Rovio y el CERN enseñarán Física a los niños usando Angry Birds

Rovio y el CERN enseñarán Física a los niños usando Angry Birds

El proyecto contempla libros y juegos de mesa para que los más pequeños conozcan el mundo de la física cuántica de manera simple y divertida.

Los niños son esponjas. Absorben todo el conocimiento que crece a su alrededor, pero muchas veces hace falta utilizar algunos mecanismos para alentar su interés o atención, incluso para adecuar algunos conocimientos complejos a sus niveles de aprendizaje.

La noticia no puede ser más alentadora. Dos de los actores más destacados del mundo de la tecnología actual, la empresa Rovio y CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), padres de Angry Birds y el Colisionador de Hadrones (LHC) respectivamente, se han apretado la mano para trabajar en colaboración en un nuevo juego para enseñar a los niños (y seguramente grandes también) la física de las partículas.

Este proyecto tiene su origen en el interés de Rovio por llegar a los más pequeños a través de su poderosa franquicia de pajaritos enojados. La empresa ya lanzó un programa de formación llamado “Zona de Juegos Angry Birds” en Finlandia, que cumple con las normas curriculares del programa de enseñanza inicial finlandés para niños de 3 a 8 años.

La intención de este trabajo colaborativo será brindar “experiencias de aprendizaje divertidas”, y para eso habrá una constante interacción entre productores de Rovio y científicos del CERN para ir creando libros y un juego de mesa en principio, pero con la intención de agregar otros productos en el futuro.

El Director de Educación del CERN, Rolf Landua, estuvo junto a Rovio en el lanzamiento de este proyecto en la Feria del Libro de Frankfurt y auguró que “con el trabajo en conjunto con Rovio, lograremos enseñarle a los niños la física cuántiva de forma divertida y simple”.

“Es un gran desafío para ambas partes, ya que todo nuestro conocimiento sobre la física moderna, un campo aún misterioso para muchos pero que ya posee más de 100 años de investigación, podrá ser promovido por la gran maquinaria de difusión que posee Rovio y Angry Birds”, agregó Landua.

La gigantesca maquinaria de franquicias y merchandising de Angry Birds incluye proyectos para el lanzamiento de una línea de libros educativos para niños en colaboración con la editorial Egmont Publishing, además de camisetas, peluches y parques temáticos que inundan todos los confines del planeta. Además, hace pocos días se anunció el convenio entre Lucas Arts y Rovio para lanzar a los pajaritos a una lucha intergaláctica en la piel de los personajes de Star Wars.

Así como de niños aprendimos ciencia con Anteojito, Billiken o la revista Genios en Argentina, o con APuntes e Icarito en Chile, ¿por qué nuestros hermanos menores, hijos y sobrinos no podrían tener como recuerdo de sus primeros conocimientos a estos simpáticos pájaros voladores?

Link: Angry Birds The Particle Physics Board Game: Rovio And CERN Collaborate On Making Learning Quantum Physics Fun (techcrunch)