NB Opinión: De Tomb Raider, Hitman: Absolution, y las cuentas de Square Enix

NB Opinión: De Tomb Raider, Hitman: Absolution, y las cuentas de Square Enix

La salida de Yoichi Wada parece la consecuencia de una serie de pésimas decisiones de la compañía japonesa.

En el reciente informe financiero de Square Enix, hubo una sección especial para títulos como Sleeping Dogs, Hitman: Absolution, y Tomb Raider. Y los tres salieron al baile por el mismo motivo: ninguno cumplió las expectativas de ventas que la compañía tenía puestas en ellos. Más importante aún, el desastre generalizado de Square Enix ha desembocado en la salida de Yoichi Wada como CEO.

Las lecturas para esta situación son varias. A falta de los números finales que se conocerán recién en mayo, llama la atención que, con toda la calidad de los tres juegos mencionados, cada uno de ellos quedara por debajo de lo que se esperaba por parte de su compañía madre. Los tres títulos tienen varias cosas en común: son producciones tipo “AAA”, y su calidad como productos está fuera de toda discusión. Aún así, las expectativas parecen demasiado altas, ya que mover 15 millones de unidades entre los tres se antoja excesivo.

En el estado actual de la industria, con vender 3 millones de copias (los números de Tomb Raider y Hitman) no se puede hablar precisamente de números bajos; ya quisieran otros publishers mantener esas cifras. Por otra parte, estos tres juegos son parte de la “rama occidental” de Square Enix -Eidos Interactive de por medio-, y si bien no tienen el status legendario de Final Fantasy, son los que a día de hoy mantienen a la compañía presente en las grandes ligas.

No hay que ser mago para notar que ningún Final Fantasy de esta generación ha estado a la altura. Final Fantasy XIII podría considerarse como “decente”, pero su recepción estuvo totalmente polarizada. Menos feliz es el caso de Final Fantasy XIV, un juego que ha sido desarrollado dos veces, y que muy seguramente ha generado pérdidas groseras dentro de Square Enix. Por otra parte, ¿dónde diablos está Versus XIII después de siete años de desarrollo?

Jade Raymond decía ayer mismo que el mercado actual tiene poco espacio para grandes producciones, no más de una decena al año. Los números no dejan de darle la razón, y más todavía cuando están frescos los casos de THQ y John Riccitiello. Sin embargo, la situación también habla de que parece necesario un reajuste en los presupuestos y las pretensiones de quienes publican grandes juegos. Las ventas anuales de Call of Duty solo las puede lograr Call of Duty, valga la redundancia. También un Grand Theft Auto, pero en Take Two y Rockstar parecen tener la película más clara al lanzar un nuevo GTA recién cinco años después del anterior.

No puede ser que Tomb Raider sea un fracaso para Square Enix después de haber vendido un millón de copias en apenas 48 horas. No se sabe si dicas cifras le significan a la compañía perder dinero, quedar en cero, o simplemente ganar menos de lo esperado. En el primer caso, podríamos hablar de un desastre, no así en los otros dos. La falta de claridad sobre esto es una muestra más del desorden que impera en el gigante japonés.

En Square Enix tiene mucho que hacer para recuperar el tranco ganador. Quizás la salida de Wada sea el primer paso, quizás se vengan tiempos mejores o quizás la compañía nunca vuelva a ser lo que era. Lo que sí está claro cuando a Sleeping Dogs, a Tomb Raider y a Hitman: Absolution se les dedica un párrafo importante del informe solo para de hablar de pérdidas, y no se hace mención absoluta a los desarrollos orientales que han fracasado uno tras otro -como todo lo que se llama Final Fantasy-, algo está haciéndose muy mal.