NB Labs: Gears of War Judgment

NB Labs: Gears of War Judgment

El escuadrón Kilo se enfrenta a un juicio, al inicio de una guerra.

Plataformas: Xbox 360
Desarrollador: People Can Fly
Distribuidor: Microsoft Studios

Gears of War fue -para muchos- la puerta de entrada a la alta definición de Microsoft. Su estilo de juego, su inteligente uso de las coberturas para evitar los ataques enemigos, su gran sentido de la acción y una producción a toda prueba lo transformaron en una de las sagas más importantes de los últimos años. Esta cuarta entrega llega con aire fresco, nuevas ganas y varias ideas bien ejecutadas.

Hace 15 años

Judgment, en sus siete niveles, toma libertades, entrega novedades y cuenta con sus conceptos propios, siendo ideal para ello un nuevo momento en la línea temporal de la saga. La historia tiene lugar 15 años antes de los eventos del primer juego; el entonces teniente Baird y su escuadrón deben enfrentar un juicio ante el coronel Loomis, el cual enfrentarán sin defensa ni jurado. Es en este escenario que escuchamos (y jugamos) los sucesos narrados en la declaración de los 4 protagonistas.

No es un gran misterio pero alcanza a ser lo suficientemente interesante para que el jugador se enganche, buscando entender el enojo de Loomis y saber qué fue lo que el escuadrón Kilo hizo. Veremos a un par de rostros conocidos (Damon Baird y Augustus “El Tren” Cole, bastante más silencioso de lo normal) como a nuevos personajes (Sofia Hendrik y Garron Paduk), quienes son una interesante adición al elenco. La juventud de casi todo el escuadrón, su rabia y desconcierto calzan a la perfección con la historia, llena de acciones impulsivas y de actitudes desafiantes. Judgment es ideal para quienes conocen de manera amplia el universo Gears y los nuevos personajes se alimentan de ello: Sofia es una cadete de la guardia Onyx mientras que Paduk es quien se roba la atención.

Paduk era un soldado de la UIR, bando rival de los COG quienes sostuvieron una larga guerra antes de la invasión Locust. Los paralelos a la Guerra Fria quedan claros en el acento ruso de este personaje, quien no olvida rivalidades ni viejas rencillas, dejándolas en pausa mientras se desarrolla la gran batalla contra los Locust. Su carácter desafiante ayuda en un título que busca que su historia sea interesante con una narrativa inteligente u una leve pero presente intriga.

Receta conocida, nuevos ingredientes

Las bases de Judgment son las mismas que han caracterizado a la saga hasta ahora: mucha acción, intensidad y coberturas, pero hay varias señales y cambios (algunos sutiles y otros bastante evidentes) sobre esta fórmula. Por ejemplo, se cuenta con un sistema de puntaje que califica nuestro accionar en cada escena (con un máximo de 3 estrellas), hecho que va directamente relacionado a otra novedad: el sistema Declassify. Durante cada misión eventualmente nos encontraremos con un gran logo de Gears en alguna pared y con él podremos decidir tener acceso a otros factores de juego que afectan mínimamente la narración y bastante a la jugabilidad de esa escena, limitando las elecciones de juego, la visibilidad, el tiempo pasar el nivel, y etcétera.

Además, Judgment tiene momentos en su modo historia similares al modo horda (donde tendremos que soportar y superar constantes ataques enemigos) y cambios sutiles de control, mayor velocidad de juego y desplazamiento de personajes, nuevas armas, enemigos que pueden aparecer al azar, un estilo de nuevo estilo de escenarios y una división distinta de los niveles. Incluso, hay un capítulo extra que narra lo sucedido con Cole y Baird en Gears of War 3 cuando deben pedir refuerzos, una grata adición que contextualiza mejor los acontecimientos del tercer juego (y que perfectamente podría haber sido contenido descargable para Gears 3 que quedó a medio camino y se implementó para esta entrega). Todas estas medidas fueron introducidas de la manera más natural posible.

Judgment entrega mucho potencial pero deja en el aire algunas posibilidades sin utilizar. La historia se enfoca mucho en el pasado, cometiendo un par de pequeños errores argumentales (cosas que supuestamente los COG no conocían hasta el tercer juego aparecen aquí, años antes) y si bien cumple muy bien, a veces peca de ser algo plano. Por otra parte, el sistema Declassify es una buena idea, pero su implementación pudo haber sido mejor; estos desafíos están literalmente en medio de tu camino en casi todos los niveles, pudiendo terminar el juego cumpliendo todos ellos en la primera pasada. Quizás si hubiesen aparecido una vez terminado el modo historia o si su ubicación no fuese tan obvia, su aporte sería mayor y ayudaría a aumentar la longevidad del modo historia.

El juego hace su labor sin sobresaltos y dejará felices a los fans de la saga, pero en ningún momento del modo historia parece apretar a fondo el acelerador. El ritmo de juego es adecuado, rápido y entretenido pero no tiene ese vendaval de acción que era Gears 3, donde en varios momentos parecía que la acción no quería detenerse. Cuando ese ritmo y vértigo comienzan a asomar, aparece el resumen del puntaje del final de esa sección interrumpiendo todo un poco, evitando que tome más fuerza y -como en los comerciales cuando ves una película en TV- cortando hasta cierto punto la experiencia. El villano de turno (el General Karn) tiene poco tiempo en pantalla, no luce mucho limitando su capacidad de figurar y ser el rostro de la amenaza en este juego, mientras que la dificultad estándar me parece algo inferior a los anteriores títulos de la saga.

Más jugadores, mejor juego

Estos puntos definitivamente pesan menos cuando el modo historia se comparte con amigos. Su modo cooperativo soporta hasta cuatro jugadores en línea (durante toda la historia) hacen que los atractivos de Judgment brillen con más fuerza, aumentando claramente su atractivo y nivel de diversión. Este título pierde más que los anteriores al jugarlo solo, haciendo que el cooperativo sea un elemento más protagonista y menos opcional en esta ocasión.

Los pecados del modo historia están prácticamente ausentes en los modos mutlijugador. De hecho, la división entre los atractivos del modo historia y los correspondientes al multijugador. Nuevos modos como Survival (horda pero defendiendo puntos estratégicos), OverRun (5 vs. 5, primero como COGs y luego controlando Locust) y alternativas más tradicionales como Free for All y Team Deathmatch.

No imita ni “va a la segura” repitiendo lo hecho en Gears 3; los escenarios cuentan con otro estilo de diseño con más ataques verticales, el sistema de juego se siente más rápido y de movimientos más livianos. Además, en esta ocasión los jugadores podrán escoger cuatro clases distintas (médicos, soldados, ingenieros y exploradores), cada una con sus características propias forzando un enfoque más táctico y de trabajo en equipo. Estas novedades entregan una enorme cuota de longevidad y hacen que los modos en línea de Judgment se sientan familiares pero dinámicos, veloces y frescos.

Este juicio luce bien, muy bien

Algunos podían temer respecto al aparatado técnico debido a que el desarrollo principal estuvo a cargo de People Can Fly (las 3 pasadas entregas fueron desarrolladas completamente por Epic Games). No se equivoquen: Judgment luce excelente, cuenta con gráficos que están a la par de los mejores momentos de la tercera entrega y a ratos supera sus visuales (el jefe final cuenta notables detalles, especialmente en el cielo). Las gráficas tienen una identidad oscura, llena de sobras y contrastes cortesía del fuego y la destrucción provocada por la invasión Locust.

En el pasado quedaron los problemas de texturas que terminaban de cargar frente a nuestros ojos, luciendo sencillamente espectacular, lleno de ambientes cerrados y ocasionales planos amplios, concluyendo en una delicia visual. Los controles dejan atrás algunas convenciones de la saga para acercarse a lo establecido en otras sagas; por ejemplo, las armas se cambian con Y (nada de crucetas) y las granadas se utilizan con LB. Se siente y se maneja como Gears pero estos cambios orientan efectivamente a un modo de juego menos pesado y con mayor dinamismo.

La música (nuevamente a cargo de Steve Jablonsky) cuenta con un cambio de ritmo. A pesar de reutilizar algunas pistas (como la gran Deadland Dance), la banda sonora de Judgment tiene una personalidad más apagada, más lenta y más oscura. Poco queda de la banda sonora orientada a la acción y la espectacularidad, sonando ahora como una amenaza más lejana que no está mal pero se siente menos adecuada y acorde a lo que sucede en pantalla. No impacta con su personalidad (como la banda sonora del primer Gears of War) ni genera enorme tensión (como la de Gears 3) quedando en un punto intermedio, todo en post de una nueva identidad sonora que termina cuajando menos que sus tonadas de entregas anteriores.

Las actuaciones en inglés entregan calidad y suenan tal y como uno imaginaría la voz de los personajes, funcionando de gran manera y complementando muy bien la historia. Su doblaje latinoamericano regresa en gloria y majestad (uno de los favoritos de la comunidad desde la primera entrega) cometiendo pequeños pecadillos; de no escuchar las voces originales, no tienes cómo saber que Paduk tiene un acento ruso (ausente en el doblaje latino) y algunas frases que delatan que cada actor grabó solo para aparentar conversaciones después a través de la edición (tonos que no calzan y frases que cambian el trato de “tú” a “usted” en la misma conversación). Más allá de sus detalles, el doblaje está al nivel de los juegos anteriores, lo cual será una buena noticia para muchos fans de la saga.

Juicio final

Gears of War: Judgment tiene problemas que pesan pero no logran opacar su potencial. Es un juego entretenido, con gran modo cooperativo, excelentes variedades para el multijugador (quizás su principal y más duradero atractivo), grandes gráficas y una historia que alcanza a ser lo suficientemente intrigante. Podría haber contado con más ritmo (tiene una campaña con buena intensidad pero que es usualmente interrumpida), una campaña más larga, o hasta un mayor nivel de repetitividad, pero igualmente se logra un buen atractivo gracias a los cambios y mejoras implementadas.

Quizás no tenga la fuerza y la sorpresa del primer juego, o el incesante vértigo del tercero; más bien, es un Gears que expande su universo tomando riesgos con buenas ideas y una interesante cuota de frescura, cuyas caídas se ven disminuidas gracias a su gran ejecución. Fanáticos de la saga, este juego es para ustedes.

Lo imperdible:

– Grandes gráficas, exprimiendo aún más su motor visual y el hardware de la 360
– Excelente para jugar de manera cooperativa y multijugador
– Motor de batalla más rápido y lleno de pequeños pero provechosos cambios

Lo mejorable:

– El ritmo de juego se ve interrumpido en el modo historia
– La campaña se siente breve

 

¿Qué significa ésto?

Links:

Todo sobre Gears of War: Judgment en Niubie
NB Labs: Gears of War 3
NB Saunds: Gears of War – The Soundtrack