Bloggers de la India acusan a Samsung de extorsión en IFA

Bloggers de la India acusan a Samsung de extorsión en IFA

Ante la negativa de dos bloggers para aceptar las condiciones de la surcoreana al llegar a Berlín, fueron amenazados de ser abandonados en la ciudad alemana. Otra empresa se hizo cargo de ellos.

Un escándalo de marca mayor ha sido consignado por medios internacionales al darse a conocer las prácticas que — supuestamente — habría tenido la surcoreana Samsung con un par de bloggers de India adscritos a un programa de la propia surcoreana denominado Samsung Mob!lers.

La historia contada por The Next Web asegura que, tras recibir una invitación para asistir a los lanzamientos que desarrollarían en el marco de la feria IFA, Clinton Jeff del blog local Unleash The Phones y otro blogger que prefirió permanecer anónimo, notaron que empleados de la empresa comenzaban a realizarles algunas preguntas que iban bastante más allá de lo que usualmente podría ser relevante para una cobertura de prensa… Temas como talla de ropa o si preferían que su credencial dijera “expositores” en vez de “prensa” pusieron las primeras luces de alerta.

Al llegar a Berlín las cosas tomaron color de hormiga. Tras recibir una camiseta con la marca estampada e instrucciones para usarla en una reunión de orientación, les dieron órdenes de ir a una “prueba de uniforme”. Ese uniforme tendría que ser usado durante la feria, mientras presentaban los nuevos productos a la prensa junto con otros “mob!lers”. Esto, pese a que ambos viajaban como bloggers y habían advertido claramente a Samsung que aceptaban el viaje bajo la condición de que cubrirían el evento de forma independiente, no como empleados de la compañía.

Por supuesto, estos dos bloggers en cuestión se negaron a realizar las acciones que solicitaba la empresa debido a que habían sido invitados a cubrir el lanzamiento del Galaxy Note II, Galaxy Camera y todos los productos que fueron presentados hace algunos días en IFA, así como un cerro de otros aparatos de otras marcas.

Acto seguido, se realizó una reunión con un representante de relaciones públicas de la compañía y una posterior llamada desde India les ponía al tanto del panorama que enfrentaban: Sus pasajes para regresar el día 6 de Septiembre al país fueron cancelados, y tendrían que viajar el día 1 del mismo mes de vuelta a India. Aunque con un truco… Accederían a esos pasajes sólo si aceptaban usar la camiseta durante el evento Unpacked y — por supuesto — si acordaban no escribir ni ventilar este impasse. La otra alternativa era que se quedaran en Berlín sin hotel y sin el pago del vuelo de regreso – varados en un país extranjero.

Finalmente, ante la presión recibida, ellos acordaron ir al evento con la camiseta, pero no realizaron las acciones de promoción de los equipos como les fue pedido.

Al día siguiente, y a pesar de las quejas de otros ejecutivos que mostraron su desagrado por la actitud de estos bloggers al no aceptar lo que se les impuso, Nokia aceptó hacerse cargo de ellos para asegurar que ambos pudieran quedarse en Berlín para continuar su cobertura con plena independencia.

Es cierto. Las invitaciones a cubrir eventos en el extranjero son habituales y no podemos negar que esto incluso es la forma en que muchos de nosotros podemos acceder a llevarles información de primera fuente. Sin embargo, hay una delgada pero muy clara línea entre aceptar un viaje y ser sujeto de marketing o embajador de una marca, lo que — en este caso — era el objetivo detrás de esta invitación.

A veces es incómodo y suena a excusa, pero lo lejos que se está de donde pasan las cosas y los excesivos costos que tiene un viaje para llegar al lugar del evento obligan a que muchas veces sean éstas las únicas opciones que existan para ir a conocer en terreno las novedades que peleamos por llevarles en detalle y lo antes posible. Muchas de las marcas que nos invitan a eventos no están de acuerdo con nuestras condiciones (hablar de forma independiente de los productos que presentan) y simplemente optan por no llevarnos. Todo sea por tener un mínimo de independencia que nos permita ser lo más objetivos posibles.

Pero, volviendo al tema central. Una vez que esto explotó, era claro que se decantaría rápidamente de la forma en que este tipo de polémicas acaban… Con una disculpa corporativa. Samsung aseguró que las actividades de las actividades de los embajadores “Mob!lers” son voluntarias, y que nadie es forzado a participar de ellas si no se desea.

Del mismo modo, aseguraron estar apenados por lo que sucedió entre el equipo de marketing y estos bloggers, asegurando que todo pasó debido a que “no fueron suficientemente informados” respecto a la naturaleza de las actividades que este grupo realizaría en Berlín.

Samsung cerró su declaración asegurando que respetan la independencia de los bloggers.

La empresa también destinó una disculpa privada para Clinton Jeff, donde le aseguraron que asumían sus culpas y que estaban tratando de recomponer la situación. Esta disculpa no fue incluida en la aclaración pública.

Para estos bloggers todo da igual. El daño ya estaba hecho.

Link: Here’s how Samsung flew bloggers halfway around the world, then threatened to leave them there (The Next Web)