Estudio: Dispositivos para jugar usando la mente pueden filtrar pensamientos

Estudio: Dispositivos para jugar usando la mente pueden filtrar pensamientos

Si estos dispositivos se vuelven más comunes, podríamos tener ataques informáticos directo a nuestro cerebro.

Desde hace algún tiempo se venden dispositivos que permiten jugar videojuegos enviando comandos desde nuestro cerebro, equipos como por ejemplo el EPOC, usados también para ayudar a discapacitados. Aunque pueden resultar muy útiles, un grupo de científicos descubrió que conectar nuestro cerebro a una máquina puede provocar que algunos de nuestros pensamientos se filtren junto con los comandos que enviamos, sin que nos demos cuenta.

Los investigadores de la Universidad de Berkeley, Oxford y Génova presentaron un paper que podría mostrar un lado oscuro de estas tecnologías hacia el futuro, donde las ondas cerebrales se puedan utilizar para manipular computadoras. En el estudio, se observó a un sujeto de 28 años usando uno de estos dispositivos, fabricados por empresas como Neurosky o Emotiv para videojuegos, y los investigadores pudieron descubrir pistas sobre información privada a partir de las señales eléctricas cerebrales, como la ubicación de sus casas, rostros de gente conocida, y hasta la clave de la tarjeta bancaria.

Los investigadores mostraron primero al sujeto usando el dispositivo una serie de imágenes de objetos y números para medir cómo se ve un momento en que la persona reconoce algo en sus datos del electroencefalograma (EEG). Este momento es conocido como una “respuesta P300”, que se refleja como un alza eléctrica que aparece unos 300 milisegundos después de que se mostró el estímulo que fue reconocido.

Luego, los investigadores mostraron al usuario una serie de imágenes y números de prueba y buscaron esas señales. En un grupo de caras desconocidas, por ejemplo, la señal de reconocimiento apareció con una foto de Barack Obama. Cuando se le mostraron lugares en un mapa, el usuario fue dando pistas y en un 60% de los casos reveló a la primera dónde estaba su casa, cuando tenía que elegir entre 10 opciones. Luego se les solicitó a los usuarios memorizar un número de cuatro dígitos, y luego les mostraron una serie de números al azar. Los investigadores pudieron adivinar el número memorizado el 30% a la primera. No es la mejor probabilidad pero es más que intentarlo sin ningún dato.

Los científicos plantean que esto podría usarse por parte de desarrolladores con malas intenciones, cuyo objetivo fuera aprender lo más posible del usuario a través de un “spyware cerebral”. El software estaría intencionalmente diseñado para detectar información privada, camuflado por ejemplo en un juego. El desafío estaría en que la aplicación haga que el usuario piense en lo que el atacante quiere que piense.

Los dispositivos mentales todavía son muy poco utilizados así que en este momento el riesgo de algo así es bajo. Sin embargo, si se masifican, ataques de este tipo podrían ser posibles. Además, a medida que la tecnología mejora y la lectura de mente se hace más exacta, se volvería más difícil separar la información inconsciente de los comandos conscientes.

Link: ‘Mind Control’ gaming devices leak brain data that help researchers guess users’ secrets (Forbes)