NB Labs: Dust: An Elysian Tail

NB Labs: Dust: An Elysian Tail

por

Plataformas, RPG y mucha acción en este juego que nadie esperaba, pero que ha levantado la mano como uno de los mejores títulos del Summer of Arcade de este año y que ningún propietario de una Xbox 360 debe dejar pasar.

Plataformas: Xbox 360
Desarrollador: Humble Hearts
Distribuidor: Microsoft Game Studios
Precio: 1200 MS points

Tengo que admitir que pasé largo rato intentando encontrar las palabras adecuadas para describir a Dust: An Elysian Tail, un juego que mezcla varios géneros clásicos de la vieja escuela, pero con todas las posibilidades técnicas de la actual generación. Lo cierto es que al final sólo se me ocurrió una simple frase para englobarlo todo: un título que en definitiva no esperaba, pero que me ha dejado impresionado y cruzando los dedos para ver una secuela en un futuro no muy lejano. Pero vamos por partes.

Polvo eres

La travesía del juego nos pone al mando de Dust, un misterioso guerrero que no recuerda ni pisca de su identidad y cuyo principal objetivo será descifrar su pasado y la razón de su existencia. En su viaje lo acompañará su arma y guía, Ahrah, una mítica espada parlante que se desempeña como la consciencia del protagonista, así como su principal defensa en contra de las hordas de monstros que les ha dado por invadir el mundo. Al dúo se suma la gata-murciélago Fidget, compinche del héroe en turno para meter humor al relato y romper con los momentos de tensión (algo así como el hada Navi, pero 90% menos molesta).

“Demasiado Disney”, pensarán algunos, una conclusión que luego de ver el diseño de los personajes puede que quede reafirmada; pero no se dejen engañar por las apariencias. Dust: An Elysian Tail presenta una historia bastante madura en comparación con su colorida portada, y pese a que no es lo más original que se haya visto en la industria del entretenimiento virtual, todas las piezas se acomodan de manera ejemplar para entregar una experiencia muy completa.

Y ya que estamos hablando de “experiencia”, repasemos un poco la jugabilidad del título.

A lo largo de la aventura, Dust se moverá por diferentes parajes en 2D (ambientados en 3D) integrados por plataformas, pasadizos secretos, enemigos y algunos cuantos acertijos. Claro que también estarán presentes los clásicos “pueblos”, lugares donde el jugador se topará con otros personajes a los que se les podrá echar la mano para resolver sus diferentes problemas, y aunque no es obligatorio cumplir las exigencias de cada uno, los puntos de experiencia ganados en las misiones secundarias serán de gran ayuda para fortalecerse, equiparse y afrontar los peligros de la campaña principal.

Afortunadamente, la exploración sólo será un trazo dentro del lienzo total del título, ofreciendo también grandes cantidades de acción repartidas de principio a fin y que le otorgan un buen balance en conjunto con los elementos de rol. Básicamente, los ataques ocupan el botón X para los combos sencillos y el bloqueo; Y para rematar o desatar un torbellino con la espada; y B para usar los poderes mágicos de Fidget, algo especialmente útil cuando es combinado con Y y se quiere conectar varias cadenas de daño.

Sobra decir que entre más alta la cadena de combos, más puntos de experiencia se agregarán al contador para subir de nivel y mejorar los atributos del protagonista (vida, ataque, defensa y magia de Fidget), así que será muy conveniente evitar los golpes enemigos y saber mezclar los ataques para obtener mejores resultados. Conforme se avance en el juego, nuevas habilidades podrán ser agregadas al repertorio a medida que se vayan encontrando, incluyendo saltos dobles, derrapes para eludir agresiones y magia para uso de nuestra acompañante felina. Esto permitirá acceder a nuevas locaciones, completar misiones, encontrar equipamiento y mejorar la estrategia ofensiva.

Cada mapa estará organizado por cuadrantes que marcan las zonas visitadas y los terrenos inexplorados (para los que hayan jugado los Metroid clásicos esto no sonará extraño), aunque perderse de vez en cuando siempre será una posibilidad.

En total, la campaña principal dura entre 12 y 15 horas, tiempo que puede extenderse de manera considerable si se completan todas las misiones secundarias y se encuentran todos y cada uno de los cofres repartidos por los diferentes caminos. También podremos encontrar tablas de líderes para comparar nuestros avances y desempeño con los contactos en Xbox Live y con jugadores de todo el mundo.

Y en polvo te convertirás

Quizá la única queja que se le puede encontrar al juego son las batallas en extremo sencillas contra los jefes de nivel, un elemento que cumple su función, pero que pudo haber aportado un nivel de reto mucho más robusto. Al final todo se trata de descubrir el patrón de cada uno y empezar a apretar botones como si no hubiera mañana hasta vaciar su barra de salud. De igual forma, los diferentes enfrentamientos pueden volverse un tanto repetitivos luego de unas horas de juego y la forma de aproximarse a cada combate no variará mucho en su forma.

Las actuaciones de voz tampoco son nada del otro mundo, aunque no decepcionan ni llegan a cansar. Por el contrario, la dirección de arte en el aspecto visual es algo que vale la pena resaltar, presentando escenarios coloridos y con mucho detalle en su diseño, cuidando las diferencias entre cada uno para que no se convierta en un elemento monótono.

Dust: An Elysian Tail es una experiencia que cumple en las diferentes apuestas que Humble Hearts progamó para el título, y aunque tiene algunos fallos que no son tan fáciles de ignorar (como el asunto de los jefes) el juego brilla por una propiedad que pocos títulos consiguen: mantener pegado al jugador desde la pantalla de título hasta los créditos finales. Sin duda un juego que no deben de dejar pasar los propietarios de una Xbox 360.

Lo imperdible

-Combate fluido adicionado con un buen aire de RPG
-Modo historia bien llevado
-Notable diseño de arte en personajes principales y escenarios
-Tablas de líderes en Xbox Live

Lo impresentable

-Decepcionantes batallas contra los jefes
-Música olvidable

¿Qué significa esto?