¿Se puede desacelerar el calentamiento global lanzando hierro al océano?

¿Se puede desacelerar el calentamiento global lanzando hierro al océano?

Los resultados publicados hoy de un experimento del 2004 confirman que las algas pueden absorber el dióxido de carbono de la atmósfera.

El 2004 se realizó un estudio llamado Experimento europeo de fertilización con hierro (EIFEX, por sus siglas en inglés), y que partía de la hipótesis de que en muchos momentos de la historia del planeta grandes cantidades de polvo han caído al océano y han servido como alimento para algas que –tras absorber el dióxido de carbono y posteriormente morir– se hundían hasta el fondo del océano, acarreando con ellas los gases de invernadero, y por lo tanto, enfriando a la Tierra.

La primera hipótesis de la teoría, que se podía estimular el crecimiento de las algas con hierro, fue demostrada correcta con numerosos experimentos estas ultimas décadas. Sin embargo la segunda parte de la hipótesis, que a través de la fotosíntesis las algas absorbían el dióxido de carbono y que tras morir o ser comidas el carbono se hundía en el mar, no había sido demostrada hasta hoy.

Hoy la revista Nature publicó los resultados del experimento del 2004 y que determinaron que a través de las algas, por cada átomo de hierro arrojado al mar al menos 13.000 átomos de carbono eran absorbidos desde la atmósfera y que gran parte terminaba en el fondo del océano. Resultados que además sugieren que este mecanismo era al menos parcialmente responsable de gatillar las eras glaciares de la Tierra.

El origen y hundimiento del carbono entre periodos glaciales e interglaciales es el Santo Grial de la oceanografía. Aún no lo encontramos, pero esta publicación científica nos demuestra que este es el camino a seguir“, aseguró Victor Smetacek, oceanógrafo alemán del Instituto Alfred Wegener de Investigaciones Polares y Marinas y autor principal de la publicación.

Si bien parece buena la idea de fertilizar el océano con sulfato de hierro para prevenir el efecto invernadero, también ha generado cierta controversia entre los científicos, pues muchos aseguran que su efecto a largo plazo podría afectar el ecosistema marino, causando una sobrepoblación de algas que podrían hacer bajar la cantidad de oxígeno del mar.

Link: Dumping iron into the ocean may slow global warming (Slashgear)