la red interna que proporciona Seagate. Sin embargo, de todas maneras podemos entrar en forma paralela a Internet sin la necesidad de salir del explorador de archivos, lo cual se logra desde esta misma pantalla tal y como si lo estuviéramos haciendo desde la computadora:

Desde un teléfono móvil o tableta

Otra de las características que se promocionan es la posibilidad de gestionar los datos del disco a través de un dispositivo móvil con sistema operativo Android o iOS. Como ya dijimos, basta entrar al navegador web para lograr aquello, tal como en el PC, sin embargo, Seagate dispone de una aplicación nativa para hacer más fluidas las cosas y la navegación sea más expedita.

Desde la app llamada Seagate Media podemos hacer exactamente lo mismo que en la interfaz web, con opciones para la reproducción y copia de archivos, además de la configuración de la red y el acceso a Internet complementario mientras se navega por el dispositivo de almacenamiento externo:

Conclusión

En definitiva, el Seagate Wireless Plus funciona sin complicaciones y mejor de lo que esperábamos, al reducirse al mínimo las tareas de configuración que debe hacer el usuario para acceder a su característica más importante: la conectividad inalámbrica vía WiFi.

La implementación de la interfaz web funciona sin problemas y se resuelven varios puntos que podrían haber sido problema al momento de idear esta clase de productos, como puede ser el acceso a particiones NTFS vía Mac OS X o la conectividad a Internet cuando utilizamos la red interna WiFi que provee el disco.

Lo Bueno

  • Excelente calidad fabricación.
  • Portátil y liviano.
  • De fácil configuración y acceso.

Lo Malo

  • El cable conector USB tiene una terminación de gran tamaño.
  • Por el precio se podía esperar mayor capacidad.