España: Orange y Vodafone quieren que se obligue a Telefónica a cooperar en el despliegue de fibra óptica

España: Orange y Vodafone quieren que se obligue a Telefónica a cooperar en el despliegue de fibra óptica

La guerra por la fibra óptica en España puede provocar que el gobierno tenga que intervenir.

La fibra óptica en España está ahora mismo en una explosión de usuarios, pero sólo por parte de Telefónica que mediante Movistar está cableando las poblaciones más importantes de fibra óptica, haciendo pasar así a una población que se quedó estancada en los 20Mbps que se suelen promocionar para casi siempre tener una media de 15 o 16 Mbps mediante ADSL. Telefónica atacó el mercado con la inversión multimillonaria de fibra óptica y convirtiendo las, ahora lentas líneas de ADSL, en conexiones de 100 Mbps.

El despliegue de la fibra óptica y de FTTH hasta hace bien poco era cosa de pequeñas operadoras, pero Telefónica empezó con una táctica muy agresiva de cablear y hacer instalaciones en edificios de fibra hasta el hogar, que es una parte bastante costosa y difícil de hacer ya que no todos los edificios tienen instalaciones para tirar un cable como tantos vecinos existan para que se pueda hacer una futura conexión.

Aquí es donde la unión entre las operadoras Orange y Vodafone entra en conflicto con Telefónica. Si tenemos en cuenta que la instalación de fibra en edificios es costosa y se debería compartir si ya está puesta por otra empresa, es normal que Orange y Vodafone estén dispuestas a llevar a Telefónica al organismo regulador por no colaborar.

Telefónica está obligada a compartir ¿a qué precio?

«Vodafone y Orange solicitan en su escrito que la CMT obligue a Telefónica a negociar de inmediato y a concluir antes del 1 de junio de 2013 un acuerdo recíproco de acceso a verticales, observando lo dispuesto en la Resolución de la CMT de 12 de febrero de 2009.»

Si todas las operadoras de acceso a Internet llegasen a un acuerdo amistoso en el que prometen que si una de ellas instala fibra en un edificio, cualquier otra operadora podrá usar esa misma instalación para ofrecer sus servicios, también existe el riesgo de que se dé el caso contrario en cualquier otro momento. Se trata de evitar dar problemas a los vecinos, de dar un buen servicio pero sobre todo de ahorrar costes en estas empresas.

Sí, Telefónica esta obligada a colaborar con estas instalaciones como la CMT dispuso en 2009, como operadora dominante teniendo el 90% del mercado significa un ahorro por parte de otras operadoras como Orange o Vodafone muy importante. Y aunque es evidente que se han establecido conversaciones, parece que Telefónica está negociando muy duro para evitar tener que hacer algunos sacrificios, que obligarían a invertir para hacer instalaciones en lugares que para ellos no serían rentables.

Es evidente que cuanto más se retrase este acuerdo, es mejor para Movistar. Gracias a Movistar Fusión (teléfono fijo, móvil y Fibra en una misma factura), Telefónica ha logrado alcanzar una gran popularidad y hasta algo que parecía impensable, ha mejorado su visión como marca en estos últimos meses.

Cuanto más se retrase el acuerdo, al que Orange y Vodafone ponen como fecha el 1 de junio de 2013, más usuarios de otras operadoras pasarán sus líneas a Movistar.