NB Labs: Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm 3

NB Labs: Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm 3

por

El regreso del shinobi de la hoja no es tan brillante como antes, pero no decepciona a los fans del manganime.

Plataformas: PS3 (analizada), Xbox 360
Desarrollador: CyberConnect2
Distribuidor: Namco Bandai

Parece mentira, pero este 2013 Naruto cumple ni más ni menos que 14 años de existencia, tiempo que le ha servido al manganime para ganar una inmejorable cantidad de adeptos y convertirse en un jugoso candidato para ser transportado al terreno de los videojuegos. Así, la travesía del shinobi ha ocupado diferentes puestos en un gran número de consolas a través del tiempo, aunque, como suele suceder con este tipo de juegos, son pocos los que verdaderamente han conseguido sobresalir del montón.

Una de estas honrosas excepciones la encontramos en la serie Ultimate Ninja Storm, juegos de peleas con tintes de exploración que se valen de cantidades ingentes de fan service para satisfacer las necesidades de los más exigentes fanáticos a la historia de Masashi Kishimoto. Claro que esta tercera entrega canónica no podía ser la excepción, y el equipo de CyberConnect2 se ha puesto las pilas una vez más para traer de vuelta todas las piezas que le dieron nombre a la franquicia publicada por Namco Bandai.

La tormenta regresa

Naruto Shippuden: Ultimate Ninja Storm 3 apunta al mismo público que sus antecesores: los fieles seguidores del anime. Y es que, a pesar de estar incrustado en el género de peleas, su simpleza en el manejo de los personajes lo alejan de emular la profundidad de otros títulos como Street Fighter, Mortal Kombat o Persona 4: Arena. Pero esto no significa que el juego carezca de elementos suficientes para brillar en lo que pretende: reproducir de manera casi fidedigna la historia que se cuenta en el anime/manga.

De lo anterior se deriva precisamente la principal fortaleza del juego, su modo historia o Aventura Definitiva, que comienza con un breve prólogo que retrata la invasión del Kyūbi a la aldea oculta de la Hoja, continúa momentos más tarde con los eventos posteriores a la invasión de Pain, y se desemboca en la Cuarta Guerra Ninja.

Como sucede en entregas anteriores, en la aventura se toma el control de varios personajes en diferentes puntos de la trama y se protagonizan distintos eventos, lo que implica desplazarse por escenarios estáticos, ver secuencias de la historia, hacer una que otra tarea secundaria (completamente opcional) y librar enfrentamientos en orden de seguir avanzando para desbloquear la próxima misión. En resumen, se trata de desplazarse del punto A al punto B en búsqueda de la siguiente pelea.

Suena un poco aburrido, ¿no lo creen? Sin duda hay partes dentro de la Aventura Definitiva que retan la paciencia del jugador al máximo; sobre todo si tomamos en cuenta los largos tiempos de carga entre cada cambio de escenario y las extensas charlas con los personajes no jugables. Esto le quita ritmo al juego en más de una ocasión, pero de alguna forma queda compensado con el dinamismo inmerso en cada una de las batallas.

Es importante anotar que las peleas contra los Jefes han regresado luego de su marcada ausencia en Generations, y la verdad es que el equipo de CyberConnect2 ha hecho un remarcable trabajo en este apartado. Desde los imponentes Jefes como el Kyūbi en la defensa de la aldea, hasta la refriega contra Sasuke en la reunión del Equipo 7, todos estos eventos combinan las clásicas secuencias de Quick Time Events y el combate libre con una singular maestría, prueba de que los desarrolladores ya tienen un buen rato trabajando el mismo esquema.

De igual forma, las batallas normales no han sufrido cambios drásticos desde el lanzamiento de la primer parte de la serie Ultimate Ninja Storm. Hay un solo botón para golpear, otro para lanzar shurikens o kunais y otro para saltar.

También está, por supuesto, el botón designado para cargar chakra, el cual activa movimientos especiales cuando se combina con los comandos anteriores; por ejemplo, cuando se presiona el botón de chakra e inmediatamente después se pulsa el comando de golpe, el personaje activará su poder especial (llámese Rasengan o Chidori); este mismo proceso pero con el botón de ataque a distancia lanzará estrellas ninja cargadas de poder que causan más daño; por último, la mezcla del mando de chakra en conjunto con el botón de saltar nos acerca o aleja del contrincante a gran velocidad.

En términos generales el control no presenta mayor grado de complejidad, y hacer combos debería de ser sencillo incluso para los menos educados en la serie. La diferencia radica cuando llega la hora de usar a los personajes auxiliares, con los que se puede adoptar una estrategia ofensiva o defensiva y mantener al rival a raya.

Otro cambio que me parece muy positivo, y que le agrega una pizca de estrategia al juego, es que esta vez la técnica de sustitución es una barra diferente a la del chakra, así que los jugadores que no hacían otra cosa más que esquivar los golpes una y otra vez en entregas anteriores, ahora tienen que replantear su estrategia y utilizar el llamado “cambiazo” cuando mejor convenga. En total son cuatro oportunidades de utilizar esta técnica antes de que se tenga que volver a llenar (de manera automática), así que es mejor reservarla para escapar de un letal combo y no malgastarla para esquivar algunas shurikens.

Absolutamente todos los peleadores dentro del juego tienen modo “despertar”, que puede ser activado, dependiendo del personaje, cuando el marcador de salud desciende notablemente o con el simple movimiento del stick derecho. Este estado dota al peleador de más fuerza y velocidad por un periodo de tiempo limitado, así como de técnicas especiales que sustituyen a los personajes auxiliares.

Por último, vale la pena mencionar uno de los grandes añadidos en esta tercera entrega: las “decisiones definitivas”, que básicamente presentan dos rumbos diferentes, Héroe o Leyenda, que puede tomar el jugador en medio de ciertas batallas y que cambian la dificultad de los enfrentamientos, definen las armas en la paleta ninja, activa diferentes secuencias de la historia y ofrece distintas bonificaciones. Al principio las decisiones definitivas podrían parecer una adición interesante, pero lo cierto es que tienen poca injerencia dentro de las batallas y quedan desaprovechadas en la gran mayoría de las ocasiones.

El cansancio de la fórmula

En el aspecto visual y sonoro tampoco hay grandes modificaciones con respecto a las entregas anteriores. El trabajo de CyberConnect2 continúa siendo digno de mencionarse, pero sin duda, después de un lustro desde su primera aparición, se comienza a notar cierto cansancio y desgaste. La sorpresa que causó Ultimate Ninja Storm en el 2008 con su buen diseño de personajes y arenas ya no tiene el mismo efecto después de tres capítulos de la serie.

No me malinterpreten, el juego luce bien y la banda sonora destaca, pero el hecho de seguir bajo estándares similares una y otra vez es criticable a todas luces. Lo mismo pasa con la jugabilidad, que no por hacerlo más bonito y vistoso se perdona la falta de profundidad y estrategia en las batallas.

En total la campaña principal puede durar entre 10 y 12 horas, aunque hay varias cosas por recolectar y coleccionar que extienden la vida del juego significativamente. Bajo esa encomienda también tenemos el juego en línea, pero, por desgracia, no está libre de lag, lo que en un juego de pelea es prácticamente mortal.

Naruto Shippuden: Ultimate Ninja Storm 3 es una excelente pieza para los seguidores más acérrimos del manganime, pero los que no conocen al personaje o prefieren un juego de trompadas con más trasfondo, pueden encontrar vacía la experiencia de Namco Bandai.

Como siempre, este es un título recomendado a los fans y a aquellos que gustan de ver muchas luces en la pantalla y no preocuparse por la correcta secuencia de botones.

Lo imperdible

-Las batallas contra los jefes están de regreso
-Control intuitivo y batallas dinámicas
-Como siempre, una de las mejores adaptaciones que se han hecho del anime
-Jugar en modo local es muy divertido

Lo impresentable

-Misma fórmula de siempre
-Disminución en la tasa de cuadros por segundo
-Largos tiempos de carga, aun con la instalación obligatoria
-Juego en línea con lag

¿Qué significa esto?