THQ se queda sin directivos y se acerca cada vez más a su absoluta desaparición

THQ se queda sin directivos y se acerca cada vez más a su absoluta desaparición

por

Jason Rubin, también cofundador de Naughty Dog, pasa de la presidencia de una importante compañía al desempleo.

La larga historia de fracaso, desencanto y miseria protagonizada por THQ se acerca a su inevitable conclusión, pues el día de hoy se hizo del conocimiento público que Jason Rubin, presidente de la distribuidora durante los últimos siete meses, fue cesado de manera definitiva el pasado 30 de enero, partiendo junto con él Brian J. Farrel, jefe ejecutivo, y Jason Kay, jefe de estrategia y planeación.

Pese a que no existía la menor posibilidad de que THQ continuara operando luego de declararse en bancarrota y deshacerse de sus bienes, los directivos permanecieron a cargo unos cuantos días más con la firme intención de encontrar compradores para las licencias faltantes y darles un nuevo hogar a los trabajadores en otras compañías.

La partida del triplete de directivos marca uno de los últimos pasos antes de que THQ se disuelva por completo, y ya sólo resta esperar a que las empresas que adquirieron las franquicias más representativas de la distribuidora hagan bien su trabajo y entreguen productos de la más alta calidad (rezo para que Sega cumpla con Company of Heroes 2).

Recordemos algunas de las palabras que expresó el también cofundador de Naughty Dog luego de su entrada a la compañía:

“La reciente transformación de THQ en una desarrolladora de franquicias originales la ha puesto en una perfecta posición para aprovechar la futura tendencia en la industria de los videojuegos”.

Una lástima que las proyecciones no hayan generado los resultados que se esperaban para librar la quiebra.

Link: THQ terminates CEO and president as company continues to evaporate (Polygon)