NB Labs: Sly Cooper Thieves in Time

NB Labs: Sly Cooper Thieves in Time

El mapache ladrón está de vuelta, y con el mismo espíritu de sus viejas aventuras.

Plataformas: PlayStation 3, Vita (analizadas ambas)
Desarrollador: Sanzaru Games
Distribuidor: Sony Computer Entertainment

Un dato curioso: Sanzaru Games, el estudio detrás de Thieves in Time, desarrolló hace unos años y por su cuenta un prototipo de un nuevo título de Sly, que mostraron a Sony. Y a Sony le gustó tanto el trabajo, que les encargaron las reediciones en alta definición de los Sly Cooper de PS2, para luego darles luz verde para crear un nuevo Sly, el primero original para esta generación de consolas.

Y a juzgar por los resultados, en Sony no se equivocaron. Sly Cooper: Thieves in Time es el resultado de crear un juego a conciencia, respetando al máximo la herencia y la tradición de la franquicia, e introduciendo algunos nuevos elementos que refrescan de buena manera sus mecánicas de juego.

El nuevo Thieves in Time sigue siendo Sly Cooper puro, un juego que mezcla varias mecánicas: plataformas, sigilo, y algo de acción. Y todo aquello se justifica en el marco de un guión algo sencillo, pero bien explicado y bastante coherente. ¿Por qué Sly y la pandilla anda paseándose por varias épocas de la historia? Porque alguien se dedicó a borrar las páginas del Thievus Raccoonus, viajando al pasado y metiéndose con los ancestros de Sly. Hay que hacer algo al respecto.

Cada capítulo (siete en total) está dividido en varias misiones o “trabajos” -entendiéndose desde el punto de vista de una banda de ladrones- que completar, y que tienen una progresión bastante lógica: primero, el trabajo de reconocimiento, normalmente a cargo de Sly o alguno de sus antepasados. Todo lo que tenga que ver con tecnología, es cosa de Bentley la tortuga, que actúa siempre como el cerebro de la organización. ¿Fuerza bruta o transporte? El hipopótamo Murray se encarga. Y en cualquier actividad extra que requiera de alguna habilidad en específico, entran los familiares Cooper para apoyar con sus técnicas de sigilo, de disparo, de colgarse a las paredes, o lo que sea.

Para que este sistema de juego funcione, es necesario que los niveles y las misiones estén diseñadas de forma correcta. Y en ese sentido, no hay nada que achacar a Thieves in Time, excepto que quizás la dificultad sea bastante sencilla. El concepto de colaboración está presente todo el tiempo dentro de la narrativa, especialmente en aquellas misiones “multi-personaje” donde se van alternando los protagonistas de acuerdo a las necesidades de los trabajos.

Thieves in Time está repleto de minijuegos que le van dando variedad al conjunto completo, y además evitan que las acciones se hagan algo tediosas. Dentro de esto, destacan principalmente los hackeos a terminales de computadoras donde el juego pasa a ser un shoot ’em up en un ambiente virtual, y lleno de terminología de redes. En ocasiones, estas secciones requieren del control de movimiento ya sea del Dualshock 3 o de la Vita, quizás las partes que se sienten menos pulidas de todas. Mención aparte para cierta batalla contra un jefe que incluso utiliza Quick Time Events al estilo Guitar Hero, que además es bastante graciosa (y ridícula) dentro de su contexto.

En general, Thieves in Time es un juego que bien ejecutado, desde lo más básico hasta lo más minucioso. Hay mucha atención al detalle, ya sea a lo largo de los diferentes escenarios y representaciones de épocas, como en las animaciones de los personajes o en el esquema de las misiones. Si bien hay patrones que se van repitiendo de un capítulo a otro (como los tipos de enemigos, que solo cambian de piel), el juego en general se hace agradable de jugar precisamente porque la variedad está siempre presente en todo lo que hay para hacer y ver. Ya sea en las ambientaciones, en los tipos de misiones, en los minijuegos, o en las actividades a realizar.

Por otra parte, audiovisualmente el juego es sobresaliente. El estilo cel-shaded nunca queda mal y menos en la alta definición, dando un aspecto muy nítido y que se acentúa cuando el juego se mueve casi todo el tiempo a 60 cuadros por segundo. El doblaje (tanto en inglés como en español latino) también es bastante bueno, aunque como ya es tónica en los exclusivos de Sony, las voces en español siguen siendo algo irregulares en cuanto a acentos. De todas maneras, y si es por establecer un punto de comparación, este doblaje ya se siente más natural que el de Uncharted 3.

Sly Cooper: Thieves in Time es parte del programa Cross Buy, lo que significa que con la versión de PlayStation 3 se incluye también una descarga digital para PlayStation Vita. Y esto merece un párrafo aparte, porque este juego debe ser por lejos el que mejor ha implementado el sistema de guardado en la nube. Las partidas se pueden almacenar en los servidores de PSN en un proceso muy sencillo (y rápido), y luego cargar esa misma partida en la otra consola y seguir jugando prácticamente sin interrupciones. Funciona de la misma manera para ambos lados (de Vita a PS3 y viceversa) y sienta un precedente: así deben funcionar todos los juegos que incluyan esta opción.

La versión de Vita es exactamente el mismo juego en cuanto a contenido, aunque con algunos cambios obvios que tienen que ver con las interfaces táctiles de la portátil. Algunos botones pasan a los paneles táctiles, pero el cambio no es especialmente complicado al no tratarse de acciones vitales, sino más bien secundarias; el juego se controla exactamente igual en ambas consolas. Obviamente, en Vita hay algunos recortes visuales: no se mueve tan fluído, y en general todos los recursos gráficos están a un nivel inferior. Aún así, sigue viéndose igual de bien.

Sly Cooper: Thieves in Time es un juego notable y muy cerca del impecable. Es básicamente un golpe de nostalgia, un regreso a las aventuras tan comunes en la PlayStation 2 y que de alguna manera en esta generación se cambiaron por otras temáticas más “serias”. Pero no hay nada de broma ni infantil en Thieves in Time, que termina siendo una experiencia satisfactoria a todos los niveles: la campaña principal supera tranquilamente las 10-12 horas de duración, ofrece mucha variedad, y no se diluye con mecánicas complicadas ni demasiado pretenciosas para el tipo de juego que es.

Y por si lo anterior fuera poco, se vende a precio reducido (USD $40) y la versión de PlayStation 3 incluye la de Vita de regalo. Un verdadero robo, al estilo Sly Cooper.

Lo imperdible:

– El diseño de los capítulos y las misiones
– La variedad de sus mecánicas de juego
– El sistema de guardado en la nube, muy sencillo y rápido
– La batalla contra el oso bailarín sobre hielo

Lo mejorable:

– El doblaje al español latino sigue siendo algo irregular
– Un poco más de dificultad no le habría hecho mal

¿Qué significa esto?