[metroimage ids=”38-101983,38-101987,38-101989,38-101993,38-101997,38-102000,38-102003,38-102011,38-102013,38-102015,38-102018,38-102020,38-102021,38-102023,38-102025,38-102028,38-102029,38-102030,38-102033,38-102040,38-102042,38-102044,38-102046,38-102049″ imagesize=”large”]

MWC13: CAT B15, el robusto de la clase [A Primera Vista]

Suficientemente duro como para resistir todo el castigo que le den, y poderoso como para convertirse en tu teléfono de día a día. Esto es lo que pensamos de este aparato.

Gastar gran cantidad de dinero en un teléfono icónico, y a poco andar notar que tiene una raya. Lo sé, lo tengo claro. A mi también me ha pasado, y sé de la frustración que esto provoca, sobre todo cuando el fabricante te lo vende como “resistente” y “de gran construcción”.

Pero cuando se trata de tener un teléfono resistente, muchas veces nos resta tener que conformarnos con equipos de diseño realmente horrible. Casi como si de aparatos que da vergüenza sacar en una reunión o con tus amigos, muchos en la categoría “Rugged” están condenados a vivir en la oscuridad del bolsillo o de algún bolso de transporte, confinados sólo al ambiente laboral donde se exige su presencia, condenados a vivir a la sombra del iPhone que sus dueños portan para el día a día.

Intentando poner un fin a eso, durante Mobile World Congress 2013 vimos al CAT B15, un Smartphone con prestaciones destacables y resistencia a toda prueba, todo en un empaque grande y poco práctico pero de mejor calidad que otros todoterreno que hemos visto antes.

A Primera Vista, el CAT B15 es ligero, aunque bultoso. Sus creadores rápidamente contestan que es mucho menos molesto que un iPhone con una funda que le permita resistir castigo similar al que el nuevo aparato puede aguantar, y lo hará sin siquiera reclamar. El dispositivo no está hecho para ser totalmente poderoso ni ser el más avanzado de su segmento, pero tiene prestaciones suficientes para posicionarse como el gama media-alta más resistente que puedas comprar.

Esta cosa resiste todo. La técnica para probarlo es ir el último día, pues a nadie le importó que lo maltratáramos… Lo golpeamos con rocas, lo dejamos caer desde 1.80 Mts, lo lanzamos con furia al suelo, lo pisoteamos y hasta lo remojamos un rato para ver si se ablandaba… Y nada, ahí seguía este porfiado teléfono esperando que siguiéramos con el castigo. Ni una sola marca quedo visible.

Anteriormente, en 2010, durante Mobile World Congress me encontré con otro teléfono “resistente” que sucumbió tras romper su cristal irrompible con un clavo martillado en todo su panel frontal. Con el CAT B15 podría haber estado 20 minutos más intentando, y sólo hubiese sido en vano.

Su diseño evoca su resistencia, y nos recuerda a la maquinaria CAT que hoy está disponible en el mercado para diferentes tareas. Botones amarillos, mucha goma y aluminio hacen la diferencia en este dispositivo, dándole un look realmente llamativo y que combinará perfecto con tu retroexcavadora o tus camiones mineros de 8 metros y 300 toneladas.

Hace un momento mencioné su resistencia al agua. Y sí, este es un punto importantísimo. Existen varios teléfonos que aguantan muy bien el agua por un momento, pero su panel capacitivo no podrá reconocer las órdenes que le das con tus dedos. En el B15 la cosa es distinta, pues podrás operarlo bajo el agua sin mayores problemas. Eso sirve si quieres tomar fotos en la piscina o bajo el mar a un metro de profundidad, o si te apetece llamar por teléfono desde la ducha, o como creas que puedas usarlo.

Y por si no ha quedado claro, tiene Gorilla Glass antirayas y es antipolvo.

Dejando sus superpoderes de lado, este teléfono saca a relucir su categoría como teléfono Android. No tiene grandes modificaciones de interfaz, ofrece un buen rendimiento y no destaca mayormente por alguna característica de software añadida.

No nos han aclarado si verá actualizaciones a futuro, pues se han asegurado de optimizar el sistema operativo de la mejor forma. Hoy por hoy va en Jelly Bean 4.1.2, pero no sé si ese sea realmente un problema tomando el segmento al que va dirigido.

Si el iPhone fuera el Bugatti Veyron, probablemente el CAT B15 sería algo así como una araña robot con 3G de 50 metros que no necesariamente tiene que ser rápida o bonita, pero que podría destruir totalmente a cualquier otro aparato usando su cuerpo como arma, y seguir sirviendo para aguantar todo y llevarte a la recepción en casa de algún embajador mientras documentas la destrucción en Instagram. Es poco práctico, pero cumple su función de forma perfecta y no pasará desapercibido.

Sí, el B15 no es una solución para todos. Se trata de un teléfono de nicho, creado para gente que se desempeña en ambientes donde estos dispositivos pueden caer y dañarse de forma irreversible. Quizás no tenga el diseño de un Xperia Z o las prestaciones de un Galaxy S III, pero este gama media es robusto y sobrevivirá con una sonrisa en la cara y preguntándote “¿Es eso todo lo que tienes?” a cualquier castigo en que los anteriormente mencionados sucumbirían irremediablemente. Feo, pero cumple… Y no me molestaría usarlo día a día.

Ya estamos acondicionando una sala de torturas en nuestro laboratorio para recibir como se merece al nuevo CAT B15. Esperamos que nos llegue pronto para darle una intensa iniciación en un nuevo W Labs. ¡Muajajá!