Apple vs Samsung: Los pecados del jurado

Apple vs Samsung: Los pecados del jurado

Surgen inconsistencias y contradicciones de los jurados que podrían dar un revés a todo el caso.

Cuando predije que Samsung perdería el caso no fue por tenerle mala fé a Samsung, al contrario, quería que ganara, pero mi predicción se basó — básicamente — en lo mal que los abogados llevaron el caso de Samsung y los argumentos con que ambas empresas cerraron. Apple en muchas palabras dijo: “Ellos me copiaron descaradamente” mientras que Samsung se limitó a decir “Ehh… ¡Yo no fui!” pero nunca tomé en cuenta los prejuicios del jurado… Creo que nadie lo hizo.

Después de darse a conocer el veredicto, tanto la juez como las partes revisaron los términos de éste y fue ahí que Samsung encontró inconsistencias en el mismo. Obviamente se ordeno que el veredicto se volviera a redactar sin las contradicciones con las que se había entregado. Simple y llanamente no puedes entregar un resultado así de trascendental con errores y contradicciones.

¿Qué clase de contradicciones? Una por ejemplo: El jurado había decidido que un dispositivo no infringía las patentes, pero obligaban a Samsung a pagar USD$2.000 millones igual. Otro ejemplo: Otorgaron a Apple algunos cientos de miles de dólares por otra patente que el jurado dijo que tampoco se infringió. De ahí que de los USD$2.000 millones la suma final quedara un USD$1.000 millones, porque prácticamente le querían regalar el dinero a Apple cuando no había motivos para hacerlo.

Como suelen decir los primos norteamericanos, “algo huele mal”. Medios y analistas se extrañaron de estos errores, de la rapidez con que se tomó una decisión en un caso tan, pero tan complicado y sobre todo tan técnico.

Algunos medios criticaron la labor del jurado… ¿Cómo fue posible que en tan pocos días deliberaran algo tan delicado? Usualmente estas cosas llegan a tomar incluso semanas porque — ojo, aquí viene la palabra clave — se tiene que DE-LI-BE-RAR. Los miembros del jurado, a solas, deben comenzar a debatir entre ellos por qué creen que los argumentos presentados son válidos, analizas los datos, las evidencias, cada detalle conforme a la ley, su conciencia y su moral les dicten, siempre tratando de ser justos e imparciales.

Da la impresión de que esto no ocurrió y Samsung llevará el pleito legal al siguiente nivel, teniendo como base el juicio de Google vs Oracle donde (palabras más, palabras menos) un juez puede determinar que, de no haber suficiente evidencia como para que el jurado sea capaz de tomar una decisión, se pueda volver a repetir el juicio o, que el mismo juez sea quien decida a favor o en contra de las partes.

Un blog legal en los Estados Unidos publicó un comentario bastante acertado del que me hago eco. “Así está la cosa, damas y caballeros del jurado del juicio Apple vs Samsung: Me tomaría por lo menos tres días el entender todos los términos del veredicto, ya no digamos llegar a una decisión legal en cada uno de los puntos a discutir. ¿Acaso ustedes sólo lo dejaron al azar?”

Si a un abogado, una persona versada en las leyes le toma al menos tres días entender y discernir toda la jerga legal de un veredicto, ¿qué podemos esperar nosotros, simples mortales?.

Uno de los miembros del jurado habló con el sitio CNET sobre el asunto y aseguró lo siguiente. “El jurado compuesto por nueve personas que escuchó sobre la violación de patentes entre estas compañías, creyó desde el día uno, que Samsung había perjudicado intencionalmente a Apple”, asegurando posteriormente como complemento a sus dichos su idea respecto al por qué este veredicto pudo haber sido tan rápido. “Nos saltamos esa parte, para que pudiéramos ir mas rápido”, dijo.

Si la jueza Koh tomara en cuenta estas declaraciones, me atrevo a decir que podría echar todo para atrás y es que — básicamente — se está reconociendo que el jurado desde el inicio fue prejuicioso, poco objetivo, tomó lados y no escuchó razones. Luego, que no hizo un buen trabajo, omitió deliberadamente sus obligaciones y no prestó atención a lo que hacia.

¿Qué clase de justicia es esta? ¿Acaso porque Apple es norteamericano se le tiene que dar la victoria en su territorio?

Alguien del jurado dijo: “queríamos cerciorarnos que el mensaje que se enviara fuera duro, no solo una nalgadita” hablando de como había que “castigar” a Samsung. Con el perdón del jurado pero, su labor en los términos de este caso no es castigar… Su labor es compensar el daño que se pudiera haber causado por la violación de las patentes.

Ahora este mismo jurado trata de defenderse alegando que, como ellos no sabían de tecnología ni esas cosas, les fue “mucho más fácil” sacar el veredicto…

El no saber no es pretexto. Como jurado, puedes solicitar la participación de un experto en el tema. Si un jurado no se siente capaz de emitir un juicio, tiene todo el derecho de ir corriendo con el juez, explicarle la situación y el juez a su vez pedir que traigan expertos en la materia; así que no me salgan con esas… excusas baratas. Digo, por no escribir una grosería.

Con esto no quiero — ni pretendo — blanquear o exculpara a los surcoreanos. Seamos claros: Sí, Samsung fue muy descarado. Sí, Samsung cometió pecados por lo que debe pagar. Pero de eso a tomar decisiones con las patas porque desde el inicio así se decidió no es correcto.

Este es un tema muy delicado, si dejan que gane Apple, mañana podríamos ver juicios “Apple vs el mundo” ¿Se imaginan? “Oye tu, te voy a demandar por tener una pantalla rectangular”. “Oye tu, te voy a demandar por tener un teléfono que reproduce MP3”, sería ridículo.

Además, sería un suicidio por parte de Apple en caso de querer llegar a ampliar su presencia a otros segmentos del mercado. ¿O acaso no aprovecharía alguna empresa que tuviera las patentes genéricas de televisores de demandar a los de Cupertino si llegaran a lanzar un iTV?.

Cada uno siembra lo que cosecha… Ojo con eso, pues Samsung ya recolectó lo suyo.

Link: Jury in Apple v. Samsung Goofed, Damages Reduced — Uh Oh. What’s Wrong With this Picture? (Groklaw)