United Front Games no quería que el proyecto Sleeping Dogs se llamara True Crime

United Front Games no quería que el proyecto Sleeping Dogs se llamara True Crime

Además, recordaron lo extremadamente complejo que fue arreglar un nuevo contrato para continuar con el juego.

Prácticamente ya todos conocemos la historia de Sleeping Dogs, el juego que originalmente iba a ser True Crime Hong Kong y que antes de eso era un proyecto para crear una nueva franquicia. La historia cuenta que cuando Activision se hizo con el financiamiento del juego, le puso la marca True Crime encima, y cuando lo cancelaron, obviamente que hubo que quitarla.

Sin embargo, hay varias aristas de Sleeping Dogs que se vienen a conocer recién ahora, en un interesante y extenso artículo publicado por Edge. En él, uno de los mandamases de United Front Games cuenta por que no querían que originalmente el juego tuviera la marca de True Crime: “Cuando llevábamos un año de trabajo en lo que en ese tiempo se llamaba ‘HK’, Activision nos dijo que quería ponerle el nombre True Crime. Y no era algo que nos entusiasmara mucho”, dice Jeff O’Connell, productor senior. Esto, porque creían que la franquicia no era recordada precisamente por su calidad.

Pero al ser Activision los dueños de prácticamente todo, no quedaba más remedio. Por lo mismo, muy sorpresiva fue la situación cuando desde la compañía simplemente cancelaron el juego. Y el problema mayor para United Front Games era que nada les pertenecía, excepto el motor que habían creado ellos mismos desde cero. El productor ejecutivo, Stephen Van Der Mescht, recuerda lo complicado que fue ir y firmar un contrato con alguna de las varias editoras que estuvieron interesadas en el juego:

“Solo éramos dueños del motor y nada más. No del contenido. Así que para cualquier nuevo acuerdo [con otra compañía], Activision tenía que estar presente en el proceso, tenían que licenciar todos los recursos; todo era increíblemente complejo. Los nuevos contratos tenían que moverse entre tres partes. Fue la negociación más compleja en la que he estado”.

Afortunadamente, todo llegó a buen puerto y lo que recibimos con el nombre de Sleeping Dogs fue producto de varios años de trabajo y sufrimiento por parte de la gente del estudio. Y el mismo Van Der Mescht dice que este es el juego que más lo llena de orgullo: “El viaje que fue hacer el juego, las dificultades por las que pasamos, la sensación personal de seguir adelante cuando parece que nadie cree en lo que haces… nunca he estado tan orgulloso de haber terminado un proyecto”.

Sleeping Dogs es un juego muy bueno, que los fanáticos de los sandbox no deberían dejar pasar. Suerte que se terminó y salió a la venta.

Link: The making of Sleeping Dogs (Edge)