[metroimage ids=”38-113533,38-113537,38-113541,38-113546,38-113549,38-113552,38-113555,38-113558,38-113561,38-113566,38-113567,38-113571,38-113574,38-113576,38-113579,38-113581,38-113583,38-113586,38-113590,38-113592″ imagesize=”large”]

NB Labs: World of Warcraft Mists of Pandaria

¿Pueden los pandas atraer más jugadores o traer de vuelta a los que se fueron?

Plataformas: PC, Mac
Desarrollador: Blizzard
Distribuidor: Blizzard

Los pandas llegaron a World of Warcraft, en medio de inquietudes y dudas sobre la capacidad de este juego de seguir encantando a sus millones de jugadores frente a la competencia. ¿Serán capaces de atraer más jugadores o traer de vuelta a los que se fueron?

Es una gran pregunta y Blizzard ha tomado cartas para tratar de lograrlo. Mists of Pandaria intenta en cierto sentido regresar a las raíces de World of Warcraft: La guerra entre la Alianza y la Horda. Nuestro enemigo ya no es un dragón gigante de fuego, ni el Lich King ni tampoco los demonios del Outland. Peleamos contra otros jugadores, y ya no tenemos un enemigo en común, como había ocurrido en las expansiones hasta el momento.

En medio de esto, aparecen los Pandaren, que a diferencia de todas las razas hasta ahora, pueden pertenecer a la Alianza o a la Horda, dependiendo de las preferencias del jugador. Esto provoca algunas aparentes inconsistencias en la historia – Pandaren que hasta el momento habían sido amigos, se convierten en enemigos al elegir un bando, mientras la población de pandas queda aparentemente atrapada en el conflicto entre Alianza y Horda.

Entre los niveles 1 y 12 aproximadamente de los Pandaren conocemos la situación en la que se encuentra esta raza, mientras exploramos algunos de los bellísimos paisajes de Pandaria. Como era de esperarse, es como China, con pagodas y colinas verdes de bambú.

Pasar desde Pandaria al mundo “antiguo” (de Cataclysm) puede resultar un poco chocante por los detalles de los escenarios nuevos. Lamentablemente, no volveremos a ver Pandaria hasta alcanzar nivel 85, cuando podremos intentar avanzar a nivel 90 cumpliendo misiones en el territorio nuevo. Las misiones han sido trabajadas para ser parte de la historia de lo que ocurre en Pandaria, de modo que jugar se siente un poco más divertido al estar involucrados en un cuento.

Nueva clase

Windwalker es la clase DPS del monje

Con los Pandaren se introduce la nueva clase “monje”, que es de las versátiles: como los Paladines o Druidas, el monje puede elegir ser tanque, DPS o healer. El tanque quizás es el más pintoresco, al tratarse del “monje borracho”, famoso probablemente por la película “Drunken Master” con Jackie Chan.

Lo cierto es que la cantidad de habilidades disponibles para los monjes en cada tipo es amplia y notablemente diferente de las clases que hemos visto hasta el momento. Puede ser que el monje sea ligeramente más poderoso que el resto de las clases, algo que suele ocurrir con los sistemas nuevos, y que probablemente irá cambiando con futuras actualizaciones. La clase no está cerrada sólo a los pandas, así que otras razas también podrán aprender Kung-Fu.

En términos generales también hay algunos cambios al sistema de clases: En un intento para atraer más jugadores, Blizzard insistentemente ha tratado de simplificar el sistema y eso de asignar puntos a habilidades ha quedado totalmente relegado al pasado.

El lado malo es que los “híbridos” mezclando habilidades de clases distintas han sido desterrados, dándonos a elegir entre las especialidades principales, donde podremos hacer algunos ajustes de habilidades según nuestros intereses.

Algo que sí es muy práctico es que se agregó una sección de “como funciona” la clase, donde se nos da una descripción de las habilidades principales, ideal para entender lo básico a la hora de usar un personaje nuevo.

PokeWoW

Como mencioné al principio, Blizzard está tratando de reconquistar jugadores, y uno de los sectores “desatendidos” de WoW es el jugador de tipo casual. Llega un momento en WoW donde no basta con cumplir misiones y subir de nivel: Tienes que unirte a un grupo, crear amistades, y ponerte de acuerdo con ellos para conectarse el mismo día a la misma hora para completar raids. ¿Qué pasa si eres una persona sin tiempo para ponerte de acuerdo con otros?

Quizás te interese jugar PokeWow. Bueno, no se llama así, pero la idea es que la colección gigante de mascotas que varios han acumulado ahora tendrá una utilidad, que consiste en hacerlas luchar contra otras mascotas, al estilo Pikachu.

También se pueden recolectar mascotas nuevas haciendo pelear a nuestros animales con algunos que nos podremos encontrar por el mundo y que aparecerán marcados en el mapa, por si nos interesa enfrentarlos en un duelo. Las mascotas suben de nivel, pero esto parece ser más un “minijuego” dentro de WoW que sirve para entretenerse un rato. Si no te gusta, no es necesario dedicarse a esto.

Otro agregado interesante es la posibilidad de cultivar tus propios alimentos al crear tu propia granja en Pandaria. También es más parecido a un minijuego, donde aprendes a sembrar, regar, deshacerte de la maleza y cosechar. Parte de la producción se puede vender o usar.

Raids, Instancias y otros

Mists of Pandaria agregó un “modo desafío” para hacer las instancias que es como trabajar al estilo old school, es decir: Tienes que conseguir a tu propio grupo de compañeros (sin ayuda del Dungeon Finder), y correr hasta la piedra en el lugar donde vas a jugar, donde podrás invocar a tus socios. Puede tener valor nostálgico, aunque también puede ser una experiencia más placentera de jugar, que el sistema automatizado que se instauró en las últimas versiones.

También se incluyeron “escenarios”, un tipo de instancia para tres personas, que son más cortos y que entregan mejores recompensas que los calabozos corrientes para cinco. Es como una misión para múltiples personas, a la que te suscribes a través del mismo sistema de búsqueda de instancias que existe en la actualidad. De la misma forma que los “minijuegos”, puede servir para darle más variedad de acción al jugador.

Conclusión

Mists of Pandaria trae un bello nuevo escenario al mundo de Warcraft, además de la nueva raza de los Pandaren. Algo que puede confundir a varios es que no hay un enemigo, como había ocurrido en las expansiones anteriores, sino que la guerra es entre la Horda y la Alianza, como era al principio. Esto probablemente se lucirá mucho más en los servidores PvP, mientras que en PvE puede ponerse algo aburrido.

Blizzard integró actividades variadas en Mists of Pandaria que parecen apuntar a jugadores que se aburrieron de hacer raids todas las semanas, o bien que no tienen tiempo para ellos, lo que podría hacer más divertido el juego para este grupo de gente. No tengo claro si esto ayudará a frenar la deserción que se ha visto en el último tiempo, pero las medidas que se tomaron parecen ir en la dirección correcta.

Lo imperdible

– Historia entretenida, gran parte de los personajes tienen voces (en inglés al menos)
– Más opciones para jugar haciendo cosas diferentes a “subir de nivel” e “ir a un raid”
– ¡Monjes!
– Escenarios para tres

Lo impresentable

– Sistema de clases nuevamente simplificado, ya no existen los puntos
– El mundo antiguo se siente más aburrido que Pandaria, a donde sólo volvemos en nivel 85