Corea del Sur vigila internet y limita la libertad de expresión

Corea del Sur vigila internet y limita la libertad de expresión

Hay temor de que el gobierno esté acallando a la oposición y a todo aquel que critique las medidas de la administración.

Corea del Sur es uno de los países más conectados, con una velocidad promedio de 15,7 Mbps, la más alta del mundo. Sin embargo, los ciudadanos no pueden usar la red con libertad. Aunque Corea del Sur siempre ha tenido restricciones a la libertad de expresión, de acuerdo a un reporte del New York Times, éstas han aumentado tras el retorno a la presidencia de Lee Myung-bak en 2008.

Según el informe, ese año se ordenó el bloqueo de 15.000 sitios web, cifra que aumentó a 53.000 en 2011 por infracciones como postear pornografía, decir cosas profanas o apoyar a Corea del Norte. Algunos críticos afirman que el gobierno está usando las herramientas también para acallar el criticismo contra la administración.

En uno de los casos, se le bloqueó una cuenta de Twitter a un usuario por usar un pseudónimo que insultaba al mandatario; en otro se intentó multar a un adolescente por llamar a los estudiantes a protestar contra la decisión del gobierno de permitir la importación de carne estadounidense (caso que finalmente fue revocado). En la mayoría de los casos los mensajes son borrados por “insultos excesivos, esparcir rumores falsos y difamación”. Sin embargo, esto significa que existe un grupo de gente encargada de estar vigilando todo lo que se dice en la web en coreano para acallar lo que, a su parecer, no corresponda.

Reporteros Sin Fronteras puso al país en su lista de naciones “bajo vigilancia”, advirtiendo que el anonimato está en riesgo en la web en Corea del Sur, y llamando la atención sobre los bloqueos de opinión política. Algunos se preocupan de que este silenciamiento de las redes sociales pueda eliminar un canal importante de discusión en el país, que instaló reformas democráticas en 1987 tras protestas ciudadanas.

Link: Critics see South Korea internet curbs as censorship (NYTimes)