El nuevo MacBook Pro 13" será muy difícil de reparar

El nuevo MacBook Pro 13" será muy difícil de reparar

Las memorias RAM vienen soldadas a la placa madre, la batería adherida con pegamento y se utilizan tornillos muy raros.

A pocos días de haber sido lanzado el nuevo MacBook Pro de 13 pulgadas ultra-delgado con pantalla Retina Display, manos curiosas ya consiguieron y desarmaron el equipo para averiguar, principalmente, qué tan fácil o difícil es de reparar según cada componente. Porque al ser tan delgado, es de esperarse que las piezas estén ensambladas meticulosamente y sean complicadas para sacar, algo que efectivamente ocurre con el MacBook Pro de 15″ Retina Display, de diseño muy similar.

Y así fue, pues durante el desarme aparecieron varios detalles que revelan complicaciones a la hora de intentar reparar el equipo, como por ejemplo, la utilización de tornillos propietarios muy raros (pentalobe). Además, las memorias RAM vienen soldadas a la placa base, por lo que no se pueden cambiar en caso de fallas o si es que se desea ampliar la capacidad en forma manual.

Por otro lado, tal como su hermano mayor de 15 pulgadas, la batería viene adherida con pegamento a la carcasa del equipo, haciéndola irreemplazable, mientras que las piezas del panel frontal (monitor) casi no se pueden separar, por lo que si falla algo de la pantalla, hay que cambiarla completa.

Así, Apple ha tomado un apronte nuevo y diferente a la hora de ensamblar computadoras, donde el precio que tendrá que pagar el usuario por tener un procesador Intel de máximo rendimiento en un laptop muy delgado, además del monetario, será la imposibilidad de reparar o personalizar los interiores de su máquina.

Links:
MacBook Pro 13″ Retina Display Late 2012 Teardown (iFixit)
Macbook Pro 13 Retina A Primera Vista (FayerWayer)