FW Pregunta: ¿Es el libro de papel el vinilo del futuro?

FW Pregunta: ¿Es el libro de papel el vinilo del futuro?

Cabe la posibilidad que más adelante al pensar en un libro pensaremos en su versión digital, y ya no en las hojas de papel.

Los vinilos son piezas que hoy en día están prácticamente en manos de los coleccionistas, que por la fidelidad del audio y por valor nostálgico los guardan y reproducen, mientras el resto de las personas se ha trasladado al streaming y a la música digital. Hoy en el día Internacional del libro, nos preguntamos si el libro también está transfiriéndose definitivamente de formato, dejando al papel para los coleccionistas.

Los libros de papel, si bien sirven para leer, también tienen valor decorativo y nostálgico. El digital no se puede poner en una repisa para que los demás vean en tu casa qué clase de literatura te gusta, y aunque los puedes lucir en Facebook o en Amazon no es lo mismo.

Por otro lado, con el papel te aseguras de que el libro es tuyo y podrás prestarlo, regalarlo, revenderlo o lo que sea sin temor a que alguien te persiga por el copyright, que en las ediciones digitales se pone cada vez más complicado.

Sin embargo, los libros de papel pueden ser bastante pesados, lo que no los hace muy prácticos cuando queremos ir de viaje y no sobrecargar el equipaje. Las ediciones de bolsillo pueden ser frágiles y terminar “como repollos” después de una lectura, mientras que las ediciones de tapa dura pueden llegar a pesar un kilo, haciendo un desafío para los brazos leer por mucho tiempo.

El costo y el acceso han sido los que por el momento han limitado la adopción de los libros digitales en el mundo, pero cabe la posibilidad que más adelante al pensar en un libro pensaremos en su versión digital, y ya no en las hojas de papel que nos han acompañado por tanto tiempo. Tal como cuando piensas en música, ya no te imaginas un disco o un cassette.

¿Tienes un lector digital? ¿Cuál ha sido tu experiencia?