[metroimage ids=”38-102065,38-102068,38-102070,38-102072,38-102073,38-102076,38-102079,38-102080,38-102082,38-102086,38-102087,38-102089,38-102092,38-102094″ imagesize=”large”]

MWC13: LG Optimus F5 [A Primera Vista]

La apuesta de la surcoreana para masificar el acceso a LTE no decepciona, aunque le faltan algunas cosas para ser perfecto. Acá nuestro primer acercamiento.

La exigencia de múltiples equipos de gama alta que inunden el mercado durante este año es una visión egoísta y poco realista. Estamos en un mundo que lidia con crisis en distintos países, y que ha obligado a millones de personas a recortar sus presupuestos destinados a acceso móvil.

Es por eso que durante MWC el foco estuvo puesto en nivelar hacia arriba la gama media con equipos que encarnan la realidad en que vivimos, y las añoranzas que tenemos respecto a lo que queremos hacer. Ahí está el Optimus F5, un conjunto interesante entre lo que se quiere y lo que se puede.

A Primera Vista, el Optimus F5 resulta ser una agradable sorpresa. Es un dispositivo pequeño, liviano y de un acabado brilloso que ya nos vaticina bastantes rayas en el futuro. Su diseño rescata elementos reconocibles en la línea Optimus en general, pero agrega un acabado muy delicado en la zona posterior del aparato, lo que le da un look algo más Premium de lo que finalmente es.

Y es que no tenemos que olvidarnos que la línea F de la familia Optimus apuesta por masificar LTE, no por entregar dispositivos absurdamente llenos de características que encarecerían el precio del teléfono.

Su pantalla IPS aprueba sin problemas respecto a lo que podríamos querer de un teléfono nuevo, pero su resolución de 540 x 960 es suficiente para mostrar videos en HD de forma correcta.

La interfaz Optimus UI también ha recibido ciertos retoques, haciéndola ligeramente más amigable. Su procesador doble núcleo corriendo a 1.2 GHz y 1 GB de RAM ayudan a que el conjunto se mueva fluidamente… Nada espectacular en verdad, pero cumple con la promesa de ofrecer un modelo de entrada con conectividad a redes de cuarta generación.

La cámara podría pasar al apartado de decepciones para algunos. Tiene 5 MP sin flash LED, pero no ofrece mucho más.

8 GB de memoria interna son los que porta el F5, aunque tiene lector microSD así que podrás ampliarlo sin problemas.

El tema de la energía es un punto en que me quiero detener. Supuestamente los teléfonos 4G conectados a este tipo de redes — sobre todo las que no están 100% optimizadas — podrían resentir bastante su autonomía energética. Es por eso que llama la atención que LG se haya molestado en poner una batería de 2150 mAh en este equipo, lo que debería asegurarle una duración decente en condiciones normales.

2013 plantea el desafío de propiciar la masificación de los teléfonos LTE en un mundo que comienza a adoptar 4G de forma más abierta, y durante Mobile World Congress hemos visto diversos intentos de abordar esta temática proveniente de muchos fabricantes. El acercamiento de LG a este tema con el F5 parece suficiente para lograrlo de buena manera, consiguiendo integrar dentro de un pequeño aparato una probadita de las mejoras cosas que la surcoreana tiene para entregar hoy por hoy,

Si es por gama media, el F5 es uno de los mejores conjuntos que se dejaron ver por Mobile World Congress. Lo único que podría jugarle en contra es su precio, pero eso se verá cuando comience a llegar a los operadores que le den cabida en su catálogo durante Q2.